Ben Arfa, el príncipe de Rennes

El media punta franco-tunecino dejó otra exhibición para el recuerdo en el Roazhon Park. Unai Emery, quien desterrase al futbolista en París, fue el principal damnificado.

Infografía sobre el rendimiento del futbolista francés esta temporada. F: Carlos Valero

En ciertas ocasiones, pese a ser tú el que cumples años, es más gratificante otorgar un regalo que recibirlo. Ese sentimiento impregnó a Hatem Ben Arfa al enfilar el túnel de vestuarios tras el pitido final. Y es que, el día de su treinta y dos cumpleaños, el futbolista francés brindó una actuación difícil de olvidar.

Como si de un príncipe se tratase, Ben Arfa actúa con total libertad. Se pasea por su jardín sin que ninguna zona del mismo esté restringida para él. Decide el cómo y el cuándo de cada acción que pasa por sus botas y se encarga de gestionar quién es más apropiado para cada acción. No siempre su zurda es la que marca el camino, también puede ser la pierna derecha de Bourigeaud. Al nuevo príncipe bretón no se le caen los anillos si tiene que dar un paso al costado en ciertas ocasiones, tampoco si tiene que correr detrás del balón. La capacidad de sacrificio del media punta ha avanzado con el paso de los años.

Ben Arfa fue el hombre del partido el día de su cumpleaños. F: AFP.

Con la experiencia adquirida, Hatem Ben Arfa observa el entorno desde otro prisma. Mirar a quien fuera tu verdugo y esbozar una sonrisa por la comicidad de sus gestos. Olvidados quedan aquellos entrenamientos con el filial parisino. “Este Unai es único”, debió pensar mientras su equipo hacía que el técnico guipuzcoano perdiera la calma. No es para menos, 40 minutos tardó en forzar la expulsión de Sokratis. Al ver que Kruzlaik sacaba el cartón rojo de su bolsillo, Hatem lanzó un guiño a Xhaka, quien pasaba por ahí. Todavía quedaba casi una hora de diversión para el de Clamart. Disfrutar de llevar el balón cosido a la bota, driblar, frenar y arrancar. En definitiva, desesperar al defensa que se cruce en su camino. Ese es su objetivo.

En la capital de Bretaña hay muchas formas de disfrutar del arte, en toda la magnitud de su concepto. El Museo de Bellas Artes guarda obras de Boticelli y Picasso. Rhoazen Park está lejos de albergar esos cuadros, pero también dispone de un genio que, por fin, ha alcanzado la madurez. Ya lo dijo Karim Benzema: “He visto a Ben Arfa hacer cosas con el balón que no vi hacer a nadie”.

Malas decisiones, tanto deportivas como extradeportivas, llevaron al mago zurdo a no poder cumplir sus sueños. Tras su convulsa etapa en París, el príncipe ha vuelto a encontrar un sitio en el que demostrar su habilidad y hacer disfrutar al pueblo. La corona es lo de menos.

Getafe C.F. | Cuando entrenador y jugadores son uno

José Bordalás está haciendo de este Getafe, que lleva tantos años en el máximo nivel español, uno de los mejores equipos que se recuerdan en los alrededores de la capital. Sin ningún jugador de renombre, está consiguiendo que su plantilla lo deje todo cada vez que sale al campo y sea capaz de colocarse en la jornada 28 en puestos de Champions, a 6 del Real Madrid.

El técnico alicantino sabe lo que es entrenar en todas las categorías del fútbol español. Desde segunda regional en un equipo de barrio en su ciudad, pasando por cada una de las categorías hasta la máxima competición de clubes en España. Como él mismo comentaba en una entrevista para el país, es muy difícil llegar a la élite con unos orígenes tan humildes. Por ello, el entrenador de Alicante comenzó a entrenar en el año 1993 y llegó a la Liga Santander en 2016.

El entrenador ha sabido mostrar a sus pupilos qué quiere en el campo y estos están demostrando que lo tienen más que claro. La posición en la liga, y ese partido en Mestalla que los alejó del sueño de las semifinales de Copa del Rey hacen ver que el Getafe sabe lo que hace, y lo hace muy bien. Una de las cosas que mejor está haciendo el Getafen es salir de casa, pues son 4º clasificados en la tabala de visitantes y han sido capaces de vencer en estadios como en el Estadio de la Cerámica (1-2), en el Sánchez Pizjuan (0-2) y el pasado domingo en el Benito Villamarín (1-2).

Defensa

Con uno de los porteros españoles más prometedores, como es David Soria, y una defensa que lo despeja todo, el conjunto getafense es el tercer equipo que menos goles recibe (23) sólo por detrás de Atlético (17) y Valencia (21). El portero madrileño lleva en la Liga 72 paradas, por lo que salva a su equipo en casi 3 ocasiones por partido. Además, salvó un penalti en Mendizorroza que le acabaría dando un punto a los de Getafe en un campo complicadísimo contra su rival más directo por el momento.

Djené y Cabrera son el pilar defensivo sobre el que se sustenta el Getafe. F: SDN

La defensa tiene tres hombres fijos como son Djené, Cabrera y Damián Suárez que lo juegan absolutamente todo, y otorgan una seguridad descomunal. La única duda que tiene Bordalás es la del lateral izquierdo, pues Antunes es un jugador que te ofrece salida de balón y llegada pero al que le cuesta trabajar en tareas defensivas. Por ello estamos viendo como está entrando en su lugar un Matías Olivera que es más fuerte en defensa y que también se atreve hacia adelante.  

Centrocampistas

En el centro del campo, el Getafe se hizo en verano con un jugador del que Bordalás vive enamorado, Maksimovic se ha hecho con el dominio total del mediocentro azulón, aunque siempre acompañado del incombustible Arambárri. Ya que son dos jugadores que, a pesar de no tener la calidad de los centrocampistas del F.C. Barcelona, son muy correctos con el balón en los pies y saben que su cometido es frenar la creación del equipo rival y dejar que los extremos y delanteros sean quienes creen todo el peligro. Flamini y Cristóforo son los recambios y hay que resaltar las grandes actuaciones que estos han realizado cuando han tenido la oportunidad de demostrarle a Pepe Bordalás que estaban preparados para cuando los necesitara.

En las bandas Bordalás es donde suele jugar con el equipo rival. Ya que si el equipo contrario cuenta con carrileros de nivel o cree que le pueden crear peligro con la subida de los laterales preferirá jugar con un doble lateral como es Dimitri Foulquier, que se asemeja al juego de Amath Ndiaye que sigue con su lesión de rodilla. Lo que define a estos jugadores es el trabajo y su velocidad tras la recuperación del balón. En la banda izquierda, el titular suele ser Portillo, el malagueño es uno de los jugadores más sustituidos, pero aun así sigue con la titularidad y realizando grandes encuentros como el que le vimos el pasado domingo, con una asistencia y participando en el segundo gol azulón. El de El Palo también está aprovechando la falta de acierto de un Samu Sáiz que no está consiguiendo demostrarle a Bordalás que está para ser titular en este Getafe de Champions.

Goleadores

En ataque, el Getafe enamora a cualquiera, por eso no hablamos de delantera, sino de goleadores. Con un juego de desplazamiento en largo y con dos jugones como Jorge Molina y Jaime Mata, que además trabajan como los que más, el éxito está garantizado. La próxima vez que vean al Getafe fíjense en la capacidad que tienen estos dos jugadores de ganar el balón por arriba, bajarlo al verde, aguantarlo con defensas encimando y soltarlo en el momento exacto al jugador libre. Además, la velocidad de Mata o Ángel, desde el banquillo, es otra de las salidas de este buen Getafe. El ex del Valadolid es el líder español en la tabla de goleadores (11 goles) y Molina lo sigue a tan sólo un gol. Además aporta mucho al equipo, pues lleva 59 recuperaciones, 21 despejes y ya son 6 asistencias (5º en el ranking) las del madrileño.

Mata y Molina están hechos el uno para el otro. F: SDN

Bordalás sabe lo que tiene entre manos, y por eso está haciendo jugar a los suyos de esa manera. Sabe que no hay que dejar que el balón circule en los pies del equipo rival y por ello el Getafe es el equipo que más faltas comete (449), pero vemos que no es tanta la dureza con las que se les tacha, pues son 5º en amarillas. Cuando ves que el equipo getafense tiene 5 uruguayos en su plantilla y conoces cuál es el juego de la selección uruguaya, sabes que Bordalás ha sabido interpretar qué tiene y a qué tiene que jugar. Y eso es una de las razones por las que el Getafe esté en Champions League en la jornada 26.

Viejos Rockeros: Joaquín Sánchez y los títulos de Betis y Valencia

Este jueves 28 de febrero se disputa la vuelta de las semifinales de Copa del Rey entre Valencia Club de Fútbol y Real Betis Balompié (global 1-1). Béticos y valencianistas suman más de una década sin disputar una final copera y mañana pueden reeditar el hito. Viajamos a las últimas finales que disputaron verdiblancos y blanquinegros.

Empezando por los locales, con resultado favorable y la afición llevando a los ‘chés’ en volandas, la final, la última que ha jugado el club, tiene opciones a ser reeditada 11 años después.

Koeman: Héroe y villano

Una de las peores campañas del siglo XXI por parte del club valencianista, acabó solventándose con la consecución de la Copa del Rey en 2008. Con Koeman como técnico ‘ché’ y una situación deportiva crítica con iconos valencianistas como Albelda, Cañizares o Angulo apartados de los terrenos de juego por decisión del holandés.

Inmersos en la lucha por la permanencia, la competición copera se convirtió en el túnel de escape de la realidad valencianista allá por 2008. Esta misma temporada, el conjunto valencianista apeó de la competición al Real Betis. Un 16 de abril en el Vicente Calderón se midieron al Getafe con una plantilla de la que solo hoy sobrevive un jugador, pero en el bando contrario, Joaquín Sánchez. Con goles de Juan Mata, Alexis Ruano y Fernando Morientes el Valencia CF tumbó las aspiraciones del Getafe CF.

La plantilla valencianista celebrando el título en el Calderón

Aquella noche doblegó al conjunto azulón un equipo formado por Hildebrand; Miguel Brito, Alexis, Albiol, Moretti; Marchena, Baraja, Silva; Mata, Arizmendi y David Villa. Caneira, Edu y Morientes tuvieron su momento en el segundo tiempo.

Un Betis para la historia

Unos años atrás de la consecución del que hasta hoy es el último título cosechado por la entidad blanquinegra, lo hizo también la entidad verdiblanca.

También en el Vicente Calderón, también con Joaquín en la plantilla, levantó el título copero el Real Betis por 2 goles a 1 al Club Atlético Osasuna.

El último título conseguido por el Betis festejado por la plantilla verdiblanca

Serra Ferrer, hoy Vicedirector Deportivo del conjunto bético, lideró desde el banquillo una de las mejores campañas de la historia del Real Betis donde, además de ganar la Copa del Rey, clasificó a los verdiblancos para la UEFA Champions League por detrás de Real Madrid, Fútbol Club Barcelona y Villarreal.

Esa mágica final copera la disputó un once del que sobrevive, en la misma posición pero con 14 años más, Joaquín Sánchez. Serra Ferrer alineó en el Calderón frente a Osasuna a Doblas; Melli, Juanito, Rivas, Luis Fernández; Arzu, Assunçao, Joaquín, Fernando, Edú; Oliveira. Pudieron participar de aquella final también Lembo, Varela y Dani, autor del gol de la victoria.

Valencia y Real Betis, una copa soñada

La ilusión inundará la noche del 28 de febrero las ciudades de Sevilla y Valencia. Una final copera está en juego, y ambos equipos sueñan con poder disputarla por diferentes e ilusionantes motivos.

Ganar un título es siempre especial para cualquier equipo, pero ganarlo el año de tu centenario, lo convierte en especial. 100 años cumple el conjunto ‘ché’ esta campaña y quiere celebrarlos con un título que, desde 2008, se resiste a caer en la Avenida de Suecia.

Pero ganar un título a partido único en tu feudo, rodeado de decenas de miles de los tuyos y en tu ciudad, es algo inigualable. El Real Betis tiene la oportunidad de jugar una final copera en el Benito Villamarín frente a un Fútbol Club Barcelona al que ya ganó esta misma temporada en el Nou Camp por 3 goles a 4.

A las 21.00 horas arrancará la semifinal en Mestalla con más de 50.000 aficionados en las gradas del feudo valencianista. Más de una década después, uno de los dos clubes volverá a disputar una final y, Joaquín podría, de nuevo, levantar un trofeo para los béticos 14 años después. El extremo de 38 años será, a priori, parte del once titular de Quique Setién en la final anticipada de Mestalla.

Viejos rockeros: De Essien y Coentrao a Reguilón

Atrás quedan ya aquellos clásicos en los que parecía que el mundo se paraba. Había seis encuentros entre Barcelona y Real Madrid y los seis eran el partido del siglo. Luchas físicas, técnicas y psicológicas, sobre todo psicológicas donde siempre había un protagonista común. José Mourinho llegó a España y transformó el ambiente del clásico. Tal fue la revolución, que parece que los de ahora son descafeinados. Y eso que Valverde y Solari se juegan algo más que una posible final. Pero es que el portugués llevó los enfrentamientos Barça-Real Madrid a otro nivel.

Su transcendencia no se limitó a las ruedas de prensa (aunque ahí fuese el puto amo) y todo lo que englobara el clásico fuera del césped no, por supuesto que tuvo impacto en los planteamientos tácticos y el transcurso de los noventa minutos.

De aquellos Coentraos a estos Reguilones

La última eliminatoria que el Real Madrid consiguió vencer al Barcelona a doble partido fue en la temporada 2012-2013. En aquella época se vivieron los mejores clásicos de los últimos años. Un Barcelona que rozaba la perfección frente a un Real Madrid que año tras año iba configurando el molde para poder acabar con la hegemonía culé.

En aquella temporada 2012/2013, se llegaron a jugar hasta seis clásicos. Los de Mourinho tan solo cayeron derrotados en uno de ellos, el primero. La ida de la Supercopa de España la ganó por 3-2 el Barcelona, que sumado al 2-1 en la vuelta otorgaba el título a los blancos. Aquellos dos enfrentamientos dieron pistas al técnico portugués del como hacer daño a los culés.

Con todo esto, Mourinho decidió apostar por un fútbol muy inglés. Las temporadas anteriores había apostado por un sistema conservador y salvo en la final de Copa del Rey, la mayoría de las veces salía mal. Así que intentó que la eliminatoria fuese de idas y venidas. Eso sí, era José, valientes en ataque vale, pero con la espalda cubierta. “No somos tontos tampoco” pensaría el luso.

Consciente de la congestión del mediocentro con los Xavi-Busquets-Iniesta enfrente del X. Alonso-Khedira-Ozil(o Modric), Mourinho dio importancia a la subida de los laterales culés y colocó a Arbeloa por la izquierda y Essien por la derecha en la retaguardia. En aquel Barcelona que Cesc jugaba de falso 9, el Barcelona jugaba con tan solo Pedrito como extremo en un sistema asimétrico, así que Arbeloa y Essien daban más importancia a la subida de Alves y Jordi Alba que la incursiones del extremo canario que solían buscar la espalda de los centrales. El experimento en la ida no fue malo pese a que el 1-1 no era el mejor resultado posible.

Para el partido de vuelta, el Real Madrid necesitaba como mínimo un gol y el cambio de Mourinho en su defensa fue la entrada de Coentrao por Essien y el cambio de la banda izquierda a la derecha de Arbeloa. El resultado fue de 1-3 para el Real Madrid. El equipo de Mourinho neutralizaba bien al Barcelona, Di María que jugó de titular en cumplió la misma función que Callejón, que estuvo en el once inicial en la ida. Actuando casi como lateral cuando el Barcelona tenía la posesión, de este modo se anulaba la posible sorpresa de un Dani Alves que tanto daño había hecho temporadas anteriores. El fideo fue precisamente el que inició la jugada del 0-2 y sentenció aquella eliminatoria. Carles Puyol aún debe acordarse de aquel roto frente al argentino.

Aquel fue quizás el partido mejor llevado a cabo por los blancos durante el mandato de José Mourinho frente al Barcelona. La única ocasión en la que el técnico portugués consiguió que su equipo perforase la porteriá del Camp Nou hasta en tres ocasiones, los contragolpes de aquella noche se habrán puesto durante estos años en las mejores escuelas de fútbol.

Como hemos comentado, la importancia de extremos de recorrido como Di María o Callejón fue vital en aquella eliminatoria, como también lo puede ser en el encuentro de hoy. En estos tiempos el Barcelona ya no juega como aquel equipo de Tito Vilanova pero el sistema en ataque sigue siendo asimétrico. Si juega Dembélé, Reguilón o Marcelo se verán las caras con él como ya lo hizo el brasileño en la ida frente a Malcom, lo cuál fue un bochorno defensivo en el que Vinicius tuvo algo que ver con su escasa ayuda. Por su parte, Dani Carvajal tendrá que vigilar las subidas de Jordi Alba. Para ello, seguramente cuente con la ayuda de un Lucas Vázquez, cuya mejor virtud frente a otros candidatos al puesto de extremo derecho titular es la de asegurar kilometros recorridos.

Este año, con el resultado de 1-1 en el Camp Nou, son los de Valverde los que necesitan al menos un tanto en la vuelta. Con el estado de forma de Leo Messi la tarea no presenta tanta dificultad. Hay que esperar para saber si el técnico culé contraresta el doble lateral Lucas-Carvajal con la inclusión de Coutinho buscando superioridad en el centro del campo. Lo que parece evidente es que Malcolm no repetirá titularidad, hecho provocado por la vuelta de Dembélé.

Posiblemente Solari planteará un partido similar a como lo hizo Mourinho en la ida de aquella eliminatoria. Debemos esperar para saber si en esta ocasión, la balanza se declinará por el blanco o por el azulgrana.

Manchester United-Liverpool: desde los ojos de Romelu Lukaku

Crónica del clásico inglés

El “teatro de los sueños” volvió a vestirse de gala para vivir uno de los duelos míticosdel fútbol inglés. En Old Trafford se vieron las caras dos de los grandesequipos de Europa: el Manchester United y el Liverpool. Los hombres de Ole Solskjær llegaban al encuentro en una dinámicasensacional, a excepción del duro varapalo sufrido en Champions League frente al PSG. En frente, se presentaba un Liverpool dubitativo las últimas jornadas decompetición y con el título de la Premier League al rojo vivo.

Por lo que respecta al rigor táctico, el partido no defraudó. Sin embargo, ninguno de los conjuntos fue capaz de mostrar su mejor nivel, a pesar del potencial sobre el terreno de juego. Ambos equipos dieron la sensación de que tenían más que perder que de ganar, por lo que el resultado (0-0) fue un reflejo de lo vivido sobre el ‘verde’. No obstante, hubo un jugador que brilló por encima del resto y ese fue Romelu Lukaku.

Lukaku, imprescindible

Sería un error no admitir que el portentoso delantero belga no está atravesando por su mejor momento de forma. Desde la llegada del noruego Solskjær al banquillo de los ‘Red Devils’, Lukaku ha perdido protagonismo en el once titular. La crisis se agrava aún más por su escasa efectividad de cara a puerta, ya que acumula nueve partidos sin anotar. Aún así, fue el elegido por el técnico del United para acompañar a Marcus Rashford en la punta de ataque en el clásico inglés.

united-liverpool
Romelu Lukaku, la contundencia del United en el clásico inglés

Tratándose de un partido trabado, el físico y el potencial de Lukaku sería de gran ayuda para las aspiraciones del Manchester United. Recordando momentos anteriores, el futbolista de Amberes volvió a dar una lección de juego sin balón y se convirtió en una auténtica pesadilla para la zaga del conjunto dirigido por Jürgen Klopp. Las ocasiones fueron escasas, pero Lukaku convirtió en petróleo jugadas que sin su visión habrían acabado perdidas. Fijó a la pareja Virgil Van Dijk-Joel Matip y esa situación permitió la velocidad de hombres como Rashford o un fugaz Jesse Lingard. Además, probó al guardameta del Liverpool en un par de centros laterales que remató, aunque sin la fortuna del gol.

Sacrificio defensivo

La aportación de Romelu Lukaku se multiplicó en la segunda mitad, pues un Manchester United mermado por las bajas tuvo que reinventarse para conservar la intensidad. Por ello, la presencia del delantero belga sobre el terreno de juego pasó a ser esencial para mantener vivas las esperanzas de los ‘Diablos Rojos’. Romelu Lukaku se trasladó a la banda y dio una lección de compromiso. Sus aportaciones ofensivas disminuyeron, pero fue capaz de sostener al United con un derroche físico al alcance de muy pocos. Es sorprendente esta evolución tan repentina, pues el belga pasó de referencia en ataque a extremo con una gran carga defensiva y de sacrificio que secó las internadas letales de Andrew Robertson.

De esta forma, altrabajo -en la sombra- que realizó Romelu Lukaku tan solo le faltó el premiodel gol para haber cerrado una tarde pletórica. Recuperar la mejor versión de Lukaku es vital para los intereses del Manchester United de cara al final de latemporada. Es por ello que mantener el sacrificio y el esfuerzo que demostró elbelga en el clásico inglés, una faceta un tanto desconocida en su juego, leinfundirá la confianza necesaria para volver a su hábitat natural: el gol.

¿Qué pasa con Dembélé?

LA opinión de carlos valero

Ousmane Dembélé llegó a la disciplina blaugrana el año pasado y nos ha dejado muchas jugadas muy buenas para vídeos de highlights, pero su rendimiento ha sido irregular. Dembélé está haciendo una gran temporada, el martes hizo lo que quiso con Dubois y tuvo alguna de las ocasiones más claras. El francés tuvo dos ocasiones en las que falló el último pase decisivo que dejaría a Suárez sólo para adelantar en la eliminatoria a los blaugrana.
El francés demostró su buen nivel de forma con el descaro que le caracteriza. Provocó cuatro faltas y creó cuatro ocasiones, en la que la más clara fue un mano a mano frente a Lopes que solventó bien el guardameta portugués del Olympique de Lyon. En esta edición de la UEFA Champions League lleva dos goles y una asistencia que le valieron al Barça 3 puntos que ayudaron a los de Valverde a ser líderes de grupo.
Ousmane también está aprovechando el mal momento de su compañero de equipo y rival en la posición, Coutinho. El brasileño no está aprovechando las oportunidades que le da el míster y sigue haciendo que Dembélé crezca futbolísticamente en el once blaugrana. Su papel en el equipo está creciendo y el francés lleva 8 goles en Liga, 2 en Copa del Rey y 1 en la Supercopa, frente al Sevilla que le daría el título a los culés.
Con esos registros, el segundo fichaje más caro en la historia del F.C. Barcelona ha anotado los mismo goles, sólo con los 8 de la Liga, que en su temporada en el Dortmund (6g. en Bundesliga y 2g. en Champions) y está a tan sólo dos de su primera temporada en la élite con el Rennes (12 goles en Ligue 1).
Al jugador francés no se le ve del todo cómodo en la ciudad condal y es que su relación con Messi y Suárez no es la idónea para el extremo. Aunque en los últimos encuentros veamos a un Dembélé más activo y con ganas de intentarlo se ve como Leo Messi y Luis Suárez no están cómodos cuando el francés está en el verde. Cada vez que tiene una imprecisión ambos hacen gestos y ponen mala cara, algo que no ayuda ni al jugador ni al equipo.
Aunque formen una buena conexión, el francés les ha dado una asistencia a cada uno esa temporada (Messi vs. PSV y Suárez vs. Espanyol). Messi ha asistido al francés en 3 ocasiones: vs. Sevilla en Supercopa, vs. Atlético y vs. Espanyol; mientras que Suárez le asistió vs. Huesca.
Es algo evidente el peso del equipo de los tres astros, y el trío que forman es uno de las mejores del momento. Pero Suárez y Messi ensucian sus actuaciones con esos malos gestos hacia el francés. El martes en Lyon fue algo descarado; y es que, si aún no se han fijado, háganlo en el próximo partido y se darán cuenta de todos los malos gestos que hacen ambos.
De todos modos, el francés está volviendo al nivel que le vimos a principio de temporada y va a ser una de las claves si el Barça quiere seguir en la Champions. La actitud de sus compañeros puede ayudar a la confianza de un jugador que no reacciona a esos gestos y que sigue demostrando su deportividad en cada partido. El Barcelona tiene una cuenta pendiente con Dembélé y Valverde le tiene que dar un voto de confianza al extremo francés que está trabajando bien para seguir estando en el ataque blaugrana.

Desde los ojos de Serge Gnabry y Kingsley Coman


El técnico alemán era consciente de los problemas de su equipo para mantener la portería a cero durante 90 minutos. En Bundesliga, es el equipo más goleado de los que residen en puestos de acceso a Champions League. También sabía Kovac que plantear una encerrona en Anfield frente a este Liverpool podría ser un suicidio. El Bayern se encomendaría a dos nombres con los que poder correr y crear peligro en campo rival.

Seguir leyendo “Desde los ojos de Serge Gnabry y Kingsley Coman”

Viejos rockeros: De Owen a Firmino

Este martes 19 de febrero se reeditará la final de la Supercopa de Europa que disfrutaron los aficionados del fútbol en 2001 en la ciudad de Mónaco entre Liverpool y Bayern de Múnich.

Aquel encuentro se decantó a favor de los ‘reds’ por 3 goles a 2. El conjunto inglés estuvo liderado, por aquel entonces, por el delantero británico Michael Owen. El ariete, conocido por muchos como ‘The Golden Boy‘, fue el autor de uno de los goles del Liverpool aquella histórica noche de 2001.

Michael Owen entregó la asistencia del primer gol y cerró la cuenta red anotando el tercero.

Pese a medirse a un Bayern muy por encima del Liverpool de la época, los futbolistas dirigidos por Gérard Houllier endosaron una contundente goleada a los bávaros que, de no ser por los goles finales de Salihamidžić y Jancker que maquillaron el luminoso, hubiera sido memorable. Aquella noche de agosto se enfrentaban en el Estadio Luis II de Mónaco dos escuadras con dos líderes marcados. Dos ilustres del fútbol de antaño con cuentas pendientes: Oliver Kahn y el ya mencionado, Michael Owen. El delantero hundió dos sueños del meta alemán en 90 minutos: alzarse con el balón de oro de 2001 y levantar aquella Supercopa europea. ‘The Golden Boy’ ostenta ambos títulos en su vitrina particular.

18 años y dos plantillas potencialmente opuestas después, el fútbol brindará al Bayern de Múnich la oportunidad de redimirse y al Liverpool la de seguir forjando su propia historia frente al conjunto alemán.

De aquella fiesta del fútbol solo repetirá en el verde un futbolista, ahora entrenador, llamado Niko Kovac. El técnico del Bayern tendrá su particular revancha a doble partido en estos octavos de final de la UEFA Champions League.

Si Owen conquistó Anfield con su olfato goleador no dista mucho de él Roberto Firmino con su compromiso en el ataque ‘red’ desde que desembarcó en Inglaterra hace cuatro campañas. El brasileño fue el primer miembro del tridente actual del Liverpool en enrolarse en el proyecto de Klopp, allá por 2015. Desde entonces, la samba no pasa desapercibida entre los goles de Salah y Mané.

Firmino espera volver a encontrar la cuota goleadora de la anterior Champions League.

Merseyside ha podido disfrutar de 11 goles esta temporada de Firmino entre Premier League y Champions League. Los mismos tantos que alcanzó en la pasada edición europea el brasileño, récord en el registro anotador del futbolista. Estará hasta última hora en duda la participación del ex delantero del Hoffenheim en el duelo que enfrentará a ambas plantillas en busca de una plaza en cuartos de final.

18 años después y diez Copas de Europa encima del verde, el himno de la Champions aunará dos de los clubes más laureados de la historia en Anfield. Firmino recogerá el testigo de Owen e intentará emular el partido que este mismo curso tumbó, entre otros, al Paris Saint Germain.

Lautaro Martínez, el salvavidas de Spalletti

El delantero argentino ha salido al rescate del conjunto neroazzurro. Sus goles han hecho que el Inter vuelva a la victoria y ha esquivado algún matchball para el entrenador florentino

Irregularidad e inestabilidad pueden ser los dos primeros conceptos que se le pasan por la mente a alguien cuando escucha las palabras Inter de Milán. Estas connotaciones han arrastrado al club hacia una vorágine de ilusión y desesperanza de la cual siempre parecen cerca de salir. Luciano Spalletti llegó al club con ese propósito, pero conseguir eso en el Meazza es un reto de dificultad extrema.

Lautaro Martínez, desde un teórico segundo plano, pretendía apoyar a Spalletti en su misión. Y así está siendo. El joven atacante argentino ha anotado cuatro goles en Serie A, dos de ellos cruciales para darle la victoria a su equipo. El ex de Racing doblegó a Nápoli y Parma para que el Inter sumara de tres. Pero ‘El Toro’ pretende tener influencia más allá del campeonato doméstico. La Europa League supone un reto para el nuevo diez interista, quien cursa su primera temporada lejos de Argentina. El de Bahía Blanca saltó al terreno de juego como titular. En esa tesitura adquiría un protagonismo principal. Y cumplió con creces. Provocó un penalti y él mismo lo anotó. Derechazo fuerte y centrado, aquel tipo de golpeo que patentó Neeskens. Otro gol partita.

Las cifras de Lautaro Martínez aumentan de manera exponencial. F: Juan Revelles.

Desde la media punta o como referencia única, el futbolista argentino consigue desordenar las defensas rivales con sus constantes movimientos. El atacante interista es un jugador asociativo, con la explosividad necesaria para causar estragos en los entramados defensivos del Calcio. Sin ser un referente aéreo, mide 174 centímetros, es un delantero con un buen remate de cabeza. Prueba de ello es que dos de los cuatro goles que ha anotado en Serie A fueron de esta factura, superando a defensores de mayor estatura.

Cuando coincide con Mauro Icardi, Lautaro suele ocupar el perfil derecho del ataque. Desde la banda aprovecha su potente arrancada para encarar y ejerce, en muchas ocasiones, más de segunda punta que como un extremo derecho al uso. El argentino suele perfilar su juego hacia el carril central y actúa por detrás de Icardi. Esto lo agradece goleador interista, ya que le enriquece de balones.

La irrupción del ‘Toro’ podría estar escrita en el guion, siempre alocado, de una temporada del Inter de Milán. Al igual que las circunstancias que le han llevado a tener mayor protagonismo. Por el momento, Lautaro Martínez no desaprovecha cada oportunidad que su entrenador le brinda. Es más, parece estar sacando a flote un barco con predeterminación a hundirse a las primeras de cambio. El jefe de la tripulación andaba con el agua al cuello hace pocas semanas. En esa situación, Lautaro Martínez decidió prestarle un chaleco salvavidas a Spalletti.

Alineaciones probables Jornada 20 la Liga Santander

Hoy comienza una nueva jornada en la Liga Santander y desde Disección Deportiva os traemos las alineaciones que pondrán los entrenadores en el terreno de juego en sus respectivos equipos durante la jornada 20 de La Liga. ¡Mucha suerte!

GETAFE – ALAVÉS (viernes, 21:00)

REAL MADRID – SEVILLA (sábado, 16:15)

HUESCA – AT. MADRID (sábado, 18:30)

CELTA – VALENCIA (sábado, 20:45)

BETIS – GIRONA (domingo, 12:00)

VILLARREAL – ATHLETIC (domingo, 16:15)

RAYO VALLECANO – REAL SOCIEDAD (domingo, 18:30)

LEVANTE – VALLADOLID (domingo, 18:30)

BARCELONA – LEGANÉS (domingo 20:45)

EIBAR – ESPANYOL (lunes, 21:00)