El laboratorio La pizarra

Europa, ¿sueño convertido en pesadilla?

Si algo caracteriza un sueño sus dos rasgos más presentes en cada uno de ellos son la dificultad (algunos llegan a lo utópico) y la exclusividad, pues muchos pueden compartir uno, pero pocos lo lograrán. En la mayoría de competiciones deportivas, los sueños tienen siempre un denominador común. Ganar la competición europea, realizar un campeonato continental notable o tan solo llegar a participar en él, sea cuál sea el objetivo de cada club o equipo, todos ellos tienen Europa como escenario. En el baloncesto, tras el sueño utópico de disputar o triunfar en mejor liga del mundo, la NBA; los equipos del viejo continente centran sus esfuerzos en una buena actuación europea.

12 de los últimos 17 participantes de la Liga Endesa (ACB), participarán en la próxima temporada en alguna competición europea. Cinco de ellos lo harán en la Euroleague, la más importante de ellas. Real Madrid, Barcelona Lassa, Baskonia, Valencia Basket y Unicaja serán los representantes españoles en dicha competición. En la Eurocup nos representarán Gran Canaria, Reta Bilbao Basket y Morabanc Andorra. En la Basketball Champions League, el Iberostar Tenerife, UCAM Murcia, Movistar Estudiantes y Divina Seguros Joventut serán los representantes de la Liga Endesa que participarán en esta peculiar competición europea.

De un modo diferente al resto de deportes, en el baloncesto europeo se accede a las competiciones europeas, por norma general, mediante Licencias e invitaciones. Este hecho, sumado al conflicto que existe entre FIBA y la organización que se encarga de la Euroliga y la Eurocup, provoca que el mérito deportivo tenga poca importancia a la hora de conseguir ser integrante de alguna de las competiciones europeas.

Consecuencias de la actual situación

Que el equipo que queda décimo segundo de un total de diecisiete puestos en la clasificación, tenga acceso a una competición europea plantea más dudas que beneficios. Que la clasificación en la competición doméstica no tenga importancia en cuanto al destino de cada equipo en su futuro europeo, acrecenta el recelo al actual sistema.

Un club como (por ejemplo) Movistar Estudiantes, al que su estrella se ha marchado a la liga china, ¿tiene potencial y plantilla como para hacer frente a tres competiciones? Lo dudo. Si al Real Madrid, con tal diferencia de presupuestos se le ha hecho calamitoso el final de temporada debido al cansancio, ¿cómo lo afrontará un equipo tan inferior a los blancos?

Divina Seguros gana por dos puntos al Valencia Basket en un apretado encuentro. Fuente: www.piratasdelbasket.com

¿No es un excelso premio la competición europea para equipos que tienen como meta en septiembre no descender a LEB ORO? Sí, demasiado premio para equipos que en el mejor de los casos han hecho una competición nacional decente, suficiente o en algunos casos mala (convertida en buena por actuaciones peores de los rivales). ¿A caso ganar tan solo dos partidos más que uno de los dos equipos descendidos es suficiente mérito para jugar contra equipos europeos? Un equipo como el Divina Seguros Joventut, hubiese estado metido en la pelea por el descenso hasta la última jornada si no hubiesen estado iluminados aquel 19 de noviembre frente al Valencia Basket (86-84) o si no hubiesen ganado al UCAM Murcia por el mismo resultado que a los valencianos. No digo que el Divina Seguros Joventut mereciese acabar en LEB ORO, pero si defiendo que un equipo que sufre tanto para mantener la categoría no debe ir a una competición europea, porque del contrario, el primer damnificado será el propio club, ojalá me equivoque.

¿A que nos conduce todo esto?

Espero que mi anterior equivocación sea doble, y en este sentido por el bien del baloncesto en general y del baloncesto “pequeño” en particular. Toda esta situación en la que cada día hay más equipos en competiciones europeas solo me hace preveer un final, final agónico para las competiciones nacionales y en su deriva, para los aficionados de aquellos equipos que son los que mantienen la esencia del deporte. Todo parece que nos encauza hacia la formación de “superligas europeas”. Tal vez, lleguen más tarde o más temprano, no sabemos si participarán los “grandes” de cada país en una única superliga europea o si se establecerán ligas europeas de distintas categorías, como parece el actual sistema. Lo que parece inevitable es la llegada de estas competiciones. Esperemos que ello no conlleve a la desaparición de las ligas domésticas. 

Los aficionados serían las principales víctimas, como suele ser en estos años de evolución a la modernidad en el deporte, vaya. ¿Cómo equiparán la esencia que se puede vivir en un Movistar Estudiantes – Real Madrid en un partido de la superliga europea en el que uno de los dos citados anteriormente se enfrentaría a un equipo lituano? ¿Los aficionados españoles se tendrían que conformar con los partidos como locales mientras su equipo hace kilómetros y kilómetros por el viejo continente sin apenas gente que pueda seguirles semana sí semana no?

Los cuatro equipos que disputarán la Supercopa Endesa Gran Canaria 2017. Fuente: www.eldesmarquevalencia.com

Dudo que la gran mayoría de los clubes españoles que afrontarán tres competiciones (cuatro de ellos disputarán también la Supercopa de España) durante la siguiente temporada, puedan hacerlo de modo asequible. Dudo que salvo tres o cuatro de la Euroleague, creo que como máximo uno de los nuestros haga un papel desdeñable en Eurocup y tal vez dos de los cuatro que van a la Basketball Champions League tengan una atuación destacable pero recordemos que es una competición muy inferior. En lo deportivo en el ámbito continental no parece que les aporte mucho esta situación salvo a los grandes. El rendimiento en la Liga Endesa puede verse seriamente afectado y que alguno se complique su permanencia seriamente.

Estoy a favor del éxito de los “pequeños”. Ojalá un Morabanc Andorra, Reta Bilbao Basket, Gran Canaria o el UCAM Murcia pudieran triunfar en el continente, pero triunfar de verdad, entre los más grandes de Europa como CSKA de Moscú, Fenerbahce u Olympiakos. Eso sí, que lo hicieran tras una gran revelación en la liga nacional primero, y no tras alguna actuación decente e incluso pobre como ocurre en algunos equipos que viajarán por Europa el año que viene.

Deja un comentario