El laboratorio La pizarra Lejos del foco

Lejos del Foco | David Fizdale

Llegar y besar el santo es muy díficil, más aún en el mundo deportivo y mucho más si tu profesión es la de ser entrenador. Nuestro protagonistas de hoy bien lo sabe, reflejo de ello es su larga travesía por el mundo NBA hasta llegar a hacerse con un banquillo en la mejor liga del mundo.

Tras una corta carrera como jugador en la que no pasó de la Universidad, David Fizdale empezó su trayectoria en la NBA como analista de vídeo en los Miami Heat de 1997. Un año más tarde empezó ya como entrenador asistente en el equipo de Florida hasta 2002. Al año siguiente ya era entrenador asistente de Eric Musselman en Golden State Warriors donde solo estuvo una temporada también y dejó la bahía por estar a las órdenes de Mike Woodson durante cuatro temporadas en Atlanta Hawks. En 2008 volvió a Miami Heat y siendo asistente de Erik Spoelstra ganó dos summer league, en 2010 y 2012, él era el entrenador principal en estos torneos. El 29 de mayo de 2016 le llegó la oportunidad, era nombrado entrenador de Memphis Grizzlies. Veinte años después de su incursión en los despachos, Fizdale tendría la ocasión de demostrar su valía, y vaya si lo ha hecho.

Buen rendimiento con poco material

No es más rico quién más tiene si no quién menos necesita, y esto parece saberlo muy bien David Fizdale. Tras un 4-0 en primera ronda frente a San Antonio Spurs Dave Joerger dejaba de ser entrenador de los Grizzlies, el relevo lo tomaría nuestro protagonista y encabezaría una pequeña revolución para subir unos puestos en la temporada regular que permitieran al equipo llegar más lejos en los Playoffs. 

Se apostó fuerte por Mike Conley y se le renovó por la friolera de 153 millones y cinco años, es decir, un contrato de más de 30 millones por año. Se unía así a la renovación de Marc Gasol firmada la temporada anterior y a la incorporación sorpresa de Chandler Parsons tras aceptar la oferta más alta, que era la del equipo de Tennessee. Formaban un Big Three de garantías muy bien acompañado por nombres como Tony Allen, Vince Carter y Zach Randolph. Contaba con un quinteto aceptable y un buen sexto hombre como puede ser Vince Carter.  Nada más lejos de la realidad ya que el fichaje estrella, Chandler Parsons jugó tan solo 34 partidos y salvo en algunos minutos, no demostró ni la sombra del jugador que llegó a ser, tan solo promedió 6.2 puntos, 2.5 rebotes y 1.6 asistencias. Lejos de sus 16.6 puntos, 5.5 rebotes y 4 asistencias que promedió en su mejor año en Houston Rockets.

Chandler Parsons debe mejorar este año su rendimiento en Memphis. Mandatory Credit: Isaiah J. Downing-USA TODAY Sports

Las lesiones llegaron a Memphis y parecían estar cómodas en la ciudad de los Grizzlies, pues nueve jugadores de la plantilla no pudieron jugar más de 60 partidos. Ninguno pudo jugar más de 75 partidos (algo más lógico con los back-to-back). Con todo ello, David Fizdale colocó a su equipo séptimo, pudiendo quedar una o dos posiciones más arriba, pero el cansancio de sus jugadores les obligó a acabar con tres victorias en los últimos diez partidos.

Grit and Grind

Si algo ha sabido exprimir David Fizdale es el ya mítico Grit and Grind. Grito característico que forjó temporadas atrás cuando uno Memphis Grizzlies, octavos clasificados del Oeste vencieron a los San Antonio Spurs de Ginobili, Duncan, Parker y Popovich. Aquello fue en 2011, pero si por alguna de aquellas este espiritu se había debilitado con el paso de los años, David Fizdale consiguió resucitarlo en la última eliminatoria de Playoffs, la de la temporada pasada, en la que cayerón frente a San Antonio Spurs por 4-2.

Tras unos primeros partidos en casa de los de Popovich con arbitrajes algo dudosos, los locales finalemente conseguían anotarse la victoria holgadamente, Fizdale consciente de que necesitaría algún punto extra para poder ganar los dos siguientes partidos que tocaban jugarse en el Fedex Forum de Memphis, avivó a sus jugadores y afición con esta rueda de prensa:

Con el ya mítico “Take that for data”, Fizdale alentó a su afición y sacó el coraje de sus jugadores, que además, estuvieron dispuestos a pagar entre todos los 30.000$ de multa que la NBA le impuso. Intencionado o no, el calentón de rueda de prensa contra los árbitros tuvo su efecto y se ganaron los dos partidos en casa, el segundo de ellos de forma agónica, por tan solo dos puntos tras una prórroga. Finalmente se decantó la eliminatoria a favor de San Antonio Spurs pero una vez más los de Fizdale sacaron la garra que ya venían demostrando esa temporada. Pues consiguieron arañar 6 victorias a Golden State Warriors, San Antonio Spurs y Houston Rockets en temporada regular. Resultado digno para el séptimo clasificado ya que los otros tres equipos eran TOP3 de la Conferencia Oeste.

 

Temporada 2017/18, punto de inflexión

Tras los Playoffs de 2017 las cosas no pintaban nada bien para los Grizzlies, Chandler Parsons no estuvo fino en toda la temporada y lo que es peor, tampoco se esperaba una notable mejora en su rendimiento para esta nueva temporada. A eso se le sumaban las salidas de Zach Randolph, Tony Allen y Vince Carter, veteranos de buen rendimiento, de los cuales los dos primeros ya ha sido confirmada la retirada de su dorsal, sus camisetas colgarán del Fedex Forum y ello refleja lo que han significado para la franquicia de Tennessee.

En el apartado de altas la cosa aún era menos ilusionante, David Fizdale solo pudo pescar a Tyreke Evans, Mario Chalmers y Ben McLemore en uno de los mercados más movidos de los últimos años. Pintaban bastos para Memphis Grizzlies y hasta su principal estrella, Marc Gasol, veía con desconfianza la nueva temporada:

“Soy ambicioso y he querido que Memphis sea una franquicia grande. Hemos tenido un crecimiento en cinco o seis años y esta línea de crecimiento se debe mantener. En el momento en el que ambas cosas no vayan a la par, nos tendremos que replantear cosas” insinuó Marc Gasol

Con todo esto, todos los expertos y críticos de la NBA, colocaban a Memphis Grizzlies fuera de posiciones de Playoff, lógico si tenemos en cuenta que otras franquicias que hace años que no entran en Playoffs han mejorado sus plantillas ostensiblemente, Minnesota Timberwolves puede ser un ejemplo.

Si David Fizdale no consigue meter a Memphis Grizzlies en Playoffs, Marc Gasol y Mike Conley podrían valorar su traspaso. Fuente: www.nba.com

Pero Fizdale tenía un plan y lo está llevando a cabo a la perfección, creer en un sistema, trabajarlo y a ello sumarle fe y la confianza total de un grupo de jugadores. Si a ello, le sumamos que ha sabido sacar más rendimiento del esperado a un Tyreke Evans que ha llegado a jugarse triples decisivos (frente a Charlotte Hornets, partido en el que estaba en racha) y un buen Chandler Parsons que parece que este año si demostrará el nivel que tuvo en Houston Rockets y un juego colectivo que asombra, sobretodo en la intesidad defensiva.

Los de Fizdale son el cuarto equipo que menos puntos concede al oponente, y el quinto que menos asistencias deja completar. Hasta hace dos partidos eran líderes de la Conferencia Oeste a pesar de ser propietaries del quinto peor registro en toda la NBA de puntos por partido y el antepenúltimo en asistencias otorgadas al compañero. Puesto 27 sobre 3o que repiten en el aspecto de rebotes, es notorio que es el punto débil de Marc Gasol y tampoco disponen de ningún hombre alto con intimidación y capaz de hacerse con esos balones sueltos cerca del aro.


Con todos estos déficits en las estadísticas, David Fizdale ha conseguido que su equipo llegue a liderar la Conferencia Oeste y ahora ocupe el tercer puesto, por detrás de Houston Rockets y Los Angeles Clippers. El propio David es consciente de que es casi utópico lograr mantener esa posición de cara al final de temporada, su objetivo es el de meter al equipo otro año en Playoffs y esperar su oportunidad en la Agencia Libre para poder dotar de más recursos a sus estrellas Mike Conley y Marc Gasol y así poder retenerlos. Todo lo que se subir de la séptima posición a final de temporada será un éxito y seguro que sus Memphis son un duro escollo para cualquier equipo.

Deja un comentario