pilotos f1 2018
El laboratorio Pit lane

Ferrari espera que 2017 sea su gran año

Sebastian Vettel durante la pretemporada 2017. Fuente: Motorsport.com

La Fórmula 1 ha pasado por una larga travesía en el que el espectáculo quedó reducido a cenizas y en el que el único interés era saber qué piloto de Mercedes, Lewis Hamilton o Nico Rosberg, se llevaba el gato al agua. Aunque es difícil poder predecir que este año pueda cambiar la situación, existen indicios que hacen pensar en una vuelta de la mejor Fórmula 1.

A los cambios de normativa que favorecen una mayor igualdad entre todos los monoplazas hay que añadir el salto de calidad que ha dado la escudería Ferrari, un equipo histórico pero que en las últimas temporadas no estaba rindiendo al mejor nivel. La victoria de Sebastian Vettel en el GP de Australia, después de más de uno año sin saborear el triunfo, confirma esta nueva tendencia. A pesar de ello, Mercedes continúa siendo muy fuerte y solo un error en la estrategia le arrebató la victoria en el primer gran premio de la campaña 2017.

2007, el último título de Ferrari

Han pasado ya diez años desde que Ferrari consiguiera su último título de la Fórmula 1, hecho que la escudería más antigua de toda la parilla  no puede seguir permitiendo. Esta situación no es nueva para los de Maranello, pues entre 1979, con la victoria del sudafricano Jody Scheckter, y el año 2000, con el triunfo de Schumacher, pasaron 21 años en el dique seco y sufrieron una de las peores crisis de resultados de toda su historia.

Kimi Räikkönen, el último campeón con Ferrari. Fuente: Reuters

Con la llegada de Schumacher este bache se superó con creces y consiguieron llevarse cinco títulos de forma consecutiva. Un lustro de gloria en el que Ferrari parecía completamente imbatibles hasta que se cruzó en su camino un joven piloto español, Fernando Alonso. El asturiano les arrebató los mundiales de 2005 y 2006 y no fue hasta 2007 cuando la escudería italiana volvió a endosarse un nuevo título, esta vez con Kimi Räikkönen. El finlandés siempre estuvo metido en la lucha por el campeonato, pero se podría decir que fue McLaren quien, prácticamente, les regaló el mundial, pues las chispas que saltaron entre sus dos pilotos, Hamilton y Alonso, permitió a Ferrari poner toda la carne en el asador y llevar a Räikkönen hasta la gloria.

En 2008 y 2009 el buen trabajo realizado por Ferrari les mantuvo siempre en posiciones de cabeza, pero no fueron capaces de rematar la faena. Felipe Massa se quedó a las puertas en la última carrera de llevarse el campeonato frente a Lewis Hamilton en 2008. Al año siguiente, apareció de la nada un auténtico cohete, los Brown, que tan solo compitieron un año, lo suficiente como para dominar el mundial de principio a fin y hacer a Jenson Button campeón del Mundo.

Luces y sombras con la llegada de Fernando Alonso

Con mucha ilusión y con ganas de comerse el mundo llegó Fernando Alonso a Ferrari. El mayor sueño de cualquier piloto es vestirse de rojo y competir para la ‘Scuderia’. Sin embargo, la fortuna no se alió con el piloto asturiano y Ferrari no supo sacar el mayor partido a su monoplaza. La normativa de motores de ese momento no favoreció a Ferrari y fue Red Bull, de la mano de Sebastian Vettel, los que dominaron de forma apabullante durante cuatro años.

La era Alonso en Ferrari fue de más a menos. Después de un inicio algo complicado durante su primera temporada, el piloto español fue capaz de llegar a la última carrera del campeonato líder y con todo a su favor para llevarse el título. Sin embargo, un error en el ‘boxes’, algo inexplicable para un equipo como Ferrari, le privó de haber conseguido su tercer título mundial y el decimosexto de Ferrari. El campeón fue un joven Sebastian Vettel, que desde ese momento no conoció rival y avasalló con todo durante tres temporadas más.

Alonso durante su época en Ferrari // (CC)

La potencia de los monoplazas de Ferrari iba en decadencia y los malos recuerdos de las décadas de los 80 y los 90 volvían a rondar sobre las cabezas de los dirigentes del equipo italiano. A pesar de tener el mejor coche de la parilla, Fernando Alonso supo sacarle todo el partido posible, a diferencia de su compañero Felipe Massa, y pudo estar en la pelea por los campeonatos. El último año, 2014, fue un auténtico bochorno por parte de Ferrari, pues tuvieron un coche que no era nada competitivo y sólo el tercer puesto en China y el segundo en Hungría, de la mano de Alonso, maquilló una temporada completamente horrenda. En los cinco años de Fernando Alonso, Ferrari consiguió tres subcampeonatos, once victorias y 39 pódiums. Sin embargo, siempre quedará la espinita clavada del título mundial, pues muchas veces estuvo cerca pero fue imposible.

Con Sebastian Vettel no cambió la situación de Ferrari

 El año 2015 tuvo grandes cambios en la parrilla, entre lo más sonados fue la llegada de Sebastian Vettel a Ferrari tras la salida de Alonso a McLaren. El piloto alemán, después de un último año complicado en Red Bull, por el inicio del dominio de Mercedes, decidió aterrizar en Maranello con la intención de cambiar  de aires e iniciar un nuevo proyecto. Las expectativas puestas en Ferrari, con el cuádruple campeón del mundo entre sus filas, eran enormes, pero no lograron los objetivos esperados. Durante el primer año sí que consiguieron poner ciertas “dificultades” a Mercedes. Tras un año anterior nefasto, las tres victorias en el año 2015 calmaron el ambiente y aumentaron, más si cabe, la esperanza de que un piloto Ferrari se alzara con el título mundial.

Cuando verdaderamente todas las piezas tenían que encajar fue el monoplaza el que falló. La temporada 2016 estuvo marcada por la enorme sequía que supuso para Ferrari. Tan solo 10 pódiums en 21 carreras entre Vettel y Räikkönen y ni una sola victoria volvían a encender las alarmas en la escudería italiana y volvían a temer que les sucediese algo similar a la época de Alonso.

Borrón y cuenta nueva es la filosofía de Ferrari en 2017 y aunque solo se ha disputado una carrera, el trabajo está teniendo sus frutos y ya han logrado la primera victoria.

“El equipo ha trabajado muy duro aquí y en la fábrica y el coche se comporta bastante bien. Queda mucho camino por delante. Ha sido un invierno difícil y una carrera increíble. Con los coches de ahora puedes apretar mucho más, el año pasado te quedabas sin ruedas, ahora puedes seguir luchando, apretando, el coche te pide más y más”, señaló Sebastian Vettel

Por el momento, el monoplaza de Ferrari se está comportando a las mil maravillas y, como ha declarado recientemente Sebastian Vettel, da la sensación de que este año se producirá la vuelta del mejor Ferrari, con la posibilidad de luchar por el título mundial.

3 comments

Deja un comentario