El laboratorio Inicio La medular

El Watford de Marco Silva

Marco Alexandre Saraiva da Silva, con este nombre podría ser que el principal principal protagonista del texto fuera líder de un gran imperio o protagonista de un gran culebrón de telenovela. Pero no, hoy vamos a hablar de Marco Silva por la huella que está dejando en el fútbol, el inglés en concreto.

Aplicando en su trayectoria como entrenador el lema “lo bueno y breve, dos veces bueno”, Silva ha entrenado ya a cuatro equipos, en su corta etapa como entrenador profesional. Salvo tres cursos que estuvo en Estoril, en ningún otro equipo ha estado más de un año. En clubes como Sporting de Lisboa, donde quedó tercero y Olympiakos donde ganó la liga, aprovechó su breve estancia para dejar un buen recuerdo. No fue así en Hull City donde a pesar de coger al equipo último en enero de 2016 y a falta de dos jornadas mantenerlo fuera de descenso, no fue capaz de obrar el milagro y salvar a los tigres. Con el luso al mando, el equipo tan solo perdió dos partidos como anfitrión y los directivos de la Premier League fueron conscientes de su buena actuación.

El verano de 2017 llegó una segunda oportunidad, el banquillo del Watford sería suyo, al menos para las dos próximas temporadas, según estipula su contrato. Visto el arranque de su equipo en la Premier League, no parece que salga pronto de Watford, el equipo es quinto clasificado, perdiendo tan solo dos partidos, frente al Manchester City (0-6) y al Chelsea (4-2). ¿Qué ha cambiado Marco Silva en el Watford con respecto al equipo que dirigía Walter Mazzarri?

Alineaciones vérsatiles

En la Premier League, solo dos equipos han perdido menos partidos que el Watford, el Manchester City y el Manchester United. Salvo en la dura derrota frente al Manchester City, los de Marco Silva han competido en todos los partidos. Esto se debe al buen trabajo táctico que ha inculcado el luso y al buen estado de forma.

Un 3-4-3 sobre el papel

Los hornets (apodo histórico del club) manejan a la perfección dos sistemas que han desarrollado en diferentes partidos de liga. El ya característico 4-2-3-1 que utilizan la mayoría de clubs y un 3-4-3 engañoso que tiende a convertirse en un peculiar 4-2-4. Con este sistema el luso da total libertad para sumarse al ataque a Kiko Femenia. Para ello, Pereyra, que sobre el papel ejerce de extremo derecho, se junta a Deeney (normalmente él es el delantero titular) para ejercer de segunda punta y dar todo el carril derecho al lateral derecho, quedando así como carrilero mientras que Mariappa ocupa parcialmente su posición quedando como tercer central cercano al lateral derecho. En la banda izquierda, Holebas se queda como lateral izquierdo y rara vez se suma al ataque, dando mayores espacios a un Richarlison que está siendo la estrella de este Watford junto a Doucouré. El francés está siendo otra de las sensaciones del equipo de Silva, manejando el medio del campo junto a Cleverley. Cuando el entrenador luso apuesta por este sistema, los dos mediocentros tienen especial protagonismo, Doucouré ha jugado todos los minutos en liga y Tom Cleverley no se queda atrás, 710 minutos para el inglés. Y es que se complementan perfectamente en la sala de máquinas de los hornets. Mientras el francés tiene una gran llegada, que ha quedado demostrada con esos cuatro goles, Tom da equilibrio al equipo, de sobra es conocida su faceta ofensiva a la que este año cuando está en ese doble pívote añade tareas de contención quedan confirmadas ocupando el séptimo lugar en la tabla de jugadores que más faltas realizan.

Este es el sistema más utilizado contra los equipos grandes como así se ha visto en los dos últimos partidos frente al Arsenal en casa y frente al Chelsea en Stamford Bridge. De este modo, en facetas de juego defensivas cuenta con cinco jugadores por delante del portero y en los contragolpes cuenta con unos veloces Richarlison y Kiko Femenía por bandas, sumándose a Deeney y Pereyra más Cleverley o Doucouré en segunda línea.

El 3-4-3 que se dibuja sobre el papel, se transforma en un 4-2-4, cuando Holebas se rezaga, K. Femenia participa como carrilero y Pereyra se incrusta en el centro como segundo punta.

4-2-3-1, el más utilizado desde la salida de Amrabat y la lesión de Chabolah

En los primeros partidos de esta liga 2017/2018 el luso optó por un 4-3-3 en el que Richarlison y un Amrabat que ahora ya milita en el Leganés, disfrutaban de una mayor libertad en el ataque, teniendo menos responsabilidades defensivas. Para ello, era fundamental la labor que desempeñaba Chalobah, el joven mediocentro que ha llegado esta temporada al equipo por seis millones tras una larga etapa de cesiones cuando pertenecía al Chelsea. Con Chabolah acompañando a Doucouré en el centro del campo, aunque unos metros por detrás, el francés tiene un mayor despliegue físico para acompañar las jugadas, ya que Chalobah es más defensivo que Cleverley, el cual también disfruta más con la presencia del joven inglés ya que así el ocupa la posición de mediapunta, puesto en el que se siente más agusto. Más tarde salió Amrabat dirección Leganés y entró Carrillo en su lugar, el veloz extremo cedido por el Benfica.

Con la lesión de Chalobah, que tras un buen inicio fue convocado por Southgate para la abosluta inglesa aunque no ha tenido la oportunidad de debutar, Marco Silva optó por Capoue, que tras dos temporadas en el Watford este año ha visto reducida su particpación en el once titular. De este modo cambiaba el 4-3-3 por un 4-2-3-1. Doucouré, seguiría en el medio del campo pero ya no a la altura de Cleverley y sin tener a Chabolah unos metros rezagado. Ahora compartiría ese pívote con Capoue, mucho más descuidado en defensa que Chabolah pero dando los de Marco Silva una salida de balón más limpia y asociándose especialmente con Cleverley. 

 

Con Capoue en el campo, Doucuré acompaña las jugadas mientras que el francés es el encargado de sacar el balón jugado asociandose con Cleverley y de iniciar los contragolpes buscando las bandas.
Con Chalobah en el once, Doucouré tiene mayor libertad ofensiva, encargándose el joven pívote inglés de las labores de contención. Marco Silva, apuesta por el contragolpe buscando las bandas con esta alineación.

Esta alineación es más frecuente contra equipos de mimbres similares a los hornets y sobretodo fuera de casa, el Watford es el tercer equipo que más puntos ha conseguido a domicilio. 

Estadísticas de equipo sobre la media con jugadores clave en gran forma

Si nos fijamos en las estadísticas de los 20 equipos de la Premier League, el Watford tan solo destaca en una. Los de Marco Silva forma un gran entramado defensivo que les permite ser el segundo equipo que más balones intercepta en lo que llevamos de liga, 128 intercepciones, tan solo por detrás del Crystal Palace.  En el resto de estadísticas pasa desapercibido estando siempre a mitad tabla en factores como en pases, realizando 3.619 ocupando el 11º lugar; en goles goles ocupando el sexto lugar con 15 anotaciones muy dispersas entre los jugadores ya que tan solo Doucouré (4) y Richarlison (3) han sido capaces de anotar más de un gol; en disparos realizados ocupando el 11º con 105; o en entradas realizadas con éxito, siendo el 12º con 145 acciones. 

El estado de forma de sus jugadores clave es superior al de los jugadores importantes de clubs de nivel similar. Un hasta septiembre desconocido Richarlison está haciendo estragos de las defensa rivales, su peor víctima hasta la fecha ha sido Adam Smith, lateral inglés del Bournemouth. Aunque en el primer partido fue suplente, desde entonces lo ha jugado todo y está siendo la estrella de los hornets con tres tantos en nueve partidos. Como anécdota, es el jugador que más entradas con éxito realiza en este Watford. Característica anécdotica que parece haber intercambiado con Doucouré, el francés es el que más goles ha anotado, cuatro dianas. Está siendo una de las sensaciones de la premier al igual que Chalobah en los primeros partidos.

Con un buen estado de forma están otros jugadores como Kiko Femenía, Kabasele que lo ha jugado todo y Cleverley. Sobre estos principales pilares se fundamenta la base del Watford de Marco Silva.

Principales incovenientes para mantener este ritmo

No todo son flores en Vicarage Road. Marco Silva debe de hacer un par de ajustes si quiere que el sueño europeo en el que se encuentran no acabe siendo la realidad de mitad de tabla, o algo peor como la lucha por la salvación, aunque visto lo visto suene utópico esto último. El Watford es el cuarto equipo más goleado de la competición inglesa. Tan solo es superado por Stoke City, Everton y Crystal Palace, dos de ellos en descenso, el Stoke está el 17º pero con los mismos puntos que Everton. Es decir, en números defensivos, el Watford está rindiendo como equipo que lucha por la permanencia, al menos en cuanto a la portería se refiere. Portería que defiende un Heurelho Gomes ya con 36 años. Son varios los sustos que ha dado a su hinchada en estas nueve primeras jornadas.

No toda la culpa es del portero, otro punto débil de los de Marco Silva es la defensa que realizan los centrales especialmente en las jugadas a balón parado y los centros procedentes desde la banda, ya que más de un tercio de los goles encajados se originan por las bandas, ya sea en jugada lanzada o en córner.

Otro hándicap para Marco Silva es la profundidad de plantilla. El luso parece tener un once tipo en el que salvo lesión o sanción pocas variaciones le gusta hacer.


Con este inicio de temporada, el estado de forma de los jugadores clave y un Marco Silva que casi obra el milagro el año pasado con un Hull City que parecía sentenciado. La hinchada de los hornets tiene motivos para creer que este será un buen año. Cuentan a su favor la eliminación de la Carabao Cup, en la que perdieron 2-3 frente al Bristol City. Tampoco tendrán la distracción de la competición europea, al contrario que sus principales competidores por los puestos de Europa League o Champions League (esto ya es más inalcanzable), que están sumergidos en la fase de grupos de una de las dos competiciones europeas. Para poder hacerse con una plaza, deberán empezar a encajar menos goles, ya que Doucouré y Richarlison principalmente llegará un momento en el que no tengan tanta facilidad para meter goles. 

One comment

  1. Me sorprende que no utilice al tucu Pereyra en el 4-2-3-1. También creo que llegará un momento en el que si Deeney no empieza a anotar, aún siendo una figura clave del Watford, veamos a Gray más veces en el 11 titular. Y gran noticia el rendimiento del alicantino Kiko Femenia!!!

Deja un comentario