El laboratorio Pedalier

Tour de Francia 2017: los Alpes y Marsella serán los jueces finales

El Tour de Francia se encuentra al rojo vivo y la tercera semana estará cargada de emoción y espectáculo para saber quién subirá al escalón más alto en el podio de París el próximo domingo. Hasta seis ciclistas se encuentran situados a menos de un minuto y medio en la clasificación general y la dureza de esta tercera semana más el desgaste de los días anteriores serán claves. Aunque no se ha mostrado como el gran dominador de otros años en la montaña, Chris Froome (Team Sky) es consciente de la gran ventaja que tiene en la contrarreloj del sábado en Marsella con respecto al resto de sus rivales. Miércoles, con el encadenado de la Croix de Fer y Galibier, y jueves, con la dura subida final al Izoard, serán las jornadas que marcarán la importancia de la crono final.

Etapa 16 Le Puy en Velay-Romans Sur Isère (165 km): Martes 18 de julio

Las fugas no están teniendo el protagonismo que otros años han tenido en el Tour de Francia y la decimosexta etapa será una gran oportunidad para los hombres cazaetapas. Con la mirada puesta en los Alpes, la carrera comenzará a abandonar el Macizo Central, aunque esta cadena montañosa dejará su seña de identidad en la etapa con un inicio de gran dificultad y muy escarpado en los que la fuga podrá conseguir ventaja. Los kilómetros finales no serán del todo llanos, por lo que el desgaste podría pasar factura a los hombres que se jueguen la victoria de etapa. En principio, será una jornada de relativa tranquilidad para los ciclistas de la general y de preparación para los dos días siguientes.

Etapa 17 Le Mure-Sierre Chevalier (183 km): Miércoles 19 de julio

Jornada de altísima montaña y resistencia. 183 kilómetros en los que los ciclistas deberán hacer frente a cuatro puertos de montaña, entre ellos dos fuera de categoría. Sin duda, será una de las jornadas más importantes de este Tour de Francia con las subidas a la Croix de Fer (24 km al 5,9%) y el Galibier (16,7 km al 6,8%), dos míticos colosos de los Alpes. Además, el Galibier se subirá con tan solo cinco kilómetros de descenso tras afrontar el Col du Télégraphe (11,9 km al 7,1%). Las escasas diferencias entre los hombres de la general y el rápido descenso final podría hacer que todo se jugara en el último puerto, pero equipos como AG2R o un valiente Alberto Contador podrían poner la carrera patas arriba.

Etapa 18 Briançon-Izoard (179,5 km): Jueves 20 de julio

De nuevo, la decimoctava etapa jugará un papel especial en la carrera, pues será la última etapa en la que los escaladores, Aru y Bardet, podrán poner en dificultades a Froome para conseguir una diferencia suficiente para poder defenderse en la contrarreloj. Tras unos largos primeros kilómetros en los que el terreno será un constante sube y baja, los 100 últimos estarán marcados por el duro encadenado del Col de Vars (9,3 km al 7,5% ) y el Col d’Izoard (14,1 km al 7,3%).

El perfil de la etapa no deja lugar a la duda y será en la durísima ascensión final en la los hombres de la clasificación general comiencen a dejar sus primeros ataques. La dureza y la velocidad de este Tour de Francia podría pasar factura a más de uno y el Izoard es un puerto con la entidad como para que las diferencias fueran auténticas minutadas. Será una jornada en la que los equipos de los líderes marcarán las diferencias y en este sentido el conjunto Sky asusta.

Etapa 19 Embrun-Salon de Provence (222,5 km): Viernes 21 de julio

Tras dos jornadas de auténtica tortura y a dos días de llegar a París, los ciclistas deberán afrontar la etapa más larga de este Tour de Francia, 222,5 kilómetros entre Embrun y Salon-De-Provence. Aunque puede parecer una jornada marcada por los hombres rápidos, el constante terreno rompe piernas y el desgaste de 19 días de competición podrían dejar una oportunidad a los hombres de la fuga. Por lo que respecta a la general, más que posible etapa de transición con la cabeza puesta en la decisiva contrarreloj del día siguiente.

Etapa 20 Marseille-Marseille (22,5 km): Sábado 22 de julio

Marsella será la gran protagonista en la vigésima etapa del Tour de Francia. A pesar de no ser una contrarreloj con mucho kilometraje, Chris Froome es el gran favorito por delante de Fabio Aru y Romain Bardet, que sufren en este disciplina. La subida a Notre-Dame de la Garde no será suficiente para que los escaladores puedan defenderse, pues es una contrarreloj en la que la potencia será clave. Aunque será igual de importante de cara a la carrera, el grado de esa importancia estará claramente condicionado a los dos etapones de alta montaña en los Alpes. Tras esta etapa, todas las posiciones del podio estarán confeccionadas y París aguardará para encumbrar al ganador.

Etapa 21 Montgeron-París Champs Élysées (103 km): Domingo 23 de julio

Tras muchas etapas en las que los sprinters han sufrido la dureza de la carrera, París volverá a ser un alivio para ellos y gozarán de una nueva oportunidad de poder luchar por el triunfo de etapa. Marcel Kittel está siendo el gran dominador de las llegadas masivas y tratará de conseguir la que sería su sexta victoria en este Tour de Francia. El alemán tendrá la oposición de rivales como Greipel, Groenewegen, Bohuanni… que buscarán poner su nombre en la mítica llegada a los Campos Elíseos.

En definitiva, nos espera una tercera semana en la que las opciones de ganar el Tour de Francia siguen en todo lo alto para seis corredores y, a diferencia de otros años, la superioridad de Chris Froome no está siendo la misma. Fabio Aru y Romain Bardet han dado un paso hacia delante, Rigoberto Urán se está mostrando muy fiable en carrera y Dan Martin no cesará en busca de una posición en el podio. Mikel Landa, sexto clasificado, lo tendrá más complicado por su rol en el equipo Sky, pero lo que está seguro es que disfrutaremos con un Tour de Francia en el que la igualdad está siendo su seña de identidad.

Deja un comentario