Inicio Sumario

Ricky Rubio, cuestión de confianza

Ricky Rubio con Minnesota Timberwolves

Que levante la mano quién no se ilusionó con aquel chaval del DKV Joventut que debutó con 14 años y un dorsal 32 en el que cabía dos tipos más como él. Que levante la otra mano quién no tuviera esa sensación de decepción al ver que nuestro protagonista, el número 5 del Draft de 2009 no acabara de explotar en la NBA. Si cada lector ha seguido mis directrices posiblemente haya un gran porcentaje de gente con las manos hacia arriba delante del ordenador o gente a la que se le ha caído la tablet o móvil. ¿Por qué no cogemos el bisturí y diseccinamos la historia de Ricky Rubio para así poder explicar mejor su resurgir?

DESLUMBRA EN LA ACB, RÉCORD TRAS RÉCORD CON DKV JOVENTUT Y REGAL F.C. BARCELONA

Ricky Rubio observaba sentado un entrenamiento del primer equipo del DKV cuando Aíto Reneses le invitó a formar parte de los ejercicios que estaba presenciando. Desde ese mismo momento se forjaron dos relaciones muy estrechas. La primera entre el base de Masnou y Aíto Reneses, el cuál guió al joven tanto dentro de la pista como fuera. La segunda sería entre Ricky y los récords, y es que su recorrido por la ACB se puede resumir en una frase: batir récords.

Rubio era la nueva perla de una mina de oro que anteriormente ya había sacado algún que otro diamante como son Rudy Fernández, Raul López o Álex Mumbrú entre otros. Aquel base de 15 años a lo largo de sus tres temporadas en Badalona fue forjando su nombre a base de jugar y hacer jugar, asistencias y defensa como pilares fundamentales de su juego apuntalado por su anotación, donde residía su talón de aquiles, con especial hincapié desde más allá de la línea de tres. Así pues fue nombrado Mejor Jugador Revelación de Europa en las tres temporadas que estuvo en DKV, Mejor Jugador Defensivo de la temporada 2007/08, líder en robos de balón en la ACB y Euroliga 2007, el jugador más joven en recibir un MVP semanal de la ACB y otros tantos registros espectaculares firmados con su rúbrica. Se trataba del jugador español con más proyección por desde de Pau Gasol, palabras mayores. Ricky Rubio aún no tenía la mayoría de edad y ya campaba a sus anchas por cada pabellón que visitaba, su progesión iba en aumento a la velocidad que su desparpajo visitaba pabellones por España y Europa.

El base de Masnou superaba las distintas etapas de formación y con su nombre ya forjado entre las estrellas de la ACB decidió que su siguiente paso sería el Draft de la NBA. Se presentó en el 2009 y fue elegido en quinta posición aunque tras varios conflictos con el DKV Joventut, que acabaron en juicio, recaló en el eterno rival, el Regal F.C. Barça. En la ciudad condal dió un paso más en su proyección convirtiéndose en el jugador más joven en ganar una Euroliga, siendo elegido en el quinteto ideal en la temporada 2009/10 y convirtiendose en el jugador más joven de la historia en llegar a los 1.000 puntos.

EL GRAN DESAFÍO, LA NBA

En aquella noche del Draft de 2009 la espera para nuestro protagonista no fue muy larga, Ricky salió en quinto lugar por detrás de Blake Griffin, James Harden y por delante de algún que otro nombre como Stephen Curry o DeMar DeRozan, todos ellos idolatrados en sus franquicias lejos de la estresante desconfianza por parte de su franquicia como con la que ha tenido que convivir Rubio desde que llegó a Minnesota Timberwolves. ¿Por qué la confianza de Minnesota Timberwolves sobre Ricky Rubio siempre ha sido sujetada con pinzas?

CONTRASTE DE CONFIANZA

La NBA significa llegar al nivel supremo en cuanto a nivel baloncestístico para todos los jugadores del mundo (claro está que hay excepciones que rehuyen de la liga americana), esto le otorga el privilegio de no tener que esperar a nada y a nadie. Da igual de donde llegues, no importa lo que hayas hecho o quién sea tu padrino. Si no rindes desde el primer minuto, habrá cientos de opciones para reemplazarte.

El joven de Masnou que con apenas 15/16 años ya tenía las llaves de Badalona y era el santo y seña de un club histórico de la ACB y que más tarde era director de todo un Regal F.C. Barça al mismo tiempo que empezaba a ser habitual de la selección nacional tenía frene a sí, el reto más grande de su trayectoria, ganarse un sitio en la NBA y para ello debía hacerse con la confianza de todos en su nueva franquicia, una cuestión que siempre ha tenido altos y bajos. Y esque el segundo gesto que tuvo su actual franquicia con él (pongamos que el primer gesto fue seleccionarlo) fue elegir a otro base, Jonny Flynn (tan solo una posición detrás de Rubio en el Draft), al mismo tiempo que Ricky se colocaba la gorra de su nuevo equipo, aunque cuando Ricky llegó en 2011 a Minneapolis, Flynn ya había sido traspasado.

Draft 2009

Sin embargo, parecía que Ricky Rubio iría quemando etapas con la misma facilidad que lo hizo en España, a los cuatro días de debutar con Minnesota Timberwolves, en su segundo partido, Ricky ya firmó un doble-doble (12p y 12 asistencias) frente al Big Three de Miami Heat. En el siguiente mes dió otra prueba más de su pasmosa preocidad y fue elegido Rookie del Mes, su visión de juego unida a su desparpajo y buena defensa ya iba haciendo mella entre la mejor liga del mundo. Aquella temporada para él no acabo de la mejor manera, pues en marzo de 2012 sufrió una lesión en los ligamentos de rodilla, aún así, fue elegido para el mejor quinteto de rookies, siendo el segundo más votado por detrás de Kyrie Irving.

En esos 8 meses que Ricky estuvo lejos del parqué se sembraron los primeros brotes de desconfianza, en aquel entonces normales debido a la grave lesión que padecía y los antecedentes de jugadores que nunca vuelven a su máximo nivel como puede ser el caso de otro gran base, Derrick Rose. Pero no fue así en el caso del genio de Masnou, Rubio volvió con más fuerza que nunca y en esa misma temporada superó las 500 asistencias, participó en el Rising Star y logró su primer triple-doble en un encuentro frente a San Antonio Spurs. Esa misma temporada quedó como segundo mejor recuperador, tras Chris Paul.

La temporada 2013/2014 fue su mejor versión, jugó todos los 82 partidos de la temporada, era un habitual en los vídeos de mejores canastas como actor de reparto debido a sus asistencias, firmó sus mejores números en casi todos los apartados y todo ello se le recompensó con una extensión de contrato confortable aunque discutida entre jugador y franquicia variso meses.

En la siguiente temporada, la 14/15, apenas pudo jugar 22 partidos debido a una lesión de tobillo en noviembre. Su historial de lesiones y su debilidad en el tiro no hacía más que incrementar la desconfianza de Minnesota Timberwolves en una NBA en la que estaba introduciendo el famoso “small ball” y cada vez tenía más importancia el tiro de tres.  En 2015 el tobillo no respondía como debía y decidió pasar por el quirófano, Ricky alargaba su calvario con las lesiones al que se unía una cuestión mucho más importante, su madre se encontraba en la tercera fase de un cáncer de pulmón.

Su madre, Tona Vives, padecía cáncer de pulmón desde 2012, Ricky en varias entrevistas ha recalcado el positivismo con el que su madre afrontaba la enfermedad. Es bien conocido por todos la estrecha relación que ambos mantenían, incluso Tona decidió realizar la quimio en Minneapolis para así poder estar cerca de su hijo. Ricky Rubio se encontraba en una situación frustante en lo deportivo, como cualquier jugador que está fuera de las canchas un largo tiempo, situación insignificante puesto que el 100% de las preocupaciones de Ricky Rubio las ocupaba la enfermedad de su madre, estando en el peor momento de su vida que culminó con la muerte de su madre en mayo de 2016, pérdida a la que se sumaba la de Flip Saunders, su entrenador en la temporada 2014/15.

TOCAR FONDO PARA OFRECER SU MEJOR VERSIÓN

Tras la recuperación de su tobillo Ricky volvió a las canchas pero su cabeza, como era normal, estaba fuera de ellas, sus preocupación no eran sus estadísticas ni su juego, sus pensamientos estaban con su madre, que aunque ya estaba en su fase más grave seguía apoyando a Ricky por encima de todo. Tona Vives falleció en mayo de 2016 y un Ricky lleno de dolor se planteó su participación en los JJ.OO de Río de Janeiro. Tras reflexionarlo con su família decidió asistir a un torneo en el que desde el primer momento se vió que no tenía confianza en su juego ni el mismo, los rivales le floteaban cuando se encontraba en la línea de tres y él tiraba resignado, sin otra jugada posible y sin el convencimiento de anotar.

Las críticas fueron incesantes durante aquel mes de agosto y empezaba la temporada con más incertidumbre que nunca sobre su continuidad en Minnesota Timberwolves. La franquicia seleccionaba a Kris Dunn con el tercer pick del Draft 2016, como un claro gesto de desconfianza hacía el base españoL. Todo el mundo lo daba por hecho, Ricky era carne de traspaso y no acabaría la temporada en la ciudad en la que ya lleva 5 años. Su juego en la primera parte de la temporada no era malo, pero su tiro exterior seguía sin mejorar y Kris Dunn iba quitándole minutos jornada tras jornada. Fue entonces cuando Ricky ocupaba las primeras líneas en las secciones de rumores, el que sonó con más fuerza fue el posible intercambio entre New York Knicks y Minnesota Timberwolves que enviaría a Ricky Rubio a la gran manzana y Derrick Rose se pondría bajo las órdenes de Tom Thibodeau, que ya lo entrenó en Chicago con bastante éxito. Un traspaso en el que los Timberwolves se deshacían de Rubio por un expiring lejos de su mejor nivel demostraba el nivel de desconfianza que depositaban en el base de Masnou. Fue en aquel momento en el que todo dios se bajó del tren del genio de Masnou por miedo a que descarrilara cuando Ricky se liberó de todos los malos momentos que le habían acompañado hasta entonces y empezó a mostrar su repertorio de nuevo, con la baja de Zach LaVine por lesión de larga duración, Rubio parece más cómodo en el parqué y así lo desmuestran sus números y su juego. Con la baja de LaVine, Ricky tiene más carga de tiro, como consecuencia sus números en porcentaje de tiro son los mejores desde que llegó a la NBA, 41% en TC. En la faceta de creación el base español está disfrutando más que nunca, se entiende perfectamente con Wiggins y Towns y ello se ve reflejado en las estadísticas, hace dos semanas estableció un nuevo récord de asistencias en la franquicia de Minneapolis (19) y su promedio actual es de 8.9, el más alto de su carrera en Estados Unidos.

Estadísticas de Ricky Rubio en la NBA (ESPN)

El nivel de Ricky Rubio está en su punto más álgido en la NBA desde que llegó en 2011, prueba de ello son los últimos 8 doble-doble realizados por el base a los que debemos sumar un triple-doble que realizó el pasado 5 de marzo ante los San Antonio Spurs de Pau Gasol con 11 puntos, 13 rebotes y 11 asistencias. Buen momento y escenario para firmar esa actuación donde parece cerrar el círuculo. Por una parte volvía a la senda de romper récords (con el citado anteriormente de las asistencias ya lleva dos este año) y es que firmó el triple-doble número 79 de la temporada, superando así  la campaña 88/89 donde se firmarón 78 entre todos los jugadores. Por otra parte, firmaba la actuación que confirmaba su mejor versión ante posiblemente el mejor jugador español de todos los tiempos, Pau Gasol, aquella figura con el que todos le compararon en sus inicios (por proyección).

 

 

 

 

 

Deja un comentario