El laboratorio Pit lane

Fórmula 1: Vettel y Hamilton se confirman como favoritos al título

El espectáculo había sido la seña de identidad de la Fórmula 1 durante toda su historia, pero en los últimos años esta situación se había visto mermada por la superioridad de dos grandes escuderías, Red Bull (2010-2013) y Mercedes (2014-2016). Con la mayor parte del trabajo dentro del box, la habilidad de los pilotos ha pasado a un segundo plano. Los pilotos continúan siendo super clase, pero las diferencias entre los equipos se han distanciado aún más si cabe.

Aunque en cierto modo esta situación no ha mejorado, durante la temporada 2017 la Fórmula 1 ha encontrado un nuevo aliciente y es el salto de calidad que ha dado Ferrari. Tras diez años sin conseguir el campeonato del mundo, la escudería italiana ha puesto toda la carne en el asador y le está rompiendo los esquemas a ‘Toto’ Wolf, manager general de Mercedes. Tras once grandes premios y cuatro meses de competición, la escudería de Manarello cierra la primera parte de la temporada con Sebastian Vettel como líder del Mundial y con la esperanza de poder defender el liderato en las próximas nueve carreras.

Mercedes ya no es el gran dominador

Sin ninguna duda la escudería alemana continúa siendo una de las más importantes dentro de la parrilla de la Fórmula 1, pero este año no han dado con la tecla que les hacía aplastar a sus rivales las tres últimas temporadas. A pesar de ello, el equipo ha logrado un total de seis victorias de las once carreras que se han disputado y Hamilton y Bottas se mantienen segundo y tercero, respectivamente, en el campeonato. Los circuitos en los que la potencia de motor eran la clave, como Cataluña, Austria, Canadá o Gran Bretaña, Mercedes no ha tenido rival, pero aquellos en los que la carga aerodinámica tenía un mayor peso ha sido cuando más han sufrido.

Ferrari ha acortado las distancias con Mercedes | Fotografía: Fórmula 1

Aunque sus “problemas” con la aerodinámica siempre estuvieron presentes no ha sido hasta este año cuando han notado la diferencia y Ferrari es el gran culpable. Mercedes conseguía contrarrestar esta situación con una potencia de motor que pasaba por encima de todos sus rivales, pero durante el invierno en Manarello han hecho bien los deberes y presentaron un monoplaza con el que definitivamente se encuentran en plena lucha por el título mundial.

Con Sebastian Vettel a la cabeza, la escudería italiana se ha alzado con cuatro victorias, todas ellas del piloto alemán. Además, el cuatro veces campeón del mundo ha sido el más regular de todos sumando hasta un total de ocho podios. Valteri Bottas no se encuentra muy alejado en el mundial, pero la primera parte de la temporada ha dejado dos claros favoritos al título: Sebastian Vettel y Lewis Hamilton.

Sólo Ricciardo pudo con la hegemonía de Ferrari y Mercedes

Ricciardo ha sido el único vencedor que no sea de Mercedes o Ferrari | Fotografía: Fórmula 1

Después de las dos grandes escuderías, las distancias son mucho menores entre el resto de equipos, por lo que la igualdad es la tónica dominante. Red Bull y Force India son los que mejor se han desenvuelto en esta homogeneidad y se sitúan tercero y cuarto, respectivamente, en el Mundial de constructores.. Las sorpresas son cada vez menos frecuentes en la Fórmula 1 y durante once carreras tan solo Daniel Ricciardo ha podido evitar que un Ferrari o un Mercedes se suba a los más alto del podio (Vettel y Hamilton 4 y Bottas 2).

El piloto australiano es el cuarto clasificado en el mundial y aunque tuvo un comienzo algo complicado finalmente supo rehacerse y ha sumado tres terceros puesto y la victoria en el GP de Azerbaiyán. Por su parte, Max Verstappen, su compañero de equipo, no está atravesando por su mejor temporada. Durante todo el año está siendo muy irregular y no ha conseguido acabar en cinco ocasiones, una situación que está mermando a Red Bull.

McLaren no carbura aunque da síntomas de mejora

La escudería británica espera mejorar para lo que resta de temporada | Fotografía: McLaren-Honda

Si existe una palabra para describir la temporada de McLaren-Honda esa es desolación. La escudería de Woking ha sufrido durante todo el año con la fiabilidad de sus motores, hecho que hay que sumar a la falta de potencia. Sólo han conseguido sumar once puntos, diez de los cuáles son de Fernando Alonso, en once carreras y en hasta cuatro grandes premios ninguno de sus monoplazas fue capaz de cruzar la línea de meta. A pesar de ello, existe una pequeña esperanza y es que el equipo británico llegó al parón estival con buenas sensaciones tras la sexta posición de Alonso y la décima de Vaandorme en Hungría. Son conscientes de que el circuito de Hungaroring es especial y se adapta a sus características y, por tanto, la alegría es controlada, pero sin duda es un pequeño ánimo de cara a la segunda parte de la temporada.

Puede que estemos ante uno de los campeonatos más entretenidos de los últimos años y las nueve carreras restantes serán una final para todos y cada de los pilotos y equipos. Mercedes y Ferrari se jugarán el título con Vettel y Hamilton y la lucha será mucho más espectacular que en años anteriores. Además, la segunda fila buscará poder dar ese pasito más que les permita meterse en la batalla real por las victorias y ser mas asiduos en el podio. En definitiva, deberemos estar muy atentos hasta final de temporada pues todavía quedan muchos frentes por cerrar y se avecina una segunda parte de campaña cargada de emoción.

One comment

Deja un comentario