El laboratorio La pizarra

Supercopa Endesa | Valencia Basket empieza como acabó

El pasado fin de semana se celebró la Supercopa Endesa en Gran Canaria. Esta competición mezcla las ansias que tienen los hinchas por volver a ver a su equipo competir con el sentimiento resacoso producto de la proximidad del Eurobasket que finalizó hace dos semanas. Aunque en este aspecto es a la inversa, los jugadores que participaron en el europeo llegan mejor físicamente que los que han hecho pretemporada con sus respectivos equipos. Este año la sede era Gran Canaria debido al campeón de la edición anterior, el Herbalife Gran Canaria. El equipo local brindó una gran final pero no pudo conseguir el hito. Ganar siendo anfitrión, hasta ahora, ningún equipo lo ha conseguido.

Primera semifinal: Valencia Basket – Unicaja 

El campeón de la Liga Endesa estrenaba nuevas caras en su plantilla, así pues debutó Txus Vidorreta como entrenador taronja en competición oficial y lo hizo con tres debutantes en el quinteto inicial: Erick Green, Aaron Doornekamp y Tibor Pleiss; a los que acompañaron San Emeterio y Guillem Vives, buques insignia del club. Hacía lo propio Joan Plaza colocando en su quinteto titular a Ray McCallum y Giorgi Shermadini, en compañía de Jeff Brooks, Dani Díez y Nemanja Nedovic.

El primer cuarto fue una continuación del último partido de la liga que ganó el Valencia Basket. Los de Vidorreta mostraron una buena defensa, obligando a abrir balones exteriores a los penetradores del Unicaja que finalizaban sin acierto, a esto se sumó un buen Tibor Pleiss en la zona y un excelente Green que finalizó el primer cuarto con diez puntos. Los titulares del Unicaja estaban poco acertados y un ejemplo fue las cinco pérdidas. Con la segunda unidad, los malagueños fueron más rocosos en defensa pero se echaba en falta anotación. 31-18 fue el resultado de los primeros diez minutos.

San Emeterio ante la gran defensa de Alberto Díaz en la primera semifinal de la Supercopa Endesa. Fuente: www.cadenaser.com

 

En el segundo cuarto empezó con la batalla anotadora entre Erick Green y Sasu Salin. Digna fue también la batalla que se vivió en la zona con James Agustine y Bojan Dubljevic. Con el retorno de los titulares en el Unicaja se hizo notable la falta de circulación del juego. Los malagueños estuvieron intermitentes; con un McCallum que quería demostrar pero se le veía incómodo. El dominio del rebote hizo que la distancia no fuese mayor. 50-36 fue el resultado al descanso para los valencianos.

El tercer acto fue el de los duetos. Se presenció la gran conexión entre Dubljevic y Green, la cual espera dar grandes alegrías este año a la afición taronja. McCallum transformó su primera canasta y nos regaló grandes jugadas con su pareja de baile, Joan Sastre, ambos ofrecieron un buen duelo. El unicaja logró activarse gracias a la mejor circulación y logró un parcial de 9-0. Doornekamp, que andaba desaparecido hasta el momento cortó la sangría con su primer triple. Entonces apareció un Jeff Brooks estelar que llegó a empatar el partido. Cuando parecía inevitable la remontada, Diot y Pleiss dieron aire al Valencia Basket y Nedovic cerró el cuarto con un triplazo para recortar la distancia a tres puntos. Con 66-63 empezaría el último cuarto.

El cuarto final empezó con una masterclass de Alberto Díaz en defensa que provocó las pérdidas del conjunto taronja. Tanto en un equipo como en otro los primeros ataques no fueron buenos. Green iba desinflandose y McCallum justo lo contrario. En las filas valencianas nadie era capaz de parar a Jeff Brooks y la sombra de la remontada cada vez era más notoria.  Los malagueños llegaron a empatar el partido pero en el momento crucial apareció “San Eme”. A los de Joan Plaza se les apagaron las luces y volvió a aparecer Doornekamp para cerrar el partido. Los de Txus Vidorreta jugarían su cuarta final en el 2017. Conseguían el pleno de finales. 83-78 para los taronja.

Segunda semifinal: Herbalife Gran Canaria – Real Madrid Baloncesto

Pablo Laso ya dijo en la rueda de prensa que no se fiaba de los insulares e hizo bien. El Real Madrid salió con un quinteto formado por Facu Campazzo, Rudy Fernández, Jeff Taylor, Gustavo Ayón y Felipe Reyes. Por su parte, los titulares de Luis Casimiro fueron Albert Oliver, Jerome Seeley, Shaquielle McKissic, Anzejs Pasecniks y Eulis Báez.

Los canarios empezaron muy fuerte con los tiros de triple, 3/3 en sus primeros lanzamientos desde más allá de la línea.  Los blancos buscaban a Ayón llegando a abusar del mexicano, que estaba muy fino y en los primero minutos lograba contener a su equipo en la lucha por el partido. Mientras la defensa del Real Madrid era muy blanda, la de los canarios era muy buena. Aunque los de Laso reaccionaron con la entrada de un Thompkins, siguieron demasiado estáticos en ataque y los triples junto a la defensa de los canarios fueron determinantes. 24-17 para el Herbalife Gran Canaria en el primer cuarto.

En el segundo cuarto reinó la poca anotación. El Real Madrid bajó al barro en tareas defensivas, a ello le sumó un mayor ritmo en ataque y con la 2ª unidad recortó distancias. Entonces salió la figura de Oriol Paulí, la joven perla que este año busca su reivindicación y así lo demostró con sus dos primeras jugadas que cortaron la remontada blanca. A raíz de la irrupción del catalán empezaron las pérdidas de los blancos;  sin a penas tiro exterior, tenía dificultades para generar espacios. Tan solo once puntos de los blancos en el segundo cuarto. El Gran Canaria demostró una gran defensa pero también le faltó anotación en los minutos finales del segundo cuarto. 37-28 fue el resultado al descanso, favorable a los anfitriones.

El tercer cuarto empezó con un gran Pasecniks y una gran defensa de la zona por parte de los canarios. Esto provocó malas decisiones en los ataques blancos y tiros de tres forzados. La primera canasta blanca llegó pasados los tres minutos de la segunda parte. Mckissics se enchufó con dos grandes jugadas y puso a los suyos a +16, la mayor diferencia en el marcador. Los de Pablo Laso siguieron fallones en las entradas y los triples, Carroll empezaba a desquiciarse. El marcador reflejaba un 39-51 a las puertas del último cuarto.

Balvin machacando ante la mirada de la blanda defensa del Real Madrid en la segunda semifinal de la Supercopa Endesa. Fuente: www.as.com

Tuvimos que esperar al último cuarto para ver los primeros puntos del Real Madrid al contragolpe. El Herbalife Gran Canaria empezó el cuarto con la cabeza fría y sus primeras circulaciones fueron un ejemplo de ello. Los de Pablo Laso se aferraban a un Ayón que parecía empeñado en aguantar a su equipo hasta el final. Entonces apareció la nueva dupla canaria, Oriol y Fisher, fichado tras su paso por la NCAA. El pívot estadounidense logró ocho puntos seguidos y daba un amplio colchón a los anfitriones. Los canarios respiraban tranquilos hasta Thompkins transformó dos triples consecutivos, fue entonces cuando entraron las dudas a los locales y realizaron algún triple forzado. Finalmente ganarian por 64-73 con unos buenos minutos del base de los canarios, Gal Mekel y disputarían su segunda final de Supercopa en las dos últimas ediciones.

La final, vigente campeón de liga contra el vigente campeón de Supercopa

A la final llegaron los equipos que más habían dominado sus respectivas semifinales. Aunque tuvieron momentos difíciles supieron responder bien y se hicieron con un puesto en el partido deciviso.

Txus Vidorreta cambió su quinteto titular y salió con Will Thomas en el puesto de cuatro en detrimento de Doornekamp y optó por Joan Sastre como alero titular dejando a San Emeterio en la segunda unidad. Por el contrario Luis Casimiro tan solo hizo un cambio; Albert Oliver dejaba su titularidad a Gal Mekel, el base israelí que tan buenas semis completó.

El primer cuarto se caracterizó por la defensa. Ambos equipos hacen de las tareas defensivas un arma y en la final no fue menos. A pesar de las buenas circulaciones de balón, el ritmo anotador fue mucho menor que en las semifinales. Mucho tuvo que ver que Erick Green empezará algo descafeinado y que el acierto del Herbalife Gran Canaria desde el triple no fuera tan bueno como el día anterior. La gente del banquillo tuvo su protagonismo al final del primer cuarto; Balvin y Oriol activaron a los canarios y pronto tuvieron respuesta de San Eme, él solo creó un parcial de 6-0 para los suyos para empatar el primer cuarto a 13.

El segundo cuarto siguió con la inercia anotadora de los taronja, que pese a realizar algunos tiros forzados tuvieron un parcial de 2-9. Oriol que venía de tener una buena actuación en semis, paró la sangría con un gran triple. La sombra hasta el momento era para Green, que tuvo que esperar a falta de un minuto y diecisiete segundos para el descanso para transformar su primera canasta. El Valencia Basket pasaba por una sequí anotadora que les llevó a perder la calma. Mientras tanto, los canarios abrian ventaja con un gran Oliver, unos pívots enchufados, en especial Pablo Aguilar y unas buenas defensas. 32-23 fue el resultado al descanso, favorable a los anfitriones.

En el tercer cuarto, cambió el guión del partido y principalmente hay un culpable. Los de Vidorreta impusieron un mayor ritmo en ataque y estuvieron más acertados desde la línea de tres, pero fue San Emeterio quien se tiró el equipo a la espalda, anotando 14 puntos tan solo en el tercer cuarto. Fue gracias al santo que el Valencia logrará un parcial de 14-0 haciendo posible la remontada. En las filas canarias, Pasecniks era todo lo contrario a San Eme y Casimiro no tardó en cambiarlo. Al Gran Canaria le costaba mover el balón y coincidiendo con el descanso de San Emeterio, apareció la figura de Pablo Aguilar para acercar a los suyos en el marcador. Un triple y un canastón del nazarí, bastaron para enchufar al público y completar un parcial de 0-7. Los anfitriones llegaban al último cuarto perdiendo de dos, 48-46. El Valencia Basket conseguía más puntos en el tercer acto (25) que en la primera parte (23).

San Emeterio volvió loca a la defensa canaria con todo tipo de penetraciones y tiros en la final de la Supercopa Endesa. Fuente: www.valenciaplaza.com

En el último cuarto no aparecería San Emeterio, el jugador taronja arrastraba una sobrecarga y optaron por no arriesgar. Erick Green tomó el relevo de su compañero lideró la faceta anotadora del vigente campeón de liga. Buenos minutos del estadounidense que eran bien contestados por  un Ericksson que venía de ganar el concurso de triples unas horas antes de la final. El Valencia Basket movía bien el balón y los pívots del Gran Canaria sostenían a los suyos. Oriol y Sastre nos brindaban un gran duelo que sería la antesala al tiroteo anotador en los últimos minutos entre Green y Erikson, contestando con un triple cada vez que el rival hacía lo propio. Se llegó con el marcador apretado en el último minuto pero los anfitriones no supieron manejar muy bien las últimas posesiones y el Valencia Basket se hacía con el torneo. 4/4 en finales en el 2017 y dos trofeos. El vigente campeón de copa empieza la nueva temporada como acaba. Erick Green fue el MVP del torneo.

Antesala del inicio de liga

La Supercopa disputada en Gran Canaria nos ofreció tres grandes partidos y varios detalles para anotar que pueden ser clave a lo largo del año para los cuatro equipos participantes, todos ellos participaran en competición europea.

En el Unicaja se han reforzado notablemente, al bloque que venían formando se han unido tres importantes piezas como son Ray McCallum que puede/debe aportar muchos puntos; James Agustine que será una pieza importante tanto en la defensa como en el movimiento de balón y Giorgi Shermadini que será el hombre fuerte de la zona del Unicaja. Mezcla de penetradores y hombres abiertos para tirar desde tres que hace interesante ver como funciona el equipo. Todo ello unido a la ya característica defensa del equipo de Joan Plaza.

En el Real Madrid se vió a un Kuzmic excesivamente blando y un Fabien Causeur que mostró levemente sus dotes con la asistencia pero ambos tendrán que ir adaptandose poco a poco. La otra cara de la moneda fue Trey Thompkins que demostró seguir con el buen nivel mostrado en la pretemporada y fue de los mejores de Pablo Laso. El equipo necesitará mejorar, sus pocos puntos al contragolpe son alarmantes, al igual que debería solventar el vacío que deja Sergi Llull en el puesto de base.

El Herbalife volvió a demostrar que los últimos años se están haciendo las cosas muy bien en las islas. Con una base joven, buena defensa y grandes exteriores, es en la zona donde más poderío tiene. Al buen papel que ya ejercían el año pasado los Pablo Aguilar, Pasecniks y Báez se suma la incorporación de Fisher que ya dejó una buena actuación en los dos partidos y un Balvin que puede aportar mucho desde la segunda unidad.

Por su parte, el vigente campeón parece seguir en la misma dinámica que le hizo llegar a todas las finales el curso pasado pese a haber cambiado de entrenador. Erick Green, Doornekamp y Tibor Pleiss dan un salto cualitativo a lo que ya era una gran plantilla. ¿Cuál será su techo en Europa?

 

 

 

One comment

Deja un comentario