El laboratorio Pit lane

Fernando Alonso busca un nuevo reto en la Indy 500

Siempre que hablamos de automovilismo nos viene a la cabeza la Fórmula 1, el Word Rally Car, la DTM o incluso la NASCAR. Sin embargo, la Indy Car es algo más desconocida en Europa. A pesar de ello, en los últimos meses los bombardeos de noticias sobre esta disciplina automovilística están siendo continuos. Esta situación se debe en gran medida a la decisión de Fernando Alonso de disputar las 500 millas de Indianápolis, una prueba de resistencia y velocidad en la que la es necesario una gran capacidad de pilotaje y que se disputará el domingo día 28 de mayo.

Indy 500, una carrera histórica

Las 500 millas de Indianápolis es una de las carreras de automovilismo más antiguas de la historia. La primera prueba que se celebró fue en 1911 y este año se celebrará su 101ª edición. Ray Harroun tuvo el honor de ser el primer vencedor de la Indy 500 y desde entonces un gran número de pilotos se han llevado la victoria en una de las pruebas más espectaculares. Una de las señas de identidad es la velocidad, hecho que ya desde el inicio se pudo vislumbrar, pues los bólidos alcanzaban velocidades muy por encima de lo esperado para la época.

Durante sus 100 años de historia, la Indy 500 ha tenido el honor de contar con grandes pilotos. Al tratarse de una prueba estadounidense, la mayoría de victorias la copan pilotos del país norteamericano, como A.J. Foyt, Al Unser o Rick Mears, todos con cuatro victorias. En los últimos 25 años la internacionalización de la prueba ha provocado que pilotos de todo el mundo quieran llevarse una de las competiciones más prestigiosas. Emerson Fittipaldi, doble campeón del mundo en la Fórmula 1, Nigel Mansell, Juan Pablo Montoya o Dario Franchitti son algunos de los nombres más conocidos.

Una prueba con encanto

El circuito Indianápolis Motor Speedway es el encargado de acoger año tras año una carrera que desde el año 1996 está incluida en la IndyCar Series. Se trata de la máxima competición de monoplazas en Estados Unidos y todo el campeonato gira al rededor de las 500 millas, pues es su prueba estrella.

Indianápolis Motor Speedway | Fotografía: CC

El circuito oval cuenta con 2,5 millas, siendo el recinto deportivo más grande del mundo, por lo que los pilotos, en el sentido inverso a las agujas del reloj, tienen que dar un total de 200 vueltas para completar la prueba. La parrilla de salida está compuesta por 33 pilotos, después de años de modificaciones en los que la cifra fue bailando de arriba a abajo hasta que finalmente se fijó. Una de las grandes curiosidades de la Indy 500 es que por motivos de seguridad, debido a las altísimas velocidades que alcanzan los monoplazas, no se puede disputar en lluvia y se atrasaría hasta que la pista estuviera en las condiciones idóneas para que se tomara la salida.

Una nueva aventura para Alonso

Las decepciones en la Fórmula 1 son continuas para Fernando Alonso durante los últimos años. Su paso a McLaren después de un tiempo de disgusto con Ferrari, por la falta de un monoplaza que fuese capaz de pelear con los Red Bull, le ha llevado por el camino de la amargura. Gran Premio tras Gran Premio vemos a Alonso en las últimas posiciones y en muchas ocasiones ni puede terminar las carreras por problemas con el motor Honda.

Gran adaptación de Alonso a la Indy 500 |Fotografía: Sky Sports

Durante el primer año Alonso era consciente de que las cosas no saldrían como él esperaba pero que el segundo habría una mejora importante. Por desgracia este cambio no se produjo y este tercer año ha sido la puntilla. La fiabilidad del McLaren-Honda es prácticamente inexistente y un ganador nato como Alonso ya ha dicho basta. Aunque no abandonará la Fórmula 1, sí que se observa que no tiene la misma motivación para seguir disfrutando del mundo de la F1, al menos por ahora.

Ante esta situación, Fernando Alonso ha decidido que quiere afrontar nuevos retos y las 500 millas de Indianápolis será el primero de ellos.

 “Necesito estar en la Indy 500 porque es adonde pertenezco”, afirma Fernando Alonso

Competir en las 500 millas le impedirá poder estar en uno de los Grandes Premios más especiales de la Fórmula 1, el de Mónaco. A pesar de ello, Alonso es consciente de que si quiere volver a sentirse un piloto veloz no puede dejar escapar la oportunidad que su propio equipo le ha planteado. Honda, sintiéndose un poco en deuda con Alonso, le puso encima la mesa la posibilidad de disputar las 500 millas de Indianápolis con el equipo Andretti Autosport, al que la compañía japonesa le suministra los motores.

Por el momento, las sensaciones tanto del equipo como de Fernando Alonso son muy positivas, pues la adaptación ha sido buena y desde el principio el piloto asturiano ha sido bastante rápido. Para ser un debutante en la Indy 500, Marco Andretti, dueño del equipo se muestra más que satisfecho con el quinto puesto conseguido por Alonso en la calificación del pasado fin de semana. Aunque cualquier circunstacia puede pasar durante la carrera, Fernando Alonso partirá, por primera vez en mucho tiempo, como uno de los favoritos a llevarse la victoria. ¿Lo conseguirá?

Deja un comentario