El laboratorio La pizarra Tribuna

Las polémicas Ventanas FIBA

En los últimos tiempos, si se habla de baloncesto hay un tema que siempre suele salir a la palestra. No es nada más y nada menos que el dilema de las próximas y novedosas ventanas FIBA, donde las selecciones se disputarán la clasificación a los torneos internacionales.

En teoría un nuevo formato de clasificación de selecciones no tendría que tener el impacto que está teniendo dentro del mundo del baloncesto. Pero antes de intentar aclarar este tema, vamos a explicar brevemente en que consiste.

Este sistema se compone de 6 ventanas, (noviembre, febrero, junio, septiembre, noviembre y febrero) que empezarán a disputarse este mismo mes de noviembre. Estas se disputarán en cuatro regiones que son África, América, Asia (incluida Oceanía) y Europa.

Europa contará con 32 participantes que se dividirán en 8 grupos de cuatro, donde jugarán una liguilla a doble partido (uno como local ante su afición y otro en el país adversario). De estos grupos se clasificarán los tres primeros quedando así un total de 24 clasificados. En la siguiente ronda, las 24 selecciones nacionales formarán esta vez 4 grupos de 6, donde se enfrentarán a conjuntos con los que no se habían enfrentado con anterioridad, pero arrastrarán los resultados de las rondas previas, y aquellos que queden entre los tres primeros de cada grupo obtendrán su pasaje hacia el Mundial de China de 2019.

De esta manera habrá doce clasificados europeos, 7 equipos de América, otros siete de Asia y Oceanía y 5 de África, a parte el combinado anfitrión que tendrá billete directo hacia el torneo.

Este sistema ha causado un enorme revuelo al coincidir con el calendario NBA y el de la Euroliga. La propia NBA ya dejó claro que no cederán a sus jugadores para estas ventanas, con esto los seleccionadores tendrán que tirar mano de una selección B sin sus estrellas NBA. Por otra parte, la Euroliga no ha querido ser menos y se niega a cambiar su calendario dejando que los equipos tomen la decisión de dejar marchar a sus jugadores, perdiéndolos así para esas fechas o retenerlos poniéndose en contra a sus propias federaciones.

Ettore Messina en una rueda de prensa en pleno Eurobasket, organizado por la FIBA, lo criticó de esta manera:

“Es incluso más humillante para las federaciones porque están en una situación en la que van a pedir a un grupo de jugadores que se clasifiquen y luego les dirán: ‘Gracias. Alguien que se supone que es mejor que tú estará en la competición’. Esto es una humillación. Una humillación para los jugadores. Juegas para tu país, logras la clasificación y luego 12 jugadores mejores que tú llegan y juegan. Es una historia interminable. Tengo curiosidad por ver cuando será el siguiente paso en este brillante concurso de cerebros que estamos viendo desde hace dos años”.

Ettore Messina ha sido una de las voces más críticas con estas Ventanas FIBA tan polémicas. Fuente: www.imagini.quaotidiano.com

Otra crítica que está recibiendo el sistema viene de parte de los espectadores ya que no es lo mismo pagar para ver jugar a los Gasol, Parker, Teodosic y compañía que a otros buenos jugadores pero que no llegan a ese nivel.

Sin embargo, los que están a favor de las ventanas afirman que este sistema podrá llevar partidos oficiales de selecciones a países donde no se habían jugado antes y sus respectivas federaciones podrán recibir los recursos que necesitan para fomentar y aumentar el nivel de baloncesto nacional.

Otra discrepancia que tienen los defensores y los detractores del nuevo sistema es el agotamiento físico que pueden tener los jugadores. Unos expresan que al tener un verano libre podrán descansar mucho más y prepararse mejor físicamente. Mientras, los otros aclaran que si ya hubo demasiados problemas físicos con la implantación del nuevo sistema de la Euroliga que cargaba con demasiado peso de partido a los jugadores, si además en medio de la temporada introducen más partidos todavía, el riesgo de que los deportistas sufran lesiones puede aumentar considerablemente.

Donde no ha podido haber discusión alguna es en el tema económico ya que la FIBA aseguró que los gastos de TV, seguros para los deportistas, sistemas antidoping y demás corrían a su cargo desde un principio.

Aunque el mejor argumento, ni a favor, ni en contra de las ventanas, también lo dio Messina en su famosa rueda de prensa en este pasado Eurobasket, y es que, con todo acierto expresó su malestar por no consultar ninguna de las partes con los verdaderos afectados que son los jugadores y los seleccionadores.

Este noble deporte lo conducen los empresarios y no los verdaderos protagonistas. El deporte tendría que ser de deportistas y para deportistas y no tener que estar sucumbidos al poder económico como está todo el deporte en la actualidad. Ya que priman los ingresos a la salud de los deportistas.

Deja un comentario