El laboratorio Pit lane

Lorenzo ante su campeonato más difícil

Jorge Lorenzo con su nueva Ducati. Fuente: Doha Stadium Plus Qatar (CC).

Cambiar de escudería nunca es fácil y si no, pregúntenle a Jorge Lorenzo como está gestionando su nueva vida en Ducati. Tras unas negociaciones largas acabó firmando el contrato que le mantendría, al menos, durante dos temporadas ligado al equipo italiano.

En el primer Gran Premio de la temporada, en Qatar, acabó undécimo. Una posición fuera de todo debut soñado y fuera de cualquier expectativa del mallorquín. El pentacampeón del mundo acabó frustrado en Losail y no dudó en mandar un mensaje de optimismo para los suyos:

“Hay que pensar en las cosas positivas, es mi primera carrera con Ducati, no ha ido como esperábamos, pero esto acaba de empezar. Nos queda mucho trabajo por hacer”, dijo Jorge Lorenzo.

Lorenzo, con el 99 pegado a su compañera de carreras, se salió de la trazada en las primeras vueltas y se hundió en la clasificación. El contar con la moto más rápida sobre la pista no le sirvió para nada. Las vueltas pasaban y Jorge no llegaba al Top 10.

“En el tramo final he empezado a perder confianza con el neumático, las condiciones de la pista eran cada vez más complicadas y no he podido llegar al Top10”, aclaró Lorenzo.

En cambio, la pérdida de confianza de los neumáticos y las condiciones de pista desfavorables no hicieron mella en Dovizioso, su compañero de equipo y segundo clasificado en Qatar. La Ducati del italiano no mostró problemas durante la carrera e hizo transparente el gran problema de Jorge Lorenzo: la adaptación.

La confianza en la moto, clave para el éxito del balear

Bien por la cuantiosa cantidad de dinero que ofrecía la marca italiana o bien por el ambicioso proyecto que le ofrecían, Jorge Lorenzo acabó enfundándose el mono rojo. El balear, acostumbrado a correr en las curvas, ha visto como su pilotaje ha dado un vuelco de 180 grados. La Desmosedici no entiende de velocidad en curvas, en cambio, sí en trazados rectos. Esta misma pretemporada, Jorge Lorenzo batió el récord de velocidad punta jamás registrado en Qatar: 351 km/h. El récord de velocidad también es de dominio italiano. Iannone, ex piloto de dicha marca, batió hace unos años el récord mundial con 354,9 km/h.

En vistas ya al Gran Premio de Argentina, Ducati reservó esta misma semana el circuito de Jerez para realizar nuevas pruebas y cambios en la Desmosedici. Todos los pilotos de la parrilla tienen a su disposición cinco días para realizar tests privados, Jorge y Dovizioso utilizarán el primero.

Críticas

Las críticas no entienden ni de espacios ni de momentos. La undécima posición del balear le ha llevado a la boca de viejos conocidos en el mundo del motor, en este caso, el artífice es Marco Lucchinelli. El campeón de 500cc en 1981, lanzó sin pestañear un mensaje contundente:

“Quien va a Ducati lo hace solo por dinero. Lorenzo está ahora allí porque le dan un montón de dinero. Ducati debería pensar que ha reducido empleo por darle más dinero y mira dónde está Lorenzo”, dijo Marco Lucchinelli.

Si bien esto no fuera suficiente, algunos portales web en Italia hablan ya del error de la escudería en fichar a Lorenzo y de un posible retorno de Casey Stoner al mundo del motor, dejando fuera de lugar al mallorquín.

La falta de confianza y autocrítica, así como la escasa experiencia encima de la Ducati son algunos de los grandes problemas que tiene que solventar Jorge. Por si fuera poco, su sustituto en Yamaha, Maverick Viñales, ha cuajado una brillante pretemporada y un mejor inicio de temporada, proclamándose vencedor en Qatar.

Desde Disección Deportiva os lanzamos una pregunta, ¿Creen que Lorenzo hizo bien abandonando Yamaha?

One comment

Deja un comentario