El laboratorio La pizarra

Philadelphia 76ers, Trust the Process

Si echamos la vista atrás, exactamente unos 365 días nos encontraríamos con unos Philadelphia 76ers con un clima en el que se respiraría decepción y frustración a partes iguales. Un año después todo ello ha cambiado, pero, ¿cuál fue el origen de todo?

Si bien las primeras veces que “Trust the process” salieron de la boca de alguien fue de la de Sam Hinkie allá por 2014, cuando las entonó Joel Embiid el curso pasado fue cuando cogieron fuerza entre los aficionados del Wells Fargo Center. ¿Qué ha cambiado en Philadelphia 76ers?

Sam Hinkie y Brett Brown

Pese a que ahora los aficionados de los sixers se acuerdan gratamente de su nombre, años atrás no lo hacían de ese modo, si no todo lo contrario. Se podría decir que Hinkie fue una especie de Noé para la parroquia de Philadelphia. Pues si bien el discípulo de Dios tenía como misión reunir todo tipo de especies para salvaguardar la humanidad y la fauna, Sam tenía como objetivo tratar de reunir los máximos jugadores jóvenes con proyección para poder dar un giro total a su franquicia, para ello necesitava el diluvio de derrotas y con ellos las altas elecciones en el Draft.

Táctica que fue y es muy criticada (la NBA ya ha tomado medidas para que no se repita este modus operandi), pero que sin ella, el Wells Fargo Center ahora mismo no podría disfrutar de Joel Embiid, Ben Simmons y Markelle Fultz (cuando vuelva de su lesión). Imaginen que en 2014 hubiesen elegido con el Pick-3 a Kristap Porzingis (finalmente fue elegido en el Pick-4 por New York Knicks) en lugar de un Jahil Okafor que se le busca salida a la desesperada.

Sam Hinkie confió en Brett Brown para la evolución del “Process”. F: Philly Media ( Steven M. Falk / Staff Photographer )

Un acierto de Sam fue la contratación de Brett Brown como entrenador, sustituyendo a Doug Collins. Tampoco estuvo exento de críticas el actual entrenador de la franquicia. De él se decía que tan solo era una marioneta puesta en el banquillo mientras se intentaba que el equipo perdiera lo máximo posible. Figura que no se pudo limpiar hasta la temporada pasada. Pues las rachas ganadoras que tuvo el equipo, sobretodo en enero, demostraron que en el futuro iban ser un equipo de los de arriba en el Este. La progresión en el rendimiento de jugadores como Dario Saric, Covington, Stauskas, Holmes y TJ McConnell son una muestra del trabajo de Brown en estos más de tres años que lleva como entrenador.


Philadelphia 76ers como bloque

Tanto dentro como fuera de la franquicia se sabía que con el grupo de jugadores que había ya formado más dos o tres incorporaciones cruciales se podía dar un gran paso adelante en las aspiraciones de Playoffs, lo que serviría para ir nutriendo de experiencia al joven grupo y en un futuro ser uno de los candidatos al anillo o por lo menos, a llegar a las Finales de Conferencia.

El sustituto de Sam Hinckie, Jerry Colangelo, parece haber acertado en sus últimos movimientos. Al margen del trade en el Draft, que significaría la llegada de hasta ahora, un dudoso y lesionado Markelle Fultz a cambio de un Jayson Tatum que desde el primer minuto está generando ilusiones en la hinchada verde de Boston; las incorporaciones de Colangelo no han sido nada desdeñables. Qué decir de JJ Reddick,  uno de los máximos especialistas de la NBA desde la línea de tres puntos y en la técnica del catch and shoot. Otra de las incorporaciones este verano ha sido la Amir Johnson aunque se esperaba (y se sigue esperando) que aporte un poco más defensivamente y pueda hacer de ancla defensiva cuando Embiid no esté. No es incorporación pero se le esperaba con muchas ansias a Ben Simmons tras perderse su primer año por lesión. El equipo ha mejorado y se puede ver en las estadísticas.

Philadelphia 76ers este año tiene una plantilla muy equilibrada para luchar por hacer algo importante en Playoffs. F: www.nba.com/sixers

El aspecto en el que más ha mejorado el equipo de Pennsylvania es el de los rebotes, los de Brett Brown son el equipo que más rebotes recoge en lo que llevamos de temporada mientras que el año pasado ocuparon el puesto 23. Otra característica en la que es visible la progresión del equipo es en la de asistencias por partido. Pues este año son el equipo que más asistenicas reparte (26.4) por detrás de Golden State Warriors (30.7) mientras que el año pasado eran los octavos en esta categoría con 23.8 asistencias por partido.  El mismo octavo puesto ocupan este año en el ranking de puntos conseguidos tras segundas jugadas (13.2 por partido).

Sin embargo, en un equipo tan joven siempre hay margen de mejora como es lógico y es en las siguientes facetas donde deben mejorar. Los de Brett Brown son el equipo de la NBA que más pérdidas tienen por partido, 18.4 por partido, el año pasado también se lideró esta faceta pero con un promedio de 16,7. Otro aspecto que a Brown no le hará gracia es el rating defensivo, es decir, los puntos que permite de media el equipo a sus contricantes, con un 103.2, los sixers se colocan vigésimos de un total de treinta franquicias como ya sabéis. Pese a los 13.2 puntos por partido que consigue de las segundas jugadas, en el otro lado de la cancha no tienen este aspecto tan asimilado, pues son el equipo que más puntos permite al rival en esta circunstancia, 14.4 puntos por partido del rival proceden de una segunda jugada.


Joel Embiid y Ben Simmons

Si al principio de temporada se esperaba ver un Big Three juvenil con Joel Embiid, Ben Simmons y Markelle Fultz, finalmente ha resultado ser un binomio entre los dos primeros con la lesión del tercero. Entre la órbita sixer había algo de canguelo por ver como responderían Embiid y Simmons tras solo poder jugar 31 partidos el camerunés y ninguno el ahora candidato a Rookie del año.

Embiid, el baluarte del Trust the Process, ha visto mejorados gran parte de sus números respecto a la temporada pasada, reto difícil ya que en los pocos partidos que jugó, demostro de lo que podía llegar a ser capaz. Ha visto incrementados sus promedios de puntos (de 20.2 a 23.0), de rebotes (de 7.8 a 11.2) de asistencias (de 2.1 a 3.5). El único pero es su aumento, en esta ocasión negativo de pérdidas (de 3.8 a 4.4).

Con todo este incremento de promedios, Embiid es el segundo jugador en el ranking de Player Impact Estimate con un 20.1 y también el cuarto jugador con mayor usage%, es decir, el cuarto jugador de la NBA, que más acciones finaliza, ya sea con acierto o error.

Por su parte, Ben Simmons, también está dejando unas notables estadísticas, impropias de un rookie. Es el líder en puntos (17.8), en rebotes (9.2) y asitencias (7.7) de todos los jugadores que han debutado este año. Además es el guard que más rebotea por delante de jugadores como Westbrook, LeBron James y Jaylen Brown entre otros. Al mismo tiempo, es el tercero en asistencias en este mismo grupo, tan solo por detrás de John Wall (9.4) y Lebron James (8.7).

El 25 de los sixers está creando expectación en la mejor liga del mundo, muchos ya dan por sentado que será el Rookie del año y algunos se atreven ya a compararlo a aquel LeBron James en sus inicios. Otro aspecto que lo hace especial, si no lo era ya bastante, es su tiro. En esta gráfica se puede ver como Ben Simmons se decanta por las entradas a canasta o los tiros desde la media distancia, prescendiendo totalmente del tiro de tres.

Gráfica sobre los tiros que realiza Ben Simmons en lo que lleva de temporada, auténtica ausencia de triples. F: www.basketball-reference.com

Actores secundarios

Si Joel Embiid y Ben Simmons estuvieran solos tal vez serían mejores sus números personales, dadas por una soledad deportiva y competitiva en la que estarían tan solo ellos como bastiones del sistema de Brett Brown, lo cuál tan solo sería bueno para los números de los dos jóvenes. Por suerte, en Philadelphia 76ers se tiene una plantilla equilibrada en la que hay unos cuantos jugadores que hacen el papel de actor de reparto para poder acompañar a las grandes estrellas en busca de competir y lograr resultados. Ellos son Robert Covington, JJ Reddick y Dario Saric.

El primero de ellos es la viva representación de sacrificio y recompensa. Llegó cuando en Philadelphia 76ers se decidió abiertamente abocarse al tanking. Un undrafted (jugador no seleccionado en el Draft cuando se presentó), que a priori tan solo era servible en la franquicia mientras esperaban a las jóvenes promesas desde el Draft. Sin embargo, su evolución ha sido tal que ahora es uno de los indiscutibles en el quinteto titular y desde la franquicia le han ofrecido esta misma semana un nuevo contrato, 62 millones de $ por cuatro temporadas. Un ejemplo de su volución es el progreso en la línea de triple, a su llegada registraba un 37.4%, ahora sus registros están en 49%. Gran especialista en el tiro de tres que sumado a su capacidad defensiva tanto con hombres altos como en permutas defensivas lo hacen esencial en cualquier sistema de la actual NBA. Actualmente, es el jugador undrafted con mejor promedio anotador (16.5).

Robert Covington se ha ganado el clamor del Wells Fargo Center. F: www.nba.com/sixers

Si Roco Covington se ha hecho hueco en el quinteto con su progresión, JJ Redick era la exclusiva pieza que le faltaba a Brett Brown, tirador especialista desde la línea de tres, que permite al equipo abrir la cancha, algo necesario para las jugadas de Ben Simmons, aunque es determinante en el factor anotador, también baja al barro en defensa cuando toca, pese a su larga trayectoria en la NBA, ha llegado a Philly con la idea de sumar y está teniendo un rol complementario, repudiando cualquier ego. Si bien es cierto que su % de tres este año (35.7) es el más bajo desde la temporada 12/13 nadie duda de lo que puede aportar al equipo y que cuando enlace su racha de tiro será muy útil para el sistema. Es muy posible que se quede unos años más en Philly a pesar de tener firmado un solo año.

Otro que sorprendió al Wells Fargo Center ha sido Dario Saric, elegido en la 12ª posición en el Draft de 2014 por Orlando Magic, llegó a Philadelphia 76ers a cambio de Elfrid Payton y dos años más tarde, desde Anadolu Efes. Su llegada coincidió con la de Ben Simmons y tuvo poca relevancia, con el transcurso de partidos, fue ganando importancia y aportando al equipo. Un 4 abierto que permite abrir la cancha, algo muy necesario en este sistema de Brown. Tiene tintes de playmaker que le permite asistir a su compañeros. Tal vez el único pero que tiene es un hándicap demasiado alto, como pueden ser sus dificultades para defender en zona a hombres altos, debido a su límitado físico para un jugador de su posición.


Que Philadelphia 76ers gane el anillo esta temporada es tan utópico como absurdo de pensarlo. Un equipo que el anterior curso acabó con 28 victorias y 54 derrotas necesitaría un milagro (o 3/4 estrellas mediante una ganga de traspaso) para ganar el anillo. La otra opción es ir moldeando el proyecto poco a poco y eso es lo que se ha establecido en Philadelphia. Además, la maduración de sus jóvenes estrellas coincidirá con el declive (presumiblemente) de unos Golden State Warriors que ahora parecen inalcanzables.

Para ello se necesitará que sus principales estrellas, Embiid y Simmons, mantengan esa buena química, y lo sigan haciendo cuando puedan aflorar los egos. A la par de los dos mencionados anteriormente, deberá progresar adecuadamente Markelle Fultz, el número uno del último Draft, que tras unos tristes partidos lastrado por su hombro, la franquicia decidió que reposará para volver al 100%. A la ambición deportiva se suma, la esperanza desde la dirección de la franquicia en que Fultz marque diferencias cuando vuelva, pues en Boston Celtics están relamiendose tras aquel famoso trade el día del Draft, ya que Jayson Tatum está teniendo un impacto inmediato en la NBA.

Lo que es seguro es que el Process ha empezado y en la franquicia se respira otro aire, lejos ya de aquel clima perdedor. Contigo empezó todo Sam. Solo queda confiar.

Para este artículo se ha utilizado información de www.basketball-reference.com y de www.stats.nba.com

Todas las estadísticas que se muestran en el artículo son anteriores al partido entre Golden State Warriors y Philadelphia 76ers.

 

 

4 comments

Deja un comentario