Lejos del foco

Lejos del Foco | Mikel Landa

No suele ser fácil hacerse camino en el mundo del deporte para que los focos se centren en ti, situación que se agrava aún más si la disciplina que practicas es el ciclismo. La homogeneidad del fútbol aparta de los principales focos a grandes deportistas como Mikel Landa. Por desgracia, en la actualidad, es más importante los goles que se marquen en cualquier partido al duro trabajo que lleva detrás una victoria de etapa en una vuelta de tres semanas.

En ciclismo, muy pocos son los que cuentan con la importancia que se merecen. La calidad mostrada por Mikel Landa es de sobra conocida, pero no tiene la repercusión necesaria para ser un ciclista que ha logrado tres victorias de etapa en el Giro de Italia y una en la Vuelta a España.

Euskaltel-Euskadi, sus primeros pasos en el World Tour

Al igual que la mayoría de los jóvenes ciclistas vascos, Mikel Landa consiguió dar el salto a la máxima categoría del ciclismo de la mano del Euskaltel- Euskadi. Desde el primer momento destacó y consiguió su primer triunfo como profesional en la Vuelta a Burgos en el año 2011. Su carácter de escalador le hacía ser uno de los hombres importantes del equipo español, aunque no volvió a alzar los brazos bajo los colores del Euskaltel. A pesar de ello, su juventud hacía necesario que comenzara a entrar en contacto con las vueltas de tres semanas, por lo que durante los años 2012 y 2013 fue un fijo en el ‘nueve’ para la Vuelta a España. Por desgracia, el año 2013 estuvo marcado por la desaparición del Euskaltel-Euskadi, hecho que suponía un duro palo para el ciclismo español y que hacía que todos sus ciclistas tuvieran que volar solos en otros equipos.

Astana le abrió las puertas

Mikel Landa celebra uno de su triunfos en el Giro 2015 | Fuente: Giro de Italia

Después de toda una vida en España, las dificultades, en las que todavía se encuentra el ciclismo español, hizo que Mikel Landa tuviera que buscarse la vida fuera de nuestras fronteras. El equipo kazajo Astana, que se encontraba en busca de talento joven, vio en el alavés un futuro fuera de serie y le brindó la oportunidad de seguir creciendo como ciclista. Adaptarse a un nuevo equipo no suele ser fácil, pero volvió a ser de partida en la Vuelta a España 2014 y debutó en una carrera que se convertiría en su gran obsesión, el Giro de Italia. Además, tras dos años de sequía consiguió su segundo triunfo como profesional en el Giro del Trentino.

La explosión de Mikel Landa fue definitiva en el año 2015. Por primera vez se mostró la calidad que llevaba dentro y fue acompañado de grandes resultados. Su segunda participación en el Giro de Italia le encumbró como uno de los ciclistas con mayor progresión dentro del pelotón internacional. Dos etapas de manera consecutiva y un tercer puesto en la general final le avalaban. A pesar de ello, las relaciones con el Astana comenzaron a deteriorarse, pues durante gran parte del Giro tuvo muchas más fuerzas que su compañero Fabio Aru, pero le cortaron las alas para ayudarle. Alberto Contador se mostró muy firme durante toda la carrera, pero nunca podremos saber si hubiera sucumbido ante el potencial de Mikel Landa si el equipo le hubiera otorgado la libertad y la importancia que se merecía.

En la Vuelta a España de ese mismo año volvieron a coincidir los dos como los líderes del Astana, pero en todo momento Landa se mantuvo al margen de la general y realizó un ciclismo de cazaetapas yendo más en solitario. Finalmente, la jugada le salió a la perfección y consiguió el triunfo en la etapa reina de la ronda española. El trato recibido durante el Giro hizo pensar a Mikel Landa y decidió buscar nuevos equipos que le ofrecieran lo que él deseaba, ser el líder indiscutible en la dura carrera italiana.

Luces y sombras en el Team Sky

Mikel Landa comenzó una nueva etapa en busca de objetivos en el Sky | Fuente: Sky Sports

A priori, el paso de Mikel Landa al Sky se debía a la oportunidad de liderazgo que el equipo británico le otorgaba en el Giro. El pasado año contó con la total confianza del equipo y parecía ser uno de los grandes favoritos a llevarse el triunfo final, especialmente por la mejoría que había mostrado el alavés en la lucha contra el crono. Sin duda, la mala suerte se cebó con él, pues tras la primera semana y haber terminado la contrarreloj con muy sensaciones, una enfermedad en el estómago le obligó a abandonar en el día de descanso. Esta situación hacía pensar que Landa se prepararía a conciencia la Vuelta, pero el gran objetivo del equipo es el Tour de Francia y no podían dejar fuera del ‘nueve’ a un ciclista con la capacidad de Mikel Landa, convirtiéndose en su debut en la ‘Grande Boucle’.

Este año parece que las cosas han comenzado algo torcidas entre Mikel Landa y el Sky. Volvió a ser de partida en el Giro de Italia, pero compartió liderazgo con Geraint Thomas. Por desgracia, una moto les apartó a los dos de poder luchar por una general que terminó ganando Tom Dumoulin. A pesar de ello, Mikel Landa supo rehacerse y se transformó en un ciclista atacador para acabar llevándose una etapa y el maillot de la montaña. De nuevo, Mikel Landa quería disputar la Vuelta a España, pero Chris Froome sabe que es un hombre muy importante de cara a la montaña y un gregario de lujo.

Aunque le han dado la confianza que él exigía en el Giro de Italia, su liderazgo compartido este año, más la casi obligación de disputar el Tour de Francia pueden hacerle cambiar de aires el próximo año. En Sky le han dado la importancia que se merece, pero Mikel Landa tiene una obsesión en la cabeza, vestirse de rosa,  y todavía no ha encontrado el equipo que se adapte 100%. Un fichaje por Movistar Team o una posible vuelta a Astana parecen sus opciones más viables.

One comment

Deja un comentario