El laboratorio La pizarra

La excelencia se llama Golden State Warriors

Cartel promocional de las finales. Fuente: www.24segons.es

Como dijo el comisionado de la NBA, Adam Silver: “es fantástico ver a equipos jugando a ese nivel de excelencia“. Pero la verdad es que Golden State Warriors ha conseguido superar esa excelencia. Ha demostrado ser el mejor equipo de este planeta con el “quinteto de la muerte”, y se han convertido en uno de los mejores equipos ofensivos de la historia. Esta madrugada unos Cleveland Cavaliers que no se rindió hasta el final, no pudieron con la contundencia de este equipo de leyenda.

 

 

Hoy, en DisecciónDeportiva, os traemos cuales han sido las cualidades más importantes en cada uno de los cinco partidos de estas finales.

Primer y segundo partido

El primer partido de la serie comenzaría en el Oracle Arena de Oakland con victoria para Golden por 91 a 113. Golden State tenía el factor cancha, un punto a su favor aunque en las pasadas finales no consiguieron el anillo con esta misma ventaja. Pronto se iba a hacer notar la pieza de Kevin Durant en Warriors. En este primer partido el de Suitland demostró sus ansias por conseguir su primer anillo, anotando 38 puntos, su segunda mejor marca en estas finales. Casi rozó el triple doble con 9 rebotes y 8 asistencias.

Además, si por algo Golden State ha superado con creces a Cleveland es por su gran plantilla. Excepto en este primer partido, en el que solamente la aportación de Durant y Curry bastó para llevarse el partido, en todos los demás hemos visto una gran actuación de casi todos los integrantes de la plantilla de Warriors.

Jugada entre Durant y James. Fuente: www.as.com

Cleveland iba a necesitar mucho potencial ofensivo para llevarse el partido y solamente Lebron James y Kyrie Irving parecían aportar. Solo hay que ver los números del primer partido de jugadores como JR Smith (3 puntos), Tristan Thompson (0 puntos), Kyle Korver (0 puntos) o Deron Williams (0 puntos). Cleveland Cavaliers iba a necesitar tirar de sus jugadores menos reconocidos para igualar el poderío de Golden State.

En el segundo partido de la serie pudimos ver más de lo mismo, de nuevo un absoluto dominio de Warriors que se llevó el partido por 113 a 132. En este encuentro además de otra actuación pletórica de Kevin Durant (33 puntos) y Stephen Curry (32 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias), jugadores como Draymond Green (12 puntos) y Klay Thompson (22 puntos) tuvieron un papel decisivo. En cambio, Cleveland Cavaliers seguía sin encontrar el camino aunque Kevin Love cogió un mejor ritmo en este segundo partido terminando con 27 puntos.

Tercer y cuarto partido

El juego de Cleveland mejoró con su vuelta al The Q. La serie iba a Cleveland y los Cavaliers querían aprovecharlo. En el tercer partido estuvieron a punto de conseguir el 2-1 pero de nuevo el potencial ofensivo de Golden State se impuso. A falta de 3 minutos para el final del encuentro Warriors consiguió un parcial de 11-0 que les daría la remontada y la victoria en el tercer partido de las finales. De nuevo Kevin Durant y Stephen Curry lideraron la nave de los de Oakland. En cambio, los Cavaliers tenían que tirar esta vez de su mejor versión, que no serviría para llevarse la victoria. Lebron James y Kyrie Irving se hartaron de minutos y puntos en el tercer partido, pero como decíamos, la ofensiva de Warriors fue superior una vez más.

Con el 3-0 parecía todo dicho y mucha gente daba por muerta a Cleveland, pero Lebron James no había dicho su última palabra. El cuarto partido sirvió de reivindicación para Cleveland Cavaliers, demostrando su mejor versión desde el triple y avivando los fantasmas de la pasada temporada. Con un 116-137 colocaban el 3-1 y mandaban la serie a Oakland de nuevo. Como era de esperar Cleveland dependió del acierto de Lebron y Kyrie con 31 y 40 puntos respectivamente. Aunque cabe destacar la actuación de Love (23 puntos) y JR (15 puntos) que parecían despertar en estas finales.

Quinto partido

Kevin Durant como MVP de las Finales. Fuente: www.basket4us.com

Y llegó el quinto y definitivo partido de las finales. Con un comienzo muy igualado Cleveland intentó estar por delante en todo momento pero en el segundo cuarto despertó la bestia de Oakland y anuló todas las opciones de Cavaliers. A pesar de actuaciones como la de Lebron James, con 41 puntos y 13 rebotes o Irving con 25 puntos, además de la mejor versión de JR con 25 puntos y 7 de 8 en triples, Cavs no pudo hacer nada contra la ofensiva de Golden. El mejor partido en cuanto a anotación de Kevin Durant, con 39 puntos y sobre todo un Andre Iguodala que fue vital en el encuentro para dar un soplo de aire fresco al equipo que haría imposible la victoria de Cleveland. El partido acabó con un 120-129 para Golden, consiguiendo así su quinto anillo de la NBA.


En estas finales hay que destacar la actuación de varios jugadores. En primer lugar, un Kevin Durant más dominador que nunca llevando a Warriors a placer a la victoria y a conseguir el MVP de las finales. Stephen Curry con un papel un poco más secundario pero aportando como siempre y haciendo maravillas desde la línea de 3 puntos. La faceta defensiva de Klay Thompson, que se encargó de secar a Kyrie Irving en los dos primeros encuentros, para que Cleveland perdiera un factor importante en ataque. Lebron James que tiró de su equipo pero se quedó muy solo, y que no cabe la menor duda de que aunque haya perdido esta final sigue siendo el mejor jugador en activo de la NBA. Y por último, Kyrie Irving que demostró ser uno de los mejores jugadores ofensivos de esta liga.

Queda claro que ahora mismo no hay equipo que se compare a Golden State y a su quinteto mágico. Pero también hay que dar la enhorabuena a unos Cleveland Cavaliers, que han hecho todo lo que estuvo en su mano, pero sobre todo a Lebron James, uno de los mejores de todos los tiempos pero que se vio superado por un equipo que podría ser probablemente el mejor de la historia de la NBA. 

Deja un comentario