El laboratorio La pizarra

Jaycee Carroll, el francotirador de Laso

Jaycee está dentro de esa lista de jugadores que, a pesar de no ser muy mediáticos, ni polémicos, no le hace falta presentación porque todo el mundo que entienda algo de baloncesto le conocerá.

2 veces ganador del concurso de triples ACB (2015 y 2016), máximo anotador de la liga ACB en las temporadas 2009/2010 y 2010/2011 (todavía jugador del Gran Canaria) sus dos primeras temporadas en la liga española, promediando unos 19 puntos por partido en ambas.

Como se puede apreciar, Carroll es un jugador que ve el aro como una piscina desde larga distancia, con un mecanismo de tiro muy rápido que dificulta la defensa sobre él. Teniendo en cuenta estas características, no es de extrañar que su principal arma sea el tiro tras recibir, después de bloqueos ciegos que aprovecha muy bien para abrirse un espacio y poder tirar libre. De este modo tiene un promedio de acierto de entre un 40-50% en tiros de tres. Dicho dato provoca que los entrenadores que se enfrentan a él adaptan sus defensas para intentar impedir que tenga tiros fáciles y coja su particular racha de triples. Esto puede provocar que los cambios en las ayudas dejen a hombres bajos defendiendo a los pívots del conjunto blanco a los que les dejan con facilidades para anotar desde la pintura.

Todo esto lo explica muy bien Albert Robledillo en este video de YouTube:

Pero además de ser un excelente triplista, también aprovecha muy bien las defensas tan intensas que suele sufrir para romperlas con el primer paso y tirar a canasta en una especie de bombita que también la tiene muy perfeccionada.

Pero visto esto, ¿cómo puede ser que un jugador que condiciona tanto y tenga tantos puntos en su mano juega menos de medio partido? La respuesta no es sencilla, desde que llegó a Madrid, tiene un promedio de 19 minutos por partido mientras que cuando jugaba en el Gran Canaria promediaba unos 29. Esto tiene mucho que ver con el nivel de ambos equipos, pero sobre todo a la necesidad del conjunto blanco de tener en pista siempre a un especialista en defensa para equilibrar el quinteto ya que la mayoría de sus hombres son anotadores en potencia como Llull, Rudy, Doncic…

La ardilla de Wyoming, como le apodan, es un jugador que desequilibra cualquier partido, ya sea anotando o creando espacios para que sus compañeros puedan ver aro sin demasiadas dificultades, este aspecto es fundamental para desatascar esos partidos que se le encallan a su equipo y ganar sin la necesidad de tener que desplegar un gran juego.

Deja un comentario