Tribuna

La Real Sociedad ¿de Eusebio?

A lo largo de la historia del fútbol un grupo reducido de equipos han dejado huella en la historia de su propio club y por consiguiente en el recuerdo de todos los seguidores del mundo futbolístico. Muchos futboleros, hinchas o no de ese club reconocerán la gran labor y parcela de mérito que tuvo Johan Cruyff en el Barcelona de los 90, Bryan Clough en el Nottingham Forest, Pep Guardiola en el F.C Barcelona, Alex Ferguson en el Manchester United o Vicente del Bosque en el Real Madrid C.F aunque el bigote no resultase lo bastante mediático para Florentino.

Digamos que nuestro protagonista de hoy no está en el selecto club de entrenadores mencionados anteriormente. Sería de ingenuos pedirle tal proeza a Eusebio Sacristán, con su (aún) corta trayectoria en los banquillos, y más todavía en la Real Sociedad, donde llegará a los 17 meses cuando acabe la actual temporada.

Buscando un horizonte más realista, analizaremos la influencia y el mérito que está teniendo Eusebio Sacristán en la Real Sociedad en relación calidad de plantilla-resultados y por qué no, en relación a los diferentes entrenadores de Primera División en España y sus respectivos clubs.

¿Cómo llegó a la Real Sociedad?

Su andadura en los banquillos fue en el Celta de Vigo la temporada 2008/09 ya con la competición en el mes de marzo y para suplir a Pepe Murcia. Finalmente consigue salvar al Celta del descenso a Segunda B gracias a algún que otro gol de un chaval llamado Iago Aspas. En la siguiente temporada se repite la historia y consiguen la salvación a falta de dos jornadas, ese año decidió que formaran parte de la primera plantilla jóvenes como Hugo Mallo, Joselu, Yoel y Iago Aspas. Tras unos vaivenes con la directiva decidió abandonar el club con el que se adentró en el mundo de los banquillos. Eusebio no estaba convencido del mismo modo que la directiva de que hubiera equipo para subir, fue entonces cuando se marchó y en su lugar llegó Paco Herrera, este, convencido de que si podía responder a las exigencias de las altas esferas del club aceptó el reto, y más importante aún, tras quedarse en su primera temporada en los playoffs, al año siguiente, lo cumplió.

Eusebio en su etapa como entrenador del Barça B. Fuente: www.masquealba.com

Eusebio se dirige a Barcelona, tras ser varios años ayudante de Rijkaard, volverá a la que fue su casa como jugador para dirigir al Barcelona B. La trayectoria del vallisoletano en la Masía fue de más a menos, tras las dos primeras temporadas quedando octavo en la liga de plata, en la tercera temporada llegó a su momento más álgido, consiguiendo quedar tercero, sin poder disputar el playoff de ascenso por tratarse de un filial. Tan solo un año después, Eusebio no logró acercarse a tal objetivo ni mucho menos, tras una racha de ocho derrotas en diez partidos, fue destituido el 9 de febrero de 2015. Ese año, el Barcelona B acabó descendiendo a Segunda B, siendo el dueño de la última posición de Segunda División.

A pesar de ello, ese mismo año vuelve a los banquillos, esta vez, concretamente al de la Real Sociedad, donde ahora nos explayaremos en su trayectoria como txuri urdin.

LA REAL SOCIEDAD DESDE LA LLEGADA DE EUSEBIO

La Real Sociedad con David Moyes en el banquillo empezó la temporada 2015/16 con 9 puntos de 33 enfrentándose a equipos a priori de menor categoría a excepción de Athletic de Bilbao, Atlético de Madrid y Celta de Vigo. La derrota por 2-0 frente a Las Palmas fue la gota que colmó el vaso de la efímera confianza que se tenia en el “sucesor de Ferguson” como vaticinaban algunos medios británicos cuando David Moyes relevó a Sir Alex Ferguson en el banquillo de los Red Devils.

Eusebio en su primer entrenamiento con la Real Sociedad. Fuente: www.realsociedad.com

Eusebio llegó y a la semana ya ganaba 2-0 al Sevilla de Emery dando buena imagen, parecía que con Sacristán el equipo podría rendir bien y luchar por entrar en puestos europeos. Más tarde se vio que era tan solo un ejemplo de lo bien que podía rendir el equipo, al igual que la racha de cuatro victorias que se encadenaron entre finales de enero y principios de febrero. Un ejemplo de la irregularidad que caracterizó al equipo de Eusebio ese año fue el 5-1 encajado en el Molinón antes de esa racha y la posterior racha de cinco partidos sin ganar tras los cuatro anteriores sin perder. Aquellos cinco partidos fueron los que condenaron a la Real Sociedad a no soñar con Europa, al menos esa temporada.

Siempre se dice que no se puede valorar al 100% la temporada de un entrenador que ha llegado con esta ya iniciada. Por ello, nos explayaremos en la temporada actual, diseccionaremos su peso en el equipo, su “modus operandi” y el buen status que ha adquirido dentro del panorama nacional.

TEMPORADA 2016/17

Una de las cosas más peculiares fue la pasividad de Eusebio a lo largo del verano en relación a los (no) fichajes. El vallisoletano parecía encantado con la plantilla actual y tan solo se realizó un cambio de cromos, sale Jonathas y entra William José, y el fichaje de Juanmi. Raúl Navas volvió de la cesión en el Eibar. Recalco el “parecía encantado” porque ha resultado ser que no lo está tanto como parecía. El uso de la plantilla que realiza Eusebio lo demuestra. En la primera parte de la temporada ya hizo dos o tres decisiones que en julio y agosto no se entendían, acompañado de una sobreexplotación del once titular a lo largo de la temporada. Empecemos.

DESCARTES INESPERADOS

Esteban Granero empezaba la pretemporada con muchas ganas de ganarse un puesto en el 11 inicial del equipo donostiarra. Tras unos años en el que las lesiones no le permitieron ganarse a la afición txuri urdin desde el césped lo hacía extradeportivamente, es bien sabido el buen entendimiento con alguna parte de la grada. La otra todavía quiere enterrarlo por su pasado madridista al igual que a su compañero Sergio Canales.

Granero empezó la pretemporada jugando a un buen nivel demostrando que cuanto menos, podía formar parte de los fijos en las convocatorias y luchar por un puesto titular con Zurutuza. Eusebio no lo veía así y de buenas a primeras salió delante de los medios aconsejando a Granero que se buscará una salida. El madrileño no estaba por la labor y se quedó en San Sebastián. No debutó hasta entrada la competición en la jornada 13, Real Sociedad- F.C. Barcelona y el Pirata contó con 5 minutos.

Rubén Pardo y Estaban Granero en un entrenamiento. Fuente: AS.com

Otro caso similar al de Granero es el de Ruben Pardo. Aunque en este caso el transcurso de los acontecimientos fue inverso al del Pirata. Rubén Pardo inició la temporada ganándole la partida a Esteban Granero y David Zurutuza por el puesto titular acompañando a Asier Illarramendi. Tras los primeros partidos Eusebio dejó de contar con él, y el joven mediocentro acabó en el ostracismo, entrando en ese grupo de jugadores que parecen olvidados por el vallisoletano. Al contrario que otros (que no quieren o no les dejan) Rubén Pardo acabó saliendo en enero y ahora es un fijo en los esquemas de Víctor Sánchez Del Amo en el Betis.

Otros casos parecidos pueden ser los de Gaztañaga, Aritz Elustondo, David Concha, jóvenes y con proyección. Eusebio no tardó en salir ante los medios para asegurar que contaba con todos y cada uno de ellos y por lo tanto era una idiotez buscarle minutos fuera ya que los podían tener en la Real Sociedad. En pleno abril, con la temporada a falta de un mes por acabar entre los tres suman 393 minutos, cifra un poco alarmante para unos jugadores que se les dio la oportunidad de estar en la primera plantilla para que en un futuro fueran jugadores importantes. Cosa que resulta bastante compleja si no se les otorga minutos, ni fuera de la Real Sociedad, ni mucho menos dentro.

¿EL ENTRENADOR HACE BUENO A LA PLANTILLA O LA PLANTILLA HACE BUENO AL ENTRENADOR?

Dentro de la afición txuri urdin hay una corriente a la que no termina de gustarle Eusebio Sacristán. Con la decisión de Luis Enrique de no renovar con el Barcelona, ésta corriente era criticada. “¿Cómo puede ser que no os convenza Eusebio si suena nada más y nada menos que para ocupar el banquillo del Barcelona?”, se comentaba en algún artículo de opinión en los diarios vascos. Incluso él agradecía su candidatura a sucesor de Luis Enrique que había colocado algún medio.

“Me alegra que se me considere como una posibilidad para que en un futuro pueda ser entrenador del Barça. En el pasado nunca se me consideró”

Tras el bajón del equipo en la segunda parte de la Liga y sobre todo ante equipos directos en la lucha por Europa, se ve que aquella zona de insurrectos algo de razón tenían. Su principal argumento es que Eusebio se ha encontrado con un buen once y parece que los números le dan la razón.

Eusebio durante el  Real Sociedad – Eibar en Anoeta

Si analizamos la plantilla de la Real Sociedad con el resto de equipos que compiten por entrar en Europa, es evidente que Eusebio no cuenta con peores efectivos que Quique Sánchez Flores en el Espanyol, Mendilibar en el Eibar (su temporada merece ser diseccionada), Fran Escribá en el Villareal y Ernesto Valverde en el Athletic de Bilbao. La calidad y profundidad (aprovechada o no) de la plantilla txuri urdin es mejor que la del Espanyol y el Eibar, y cuanto menos igualable a la de Villareal y Athletic de Bilbao, teniendo en cuenta que estos dos han jugado Europa League esta temporada y los de Eusebio no. Es cierto que hasta el momento eso se ve reflejado en la tabla, pero del mismo modo lo es que la Real Sociedad tan solo tiene una ventaja de uno y dos puntos con los Villareal y Athletic de Bilbao y cinco y seis puntos con Eibar y Espanyol, teniendo el calendario más difícil.

Si observamos las estadísticas, de todos los equipos mencionados anteriormente el once titular de la Real Sociedad es el más exprimido. 22.683 minutos acumulan los once jugadores que más han jugado del equipo txuri urdin, por los 22.198 que suman los once de los groguets, los 21.222 minutos que suman los once del Espanyol, los 20.358 minutos de los más utilizados por Valverde y los 20.177 que acumulan los once preferidos por Mendilibar.

Si dejamos de lado los números y nos centramos en lo que se percibe dentro del césped la sensación de escasa influencia de Eusebio en el transcurso del partido se acrecienta. El aficionado que haya visto más de cinco partidos de esta temporada, ya sabe lo que pasará esta noche frente al Atlético de Madrid (tal vez ahora sea gafe y el vallisoletano me deje en mal lugar). La Real Sociedad pondrá su habitual once titular con Rulli, Odriozola, Raúl Navas, Iñigo Martínez y Yuri en la defensa; Zurutuza y Granero (por la baja de Illarramendi) en el eje del centro del campo; Vela, Xabi Prieto y Oyárzabal en la línea de tres por detrás de William José que será el punta. No antes del minuto 65 entrarán Juanmi y un poco más tarde Canales, para finalizar, más tarde del 80 entrará Jon Bautista. Lo necesite el partido o no estos serán los cambios porque así ha sido todo el año, sin importar la actuación del equipo, el planteamiento del rival o las circunstancias del partido.

En lo que llevamos de temporada, Eusebio ha realizado 77 cambios (excluyendo los obligados por lesión) en 35 ocasiones los implicados han sido Juanmi y Canales. Es decir, casi el 50% de cambios que realiza Eusebio tienen como protagonistas a ambos jugadores ya sea para entrar o para salir del terreno de juego. En parte se puede entender que Juanmi, por sus características, sea un jugador de revulsivo y lo utilice para ello, entonces no se entiende que con la lesión de William José opte por el malagueño de titular en lugar del canterano Bautista, perfil más parecido al de William José, ambos delanteros centro.

Eusebio Sacristan dando instrucciones en el primer partido de liga frente al  Real Madrid en Anoeta. (Photo by Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images)

Otro de los aspectos por los que Eusebio recibe bastante críticas es el sistema de juego. Es evidente que tras unas primeras jornadas revelándose en la Liga Santander, el equipo donostiarra tiene problemas para sorprender a los rivales, y cuando no lo consigue sufre, y no poco. Ejemplos que lo demuestran pueden ser el 0-4 del Sevilla de Sampaoli en Anoeta, el 0-1 del Villareal, ambas derrotas frente al rival del derbi, el Athletic de Bilbao o las dos derrotas frente al Real Madrid, destacando la segunda, en la que, con una posesión de balón bastante más amplia, los de Eusebio no lograron tirar a puerta y los de Zidane se llevaron los tres puntos sin sufrir, el resultado fue 3-0. Otros rivales más pequeños también parecen haber cogido la medida a la Real Sociedad de Eusebio como pueden ser el Alavés (1-0) en la segunda vuelta, Eibar (2-2) en Anoeta, al igual que Leganés (1-1).

Con todos estos datos y percepciones encima la mesa, ¿Qué influencia y personalidad le ha otorgado Eusebio a esta Real Sociedad? ¿La quinta posición que actualmente ocupan los de San Sebastián es por la buena plantilla con la que se cuenta o por el trabajo e influencia de Eusebio en el juego?

2 comments

Deja un comentario