Peter Sagan y Greg Van Avermaet, grandes favoritos sobre los adoquines. Fuente: David Stockman

La temporada ciclista atraviesa diferentes escenarios a lo largo del año y ahora es el turno del apasionante mes de abril, cargado de clásicas repletas de cotas y los siempre temidos adoquines. Grandes leyendas del ciclismo han escrito sus nombres en carreras como Gante-Wevelgem, Tour de Flandes o la mítica París-Roubaix, y han dejado su sello marcado de por vida en la historia de este deporte. Durante muchos años han sido Fabian Cancellara y Tom Bonnen (Quick-Step Floors) los grandes dominadores del pavés, pero los años no pasan en balde y, con el suizo retirado y el belga en la parte final de su carrera, se ha dado paso a una nueva generación de ciclistas que ya llevan un tiempo despuntando sobre los adoquines. Greg Van Avermaet (BMC) y Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) son los dos baluartes de esa nueva horda de corredores. El campeón olímpico y el campeón mundial son los grandes protagonistas y máximos favoritos para disputarse las victorias de las carreras que están por llegar.

Tour de Flandes y París-Roubaix, dos monumentos con encanto

 Tras un mes de preparación, con diferentes pruebas sobre adoquines, llega la parte importante de la temporada con la disputa de dos de los monumentos ciclistas. El primer alto en el camino será el Tour de Flandes. Se trata de una de las pruebas más espectaculares que existen en el calendario ciclista, pues los corredores deben hacer frente a un gran número de durísimas cotas, los llamados muros. Además, muchas de ellas están adoquinadas, lo que le otorga a Flandes un tinte especial. Desde el primer vencedor en 1913, Paul Deman, hasta el último, Peter Sagan, nadie ha sido capaz de superar las tres victorias y tan solo seis ciclistas han podido alcanzar esa cifra, hecho que remarca la dureza y dificultada de la carrera belga. La lucha entre Sagan y Van Avermaet por llevarse la edición de 2017 estará al rojo vivo, pues ambos llegan en plena forma y con una gran motivación.

Peter Sagan en el Tour de Flandes 2016. Fuente: Tour de Flandes

Sin tiempo para la relajación, y con tan solo una semana de margen, llegará la Paris-Roubaix. La carrera francesa cambia las cotas por unos tramos de adoquines inhumanos, muchos de ellos superiores al kilómetros y medio de longitud y en unas condiciones que dificultan su travesía. Poder acabar en el velódromo de Roubaix está al alcance de pocos, por lo que solo los superclases pueden optar a la victoria. Roger de Vlaeminck (1972-1974-1975-1977) y Tom Bonnen (2005-2008-2009-2012) marcan la historia de esta prueba. Con cuatro victorias cada uno se encuentran en la cúspide del ciclismo mundial. Tras su última victoria hace 5 años, Tom Bonnen no ha cesado en su empeño de poder alzarse con el quinto triunfo, pero su rendimiento ha bajado mucho y la potencia de los ciclistas más jóvenes le han impedido ese sueño.

Duelo Peter Sagan-Greg Van Avermaet

En la actualidad, si queremos hablar de los grandes favoritos para imponerse en las pruebas sobre los adoquines debemos nombrar a Peter Sagan y Greg Van Avermaet. Son los ciclistas más completos y con el mejor potencial para marcar una nueva época. Aunque pueden brillar en cualquier carrera, el gran objetivo para ambos es el Tour de Flandes, pues tienen una mayor facilidad a la hora de superar los muros y eso les permite lanzar ataques de mucha calidad que pueden seleccionar la carrera.

El idilio de Greg Van Avermaet con la victoria no comenzó hace mucho. Siempre ha sido un gran ‘clasicómano’, pero los resultados no iban de su parte y continuamente se quedaba a las puertas de lograr triunfos importantes en las principales carreras del año. Sin embargo, esta situación cambió radicalmente cuando el pasado año consiguió imponerse en la primera clásica de adoquines, la Omloop Het Nieuwsblad. Aunque finalmente no pudo estar en la pelea por Flandes y Roubaix, la victoria en Omloop le dejó un poso de confianza con el que antes no contaba y que le ha permitido ponerse a la altura de los mejores ciclistas sobre los adoquines.

Greg Van Avermaet celebra su victoria en E3 Harelbeke. Fuente: BMC Racing Team

Su gran progresión continuó en los meses de verano de 2016, cuando consiguió una victoria de etapa en el Tour de Francia. Su capacidad ganadora quedó fuera de toda duda en agosto de 2016. Greg Van Avermaet se impuso con autoridad en los Juegos de Río y se convirtió en el nuevo campeón olímpico, hecho que realzaba su carrera de manera espectacular. La parte final del año la afrontó con más calma y con la mirada puesta en la nueva temporada.

En lo que llevamos de 2017, Greg Van Avermaet está arrasando allá por donde pasa. El ciclista del BMC no se contenta con ganar, sino que tiene que hacerlo dando espectáculo e imponiendo su clase. Por el momento, el duelo personal con Peter Sagan lo gana por mayoría y los resultados en clásicas adoquinadas es más que positivo, pues ha conseguido la victoria en la Omloop Het Nieuwsblad, repitiendo el triunfo del pasado año, la E3 Harelbeke y la Gante-Wevelgem. Con el triunfo en estas tres pruebas, Van Avermaet ha igualado a Jan Raas, hasta 2017 el único ciclista capaz de ganarlas en un mismo año. Sin duda, y con los números sobre la mesa, Greg Van Avermaet es el gran favorito para llevarse el ansiado Tour de Flandes.

Sagan durante su victoria en la Gante-Wevelgem 2016. Fuente: Gante-Wevelgem

En frente de Van Avermaet estará su rival por antonomasia, Peter Sagan. Faltan los calificativos para definir al eslovaco, un ciclista que ama este deporte y que sabe moverse a la perfección sobre los adoquines. A diferencia de su contrincante, Peter Sagan ya sabe lo que es ganar el Tour de Flandes, pues lo logró la temporada pasada con un ataque en el muro de Paterberg (0,4 km al 13,8%). Aunque empezó siendo un sprinter puro en sus primeros años en Liquigas, Peter Sagan fue evolucionando hacia el ciclista que conocemos en la actualidad. El corredor de Bora-Hansgrohe es capaz de reventar carreras en tramos adoquinados, aguantar a un ritmo alto en montaña y ganar etapas al sprint.

No está siendo el mejor año en cuanto a resultados en las clásicas y en su duelo particular con Greg Van Avermaet todavía no ha conseguido batirle. A pesar de ello, Peter Sagan siempre aparece en los momentos importantes y las sensaciones que ha trasmitido en las pruebas de preparación del Tour de Flandes son muy positivas. Estuvo en todos los cortes ganadores y llegó a meta con posibilidades de victoria pero la fuerzas le jugaron una mala jugada en el momento decisivo. El próximo dos de abril no dejará pasar la oportunidad y, aunque esté muy vigilado y sin posibilidad de sorprender, tratará de cosechar su segundo triunfo en el que hasta hora es el único monumento en su palmarés, el Tour de Flandes.

Un comentario sobre “Peter Sagan y Greg Van Avermaet, con la mirada puesta en el Tour de Flandes

Deja un comentario