El laboratorio Pedalier

Tom Dumoulin comienza su leyenda con el Giro de Italia

El Giro de Italia más apretado de los últimos años ha llegado a su fin. El holandés Tom Dumoulin, tras una gran exhibición durante los 21 días de competición, ha sido el más superior y se ha impuesto a todos sus rivales sin dejarles tiempo para reaccionar. Nairo Quintana, Vincenzo Nibali o Thibaut Pinot han sucumbido ante el poderío mostrado por Dumoulin tanto en montaña como en la contrarreloj, su gran especialidad. Fernando Gaviria, Mikel Landa y Bob Jungels han logrado llevarse la ‘maglia’ ciclamino, ‘azzurra’ y ‘biancha’, respectivamente

La edición número 100 de Giro de Italia presentaba uno de los mejores carteles de líderes de los últimos años. Esta situación provocaba que la igualdad, como hemos podido observar durante toda la corsa rosa, haya sido la gran tónica dominante. Pequeños detalles, junto con la falta de fuerzas de todos los corredores, han decidido el Giro por escasos segundos después de más de 3000 kilómetros de recorrido.

Fernando Gaviria, el gran dominador en las ‘volatas’

 

Fernando Gaviria consiguió cuatro triunfos de etapa | Fotografía: EFE

El ciclista colombiano afrontaba su primera gran vuelta después de deslumbrar con sus victorias espectaculares en el Tour de San Luis o la Paris-Tours. Sin duda, el corredor de Quick-Step Floors no ha defraudado y ha demostrado su gran poderío en las pocas llegadas masivas de este Giro llevándose hasta cuatro triunfos de etapa. Además, desde un primer momento no se planteó abandonar la carrera, pues conseguir la ‘maglia’ ciclamino era su gran objetivo.

Contaba con grandes rivales como André Greipel, del que todos pensaban que sería el gran dominador, Caleb Ewan, Giacomo Nizzolo o Sacha Modolo, pero en ningún momento les vimos con la capacidad de superar a un Fernando Gaviria que en los próximos años será uno de los máximos referentes del pelotón internacional.

Mikel Landa, el rey de la montaña

Mikel Landa se supo rehacer en el Giro | Fotografía: Giro de Italia

Se presentaba al Giro de Italia como uno de los grandes favoritos para llevarse el triunfo en Milán. Los 70 kilómetros contra el crono podrían suponer un obstáculo para el ciclista alavés, pero contaba con terreno suficiente en montaña como para poder contrarrestarlo. Sin embargo, todo este análisis quedó reducido a cenizas cuando una moto de la organización, durante la etapa del Blockhaus,  les arrebató, tanto a Mikel Landa como a su compañero Geraint Thomas, la posibilidad de luchar por la victoria del Giro de Italia.

A partir de ese momento, Mikel Landa decidió cambiar el chip y se dispuso a batallar por llevarse un triunfo de etapa. De ciclista para la general a hombre de las fugas. Por suerte para él y para el ciclismo, pudimos disfrutar de la mejor versión de Landa. No cejó en su empeño hasta que en la decimoctava etapa consiguió alzar los brazos para celebrar una victoria que ya se le había escapado en dos ocasiones. Además, la ‘maglia azurra’ no tuvo otro nombre más que el de Landa, pues sus presencias constantes en las fugas le ayudó a sumar una gran cantidad de puntos.

Bob Jungels se impone entre los jóvenes

 La ‘maglia biancha’ y la ‘maglia rosa’ han tenido una gran similitud durante todo el Giro, pues los escaladores tenían que arrebatarle la primera posición a un gran contrarrelojista. En este caso, Bob Jungels ha sido el más fuerte de los corredores jóvenes y ha sabido sufrir en montaña para mantener el primer puesto frente a Davide Formolo y Adam Yates. Además, un triunfo de etapa le avala como uno de los grandes ciclistas de los próximos años. Las clasificaciones generales es algo que se le da bastante bien, pero sus capacidades, si se lo plantea, le harían ser uno de los máximos favoritos en las clásicas de primavera.

Tom Dumoulin, el más fuerte del Giro de Italia

Tom Dumoulin celebra su triunfo en el Giro de Italia | Fotografía: Associated Press

Las escasez de fuerzas en un última semana infernal del Giro nos han arrebatado la posibilidad de haber disfrutado de una lucha aguerrida en busca del liderato. Tom Dumoulin era el gran rival a batir por todos y cada uno de los escaladores que competían con él por llevarse el triunfo final en Milán. Nairo Quintana se presentaba como el gran favorito para imponerse en este Giro, pero Dumoulin ha sido completamente infranqueable.

La posible alianza de Nibali y Quintana hacía prever una gran semana final, pero el desgaste anterior imposibilitó que los movimientos consiguieran desestabilizar a un Tom Dumoulin que contaba con el colchón de la contrarreloj final, en la que fue capaz de sacar hasta 1’30” de diferencia.

Las tácticas de Movistar, lanzando a Andrey y Anacona durante un gran número de etapas esperando un ataque de Nairo que nunca llegó, especialmente en la etapa del Stelvio, desgastó en gran medida al bloque del equipo español. Finalmente, Dumoulin supo resistir los pequeños ataques de Quintana, Pinot y Nibali durante la semana final y le aseguró cierta tranquilidad para la contrarreloj de la última etapa. Gracias a su gran capacidad contra el crono, el holandés se exhibió para llevarse su primera vuelta grande y comenzar a escribir su propia historia como leyenda del ciclismo.

5 comments

Deja un comentario