Tribuna

Mercado de fichajes: la locura de los precios

Llevamos tres meses escuchando, viendo o leyendo la palabra ‘millones’ en todos los medios deportivos. Hemos llegado a un punto en el que nos hemos acostumbrado a que se pongan sobre la mesa cifras escandalosas. Pero el colmo de los colmos ha llegado en este mercado de fichajes cuando se han batido todos los récords con montantes que son muy difíciles hasta de imaginar. En gran medida esta situación, que ya venía avisando durante los últimos años, la ha dinamitado el París Saint Germain con el fichaje más mediático de los últimos tiempos, Neymar JR.

El pasado año la mayoría quedó escandalizada con los 105 millones de euros que dejó Paul Pogba en las arcas de la Juventus de Turín para recalar en las filas del Manchester United. Desde la llegada de Cristiano Ronaldo, y posteriormente de Gareth Bale, al Real Madrid nadie había sido capaz de superar unas cifra que parecían inalcanzable, pero en tan solo dos temporadas hasta cuatro operaciones (Pogba, Neymar, Dembélé y M’Bappé) las han superados con creces.

La defensa, un quebradero de cabeza para el Manchester City

Mendy, uno de los fichajes estrella del conjunto de Pep Guardiola. | Fotografía: Manchester City

Aunque los fichajes más sonados suelen ser los jugadores de ataque, en los últimos años el ‘caché’ de los defensas ha subido considerablemente y en la actualidad ya se pagan precios que hace unos años parecerían una utopía. El Manchester City, uno de los equipos de los ‘petrodólares’ no han escatimado para reforzar su zona defensiva y en las tres últimas temporadas han batido el récord del defensa más caro en hasta cuatro ocasiones. Abrió la veda Eliquiam Mangala, que fichó por los ‘citizens’ procedente del Oporto a cambio de 53,8 millones. Sin duda, Mangala es uno de los grandes perjudicados por los precios desorbitados y desde entonces no ha conseguido rendir al nivel que se esperaba debido a la presión.

Un caso similar, aunque sin perder nunca la confianza de Guardiola, fue John Stones. El central inglés recaló en las filas del City por 55,6 millones. Finalmente, en este periodo estival de nuevo el Manchester City ha arrasado y se ha superado en dos ocasiones su propio récord. El primero en llegar fue Kyle Walker. El lateral inglés, ex del Tottenham, quería ir a un equipo competitivo y el presidente del City no puso impedimento en que llegara a pesar de tener que desembolsar 57 millones de euros por él. Sin tiempo para asimilar la cifra, el conjunto de Pep Guardiola volvió a dar un golpe sobre la mesa y abonó la misma cifra que por Walker más medio millón por otro lateral, esta vez Benjamin Mendy del AS Mónaco.

El PSG reventó la bolsa

El brasileño es el fichaje más caro de la historia. | Fotografía: PSG

Neymar sí, Neymar no, era la única cuestión que se hizo durante gran parte del verano. Al final, el delantero brasileño decidió abandonar las filas del FC Barcelona para recalar en el PSG. El conjunto blaugrana se negó en banda a negociar con el club parisino, pero en ningún momento le tembló el pulso a Nasser Al-Khelaïfi para pagar la cláusula de ¡222 millones! en el instante que Neymar diera el sí. El siempre temido ‘flair play’ financiero sufría un duro golpe, pues nada podía hacer para evitar la escandalosa operación que superaba todos los récords jamás vistos. Lejos de conformarse, al París Saint Germain no le bastaba con Neymar y sobre la bocina anunció la llegada de la joven estrella francesa y pretendido por media Europa, Kylian M’Bappé. La operación podría haber dejado en serias dificultades económicas al PSG, pero para burlarse del ‘Fair Play’ financiero M’Bappé jugará un año cedido y en 2018 abonarán los ¡180 millones de Euros! al Mónaco.

Si las cifras ya conocidas nos dejan con la boca abierta, el caso de Ousmane Dembélé no se queda atrás. Siempre estuvo pretendido por el FC Barcelona, pero la gestión de la pérdida de Neymar por parte de la directiva ‘culé’ no fue la mejor y no cerraron el posible relevo del brasileño. Esto provocó que los equipos supieran la cantidad de la que disponía el Barça y no aceptaron cualquier oferta. El Borussia Dortmund, ante la clara decisión de Dembélé de abandonar sus filas, se vio obligado a venderlo, aunque por 105 millones (+45 en variables). El caso se agrava aún más cuando hace tan solo un año el jugador de 20 años de edad salió del Stade Rennes por 15 millones de euros. Una clara revalorización propia de la locura del mercado actual.

Dembélé era el hombre que ansiaban los blaugranas. | Fotografía: FC Barcelona

‘Gangas’ inexplicables en esta situación

Dentro de toda esta locura de precios existen un grupo de jugadores de gran calidad, como Sandro, Roque Mesa o Ignacio Camacho, que durante este mercado de verano han salido de sus equipos rumbo a otros por precios razonables, pero que inexplicablemente no han recalado en grandes equipos de Europa. Quizás el más sorprendente es Matuidi, pues el FC Barcelona buscaba como loco un jugador del centro del campo que fuera un portento físico. La dirección técnica apostó por Paulinho (40 millones) y en ningún momento entró en los planes un jugador como Blaise Matuidi, que buscaba una salida del PSG y fue la Juventus de Turín quién se ofreció. Finalmente, el medio centro francés aterrizó en la ‘Vecchia Signora’ por 20 millones de euros.

Lo que está claro es que el fútbol está tomando un camino en el que solo los grandes presupuestos podrán optar a los grandes títulos y hazañas maravillosas como la del Leicester City cada vez serán más complicadas. Uno de los aspectos positivos que puede traer esta situación es la formación de jugadores jóvenes, pues sin ninguna duda la cantera, que ya era importante para algunos clubes, comenzará a ser esencial para la gran mayoría de los equipos. Más cantera y menos chequera cambiará de ser un orgullo para los aficionados a una obligación si la coyuntura futbolística actual no cambia.

Deja un comentario