El laboratorio La pizarra

Cavaliers-Warriors, ¿la mejor final de la historia?

Final NBA 2017. Fuente: Piratas del Basket.

Esta madrugada, a las 03:00 exactamente, dará comienzo la Final de la NBA que enfrentará a dos equipos de leyenda: los Warriors de Curry, Durant, Thompson y Green, frente a los Cavaliers de Lebron James, Kyrie Irving y Kevin Love. Es la tercera final consecutiva en la que se enfrentan ambos equipos, primera vez en la historia que dos equipos repiten final tres veces seguidas. Estamos en la que podría ser la final del desempate, ya que Warriors se llevó la primera por 4-2 y Cavaliers la segunda final por 3-4 con una remontada histórica.

Ambos equipos llegan a la final con una superioridad aplastante. Golden State hizo pleno de victorias en el play-off, un 12-0 con el que barrió a equipos como Portland Trail Blazzers, Utah Jazz o San Antonio Spurs. Un récord absoluto en la historia de la NBA lo que realizó Warriors, que a punto estuvo de igualarlo Cleveland Cavaliers. Los de Ohio se quedaron en un 12-1, ya que perdieron uno de los partidos frente a Boston Celtics, pero aun así fueron demoledores contra equipos como Indiana Pacers, Toronto Raptors o Boston Celtics.

Pero no solo este récord es lo que nos hace pensar en que son las mejores finales, aún hay más datos que hacen pensar en la plenitud de la historia de la Final de la NBA.

Un histórico Lebron James

Por un lado esta Lebron James, que suma ya su séptima final consecutiva y la octava en su carrera. En su último partido frente a Boston se convirtió en el máximo anotador de la historia de los play-off, superando al mismísimo Michael Jordan. Con los 35 puntos en ese partido, Lebron se iba hasta los 5.995 puntos, un número que aumentará esta misma madrugada hasta los 6.000 seguramente. Lebron parece estar persiguiendo una sombra, y como él mismo dice:

“Yo no estaría aquí sin Michael (Jordan). Me aficioné gracias a él, pero cuando era un niño jamás pensó que pudiera compararme con él. He batido este récord siendo yo mismo. Anotar no es la primera prioridad de mi juego”, explica Lebron James.

Final NBA 1962. Celtics-Lakers. Fuente: Taringa.

Además, entre ambos equipos suman 7 participantes del All-Star, que son: Lebron James, Kyrie Irving y Kevin Love por parte de Cleveland Cavaliers; y Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green por parte de Golden State Warriors. Este dato no se veía desde las finales entre Boston Celtics y Los Ángeles Lakers de 1962, en la que se llegaron a juntar 8 participantes del All-Star en la final, que fueron: Tom Heinsohn, Bob Cousy, Bill Russell y Sam Jones por parte de Celtics; y Elgin Baylor, Jerry West, Frank Selvy y Rudy LaRusso por parte de Lakers. Un dato al que solo Cavaliers y Warriors han conseguido acercarse, y esta noche podremos disfrutarlo.

La final de este año es diferente a las anteriores. Ambos equipos llegan con cero bajas, algo que no ocurrió en la primera final, donde Kyrie Irving no pudo completar la serie tras lesionarse. O en la del año pasado, en la que Stephen Curry comenzó con problemas en una de sus rodillas.

A parte de esto, ambos equipos han logrado formar una plantilla muy completa, no solo en sus quintetos. Cleveland Cavaliers tiene un banquillo de garantías, con Deron Williams, Kyle Korver, Iman Shumpert o Derrick Williams. Jugadores con un cierto grado de veteranía pero que apoyan con su salida desde el banquillo con muy buenos números. En cambio, por parte de Warriors, vemos a Andre Iguodala, Shaun Livingston, David West, JaVale McGee o Matt Barnes, jugadores que como los suplentes de Cleveland aportan frescura y un apoyo extra desde la segunda fila.

Por otro lado, uno de los factores que pueden ser diferenciadores pero que no debe afectar son los descansos. Golden State jugó su último partido el 22 de mayo, teniendo así unos 10 días de descanso. En cambio, Cleveland Cavaliers alargó su estancia en la Final de Conferencia hasta el 25 de mayo, y ha tenido 3 días menos de descanso que Warriors. Aunque este dato no debería tener mucha relevancia en las finales, ya que son equipos que están acostumbrados a jugar con poco descanso.

El PER ante todo

Por último, y como dato fundamental que demuestra que estamos ante las mejores finales de la NBA, es el PER. Para los que no conozcan esta estadística, el PER es la clasificación de eficiencia de un jugador o lo que es lo mismo, la productividad por minuto de un jugador. Esta fórmula incluye logros como puntos, tiros libres, rebotes, asistencias, bloqueos, robos, tiros fallados, pérdidas y faltas personales. Con todo esto, vemos que la suma del PER de ambos equipos es de 157´2, un número jamás visto en unas finales de la NBA. La única vez que dos equipos se acercaron a este dato fue en las, citadas ya anteriormente, finales de 1962 entre Boston Celtics y Los Ángeles Lakers, con un rating de 154´4 puntos.


Con todo esto, estamos seguros de que tendremos espectáculo.Con un Lebron James en el punto álgido de su carrera y unos Warriors invencibles vamos a poder vivir la mejor final de la historia de la NBA, algo que contar a hijos y nietos. Los que no pudimos ver a Michael Jordan, Bill Russell, Larry Bird, Magic Johnson o Kareem Abdul-Jabbar estamos de enhorabuena, porque por fin podremos ver un hito igualable a lo que los anteriores dioses del baloncesto nos tenían acostumbrados.

Deja un comentario