El laboratorio Inicio La pizarra

Joan Sastre, efectividad y entrega

Muchos lo han descubierto después de su gran actuación en el pasado Eurobasket donde la selección española no brilló especialmente como nos suele acostumbrar. Sin embargo, el jugador de Inca no defraudó y en su primera convocatoria con la absoluta se dejó la piel, haciendo lo que sabe hacer, como le dijo Scariolo en la preparación del campeonato continental. 

¿Y qué es lo que sabe hacer? Pues se vieron claramente sus puntos fuertes: defensa intensa y correosa hacia el rival, al que no deja ni pensar un solo segundo. Su hándicap es no ser un jugador potente físicamente (mide 2’01, gran altura para su posición de escolta, pero pesa solo 82kg), esto le hace más complicada la tarea de la defensa cuerpo a cuerpo, sobre todo bajo del aro donde su rival suele tener ventaja. A parte de su defensa uno contra uno, también es un jugador con una visión de juego excepcional y esto le ayuda a defender muy bien las líneas de pase y cortar muchos de ellos provocando así ocasiones para salir al contrataque y conseguir canastas fáciles.

En ataque no es un jugador que se complique demasiado, pero sí que es muy eficaz. Su gran virtud es el tiro esquinado, tiene un gran acierto desde esta posición fuera de la línea de 6’75, aunque además es un gran penetrador buscando el contacto para forzar el 2+1.

Joan Sastre devolvió la confianza depositada en él a Scariolo con una notable actaución en el Eurobasket 2017. F: www.cadenaser.com

Con estas características empezó jugando de alero, pero su poco físico hizo cambiar su posición ya que se enfrentaba a jugadores más corpulentos que le dificultaba el juego. Por este motivo se reconvirtió en un gran 2. En esta posición, más dada a jugadores con el punto de gravedad más bajo, con un estilo de juego menos agresivo de cara al aro, destaca mucho y resulta ser un factor sorpresa en ataque ya que permite a sus entrenadores jugar con sistemas más altos y agresivos contra el aro, ya que suelen coincidir en pista Sastre y un alero, más corpulento y con el mismo espíritu de 3 que le viene de fábrica, cosa que complica a las defensas desde la que hacen la primera ayuda defensiva.

Esta forma de jugar entendiendo a la perfección seguro que ha estado muy condicionada a sus primeros entrenadores en la ACB, Joan Plaza y el gran formador de jugadores Aíto García Reneses. Dos magníficos entrenadores que tuvo en su etapa en el C.B.Sevilla por donde pasó su primera etapa desde 2009 hasta 2014. En el primer año jugó con el filial, pero se entrenaba con la primera plantilla y en el segundo empezó a tener minutos en la Liga Endesa.

Joan Sastre tiene gran capacidad defensiva que le permite defender a escoltas pequeños como a Jaycee Carroll como se ve en la imagen del encuentro CB Sevilla – Real Madrid de la temporada 2012-2013. Fuente: Ángel Molinero Rodriguez

Su progresión fue cortada por culpa de unas protrusiones discales que sufrió en 2011, problema que no le permitió  jugar hasta la jornada 16 de dicha temporada. Esa lesión le provocaba molestias, pero siguió jugando, cada vez con mayor madurez, pero sin conseguir una regularidad que le hubiera ayudado a llegar antes a un equipo con nivel europeo.

Esa regularidad empezó a verse en la temporada 2015-2016 en el CAI Zaragoza cuando promedió 11 puntos, y 13 puntos de valoración en 25 minutos por partido, jugando un total así de 750’. Gracias a esos números lo fichó el Valencia Basket en el que la pasada temporada ganó la Liga Endesa contra el Real Madrid con triples decisivos en momentos importantes, situaciones donde nunca le ha temblado el pulso desde sus inicios en el C.B.Sevilla.

Con una sola temporada, Joan Sastre se ha convertido en un emblema para el Valencia Basket y fue decisivo en la consecución del primer título liguero valenciano. F: www.encancha.com

Si sigue con su actual regularidad en el juego, compensando la plantilla tanto en defensa como en el ataque, tiene muchas posibilidades de entrar en la ÑBA sin la necesidad de que compañeros se lesionen ya que puede hacer un papel fundamental. Además hay que tener en cuenta que que la edad de los jugadores que normalmente ocupan su posición empiezan a vivir sus últimos años de trayectoria, Navarro (37), San Emeterio (33), Rudy (32) y además el primero y el último han sufrido repetidas lesiones que les han imposibilitado jugar partidos de seguido. Este papel se lo tiene que disputar con jugadores como Abrines, Juancho, Llull y Sergio Rodriguez cuando no jueguen de base. Esto es una muy buena noticia para el futuro de nuestro combinado nacional ya que nos asegura el plantel con jugadores con experiencia y con magia en las manos.

Deja un comentario