Tribuna

El Real Madrid, inmerso en una crisis permanente

Diciembre de 2017, el Real Madrid, después de su espectacular arranque de temporada, se sitúa a ocho puntos del Fútbol Club Barcelona, a cuatro del Valencia Club de Fútbol y empatado a puntos con el Atlético de Madrid. Además, es segundo de grupo por detrás de un netamente superior Tottenham en Champions y no pudo pasar del empate en la vuelta de Copa del Rey ante un valiente Fuenlabrada (2-2). Estos datos podrían alarmar a más de un amante del fútbol, pero con una leve lectura de la planificación deportiva del club, se disipan las dudas de un proyecto con fecha de caducidad.

¿Quién ficha en el Real Madrid?

El mercado de fichajes en Chamartín dejó asombrado a más de un aficionado blanco. Con las salidas de Morata y James, los suplentes de oro del doce veces campeón de Europa, no entraron jugadores de la talla de éstos. El rendimiento de ambos jugadores en relación a los minutos que disputaron era excelente. En cambio, las personas encargadas de realizar fichajes decidieron no apostar por ningún futbolista de clase mundial y apostaron por jugadores jóvenes como Asensio, Ceballos o Mayoral.

Cristiano Ronaldo, tras la estrepitosa derrota del Real Madrid en Wembley por 3 goles a 1, dejó su opinión al respecto:

“Los jugadores que han llegado tienen mucho potencial. Pepe, Morata, James nos hacían más fuertes, pero los de ahora son más jóvenes, nos hace falta también Carvajal, Bale. La plantilla junta es más fuerte. No es una plantilla peor, pero tiene menos experiencia y es muy importante la experiencia”

¿Qué ideas llegan desde el banquillo?

El Real Madrid juega por inercia. El once titular solo varía en función de las bajas o, como en Copa del Rey, dependiendo de la “teórica” superioridad de los blancos frente a su rival, en este caso, el Fuenlabrada de Segunda División B. La forma de jugar no es implantada por el cuerpo técnico. El once titular define la forma de jugar, no hay un patrón, pero sí un líder con la batuta madridista: Isco. El malagueño es la pieza clave de un Madrid en declive.

No hay tirón

Campañas atrás, el conjunto de Zidane ganaba encuentros en los compases finales tirando de casta y orgullo. Los revulsivos hacían efecto. Asensio es la representación física del declive madridista. El comienzo de la temporada lo catapultó hasta la titularidad de la selección pero, como su equipo, ha ido desapareciendo del once titular y su intervenciones han decaído.

Renovarse o morir

Para desgracia de los aficionados merengues o por suerte para sus contrincantes, Cristiano Ronaldo no es eterno. El delantero portugués cumple en febrero 33 años y, pese a su excelente físico, el cuerpo no aguantará mucho tiempo más el ritmo que exige ser el mejor jugador del mundo.

A su lado, Gareth Bale y Karim Benzema. El jugador galés vive en un mundo paralelo. El atacante que llegó del Tottenham por 100 millones de euros se ha convertido, desde su segunda campaña en el Bernabéu, en una diminuta parte de lo que fue. Su rendimiento está lejos de lo que supone ser jugador de un club como el Real Madrid. Su aportación, en gran parte por las lesiones, es bastante pobre. El otro delantero que completa el ataque es Benzema. El francés, que no tiene el apoyo de gran parte de la afición blanca, no presenta números acordes a lo que supone ser el ‘9’ del Real Madrid. El ex jugador del Olympique de Lyon es, con diferencia, el delantero con menos goles de todos los delanteros de los grandes clubes en Europa. Sus números están muy lejos de los Lewandowski, Higuaín, Kane, Cavani o Luis Suárez.

Sin duda, el Real Madrid tiene una buena papeleta que resolver si no quiere caer en el ostracismo que, desde la llegada de Zinedine Zidane, el conjunto abandonó conquistando dos Champions consecutivas y una liga, entre supercopas y mundiales de clubes. El mercado de invierno le brindará a la dirección deportiva merengue otra oportunidad para arreglar lo que tuvo que quedar sellado en verano. Y no, las dos últimas victorias frente Apoel y Málaga no significan absolutamente nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comments

Deja un comentario