El laboratorio Inicio La medular

El Getafe de Bordalás

Hacernos fuertes en casa y fuera puntuar lo máximo posible. Toda persona que haya jugado o haya estado involucrada en algún equipo, sea la categoría que sea, ha oído alguna vez esta frase. En la Liga Santander, esta expresión adquiere mayor dimensión. Más aún en los equipos que se juegan el pan durante todo el año, en la parte baja de la clasificación.

José Bordalas ha hecho de este lema la seña de identidad de su equipo y una vez visto lo que su equipo plantea en cada partido, no sería de extrañar que cada jugador suyo tenga este mensaje grabado a fuego.

Es evidente que si no todos, la mayoría de entrenadores llevan esa idea por bandera, en Getafe han sido los máximos exponentes de este planteamiento, al menos en estas 14 primeras jornadas. ¿Qué planteamiento táctico defiende el equipo azulón con el que ha obtenido tanto beneficio?

Planteamiento inicial trastocado por lesiones

José Bordalás empezó la temporada con un 4-2-3-1, sistema que más ha utilizado durante los últimos años de su carrera en equipos como Alcorcón, Alavés y ahora Getafe. El técnico azulón sabía que no podía contar con Pacheco, al menos al inicio de temporada y optó por Shibasaki como reemplazo. El equipo respondía bien con Jorge Molina como único punta mientras Faycal Fajr y Amath Ndiaye acompañaban al japonés en la línea de tres mediapuntas. El Getafe lograba cuatro de 12 puntos posibles al igual que en el inicio de su última temporada en Primera División pero con sensaciones muy distintas. Los azulones empataron frente a Athletic Bilbao en San Mamés, y perdieron frente a Barcelona y Sevilla en casa pero disputando el partido al máximo y escapandose en los últimos instantes de partido. Su única victoria en esos cuatro partidos fue frente al Leganés en Butarque. A partir de la lesión de Shibasaki en la derrota frente al Barcelona cambió todo, empezando por el sistema.

Al inicio de temporada Bordalás apostó por un 4-2-3-1 con la presencia del nipón Shibasaki como media punta.
La lesión de Shibasaki supusó la irrupción de Ángel, un teórico nueve con tendencia a caer a la banda izquierda que da mayor velocidad y desmarque al ataque azulón

 

Planteamiento claro y conciso; trabajo en bloque

Si bien Bordalás tiene claro el mensaje que da a la plantilla en relación a la importancia de ganar como local, más evidente es aún que el técnico tiene su once titular al que se le suman tres o cuatro jugadores que forman el grupo de confianza del míster.  Es con estos 15/16 jugadores con los que Bordalás más confianza tiene y cree que son los idoneos para plasmar su idea de juego.

La portería tiene nombre y apellidos. Vicente Guaita Panadero con el número 13 debajo es la imagen que ven los aficionados azules que tienen su localidad en los fondos. Su titularidad no se dicute, menos aún su forma de defender los palos en la que quizás sea la mejor temporada del valenciano desde que llegó a Getafe. Sin participar excesivamente el la elaboración de jugadas con los pies pero mostrando la seguridad necesaria para un equipo que quiere mantener la categoría. Ya ha realizado varias actuaciones notorias, entre ellas, la última frente a su ex equipo, el Valencia.

La línea de cuatro que compone la defensa de Bordalás la puede recitar cualquier hincha azulón de memoria. Damián Suárez como lateral derecho, Antunes con la misma posición pero en el costado opuesto. Cala y la revelación Djene como centrales. Así pues el Getafe cuenta con una defensa experimentada, con pasado en otros clubes de primera excepto en el caso de Djene. El central togolés solventa su inexperiencia en la máxima categoría española con sus dotes físicas. La anticipación y la velocidad que imprime en cada jugada, acompañada de una inteligencia y corpulencia digna de admirar, han hecho que Dakonam sea una de las revelaciones de la temporada, no solo en el Getafe si no en toda la Liga Santander. Mejora una salida de balón limpia lo convertiría en uno de los centrales más completos de la liga. Procedente del St. Traiden, fue un fichaje realizado por el propio Bordalás, que ya lo conocía de su paso por Alcorcón.

Djene está siendo uno de los mejores centrales demostrando su anticipación, corpulencia y velocidad como fortalezas. Fuente: OK Diario

La medular está protegida por dos jugadores de similar perfil con rasgos diferenciales. Markel Bergara y  Mauro Arambarri, ambos cedidos por la Real Sociedad y Boston River respectivamente.  El sistema defensivo de Bordalás cuando su equipo no domina la posesión le viene como anillo al dedo a ambos jugadores que son de perfil defensivo. El míster azulón plantea un sistema en el que su equipo espera al rival mediante un repliegue conservador. En cuanto consiguen robar el balón, intentan lanzar el contragolpe. Arambarri tiene mejor trato de balón y es él quien preferiblemente inicia las contras con balones largos a la espalda de los laterales mientras que Markel atesora la función de mediocentro llegador. Se entiende así la anécdotica cifra goleadora del donostiarra, que en 14 partidos con el Getafe ha logrado el mismo número de dianas (4) que durante su etapa en la Real Sociedad (212 partidos).

Todo entrenador que apueste por el contragolpe como principal baza en el ataque debe contar con extremos veloces que puedan ganar la espalda a los laterales contrarios y una vez tengan el balón puedan ser desequilibrantes en el uno contra uno y/o asistir a los delanteros.  Bordalás cuenta con Amath Ndiaye y Álvaro Jiménez, ambos cumplen el perfil descrito anteriormente o tienen rasgos muy acordes al sistema de Bordalás. El ex canterano del Atlético de Madrid hace de la velocidad y el despliegue físico su seña de identidad. Jugador eléctrico que escatima esfuerzos y lo intenta una y otra vez, su hándicap es el aspecto técnico, principalmente a la hora de asistir a los compañeros aunque lo subsana con su olfato goleador. El pasado curso anotó 13 goles con el Tenerife. Repartió tan solo cuatro asistencias.

Mauro Arambarri está siendo de los mejores del Getafe, aportando sobretodo en tareas defensivas. Fuente: AS México

Para la banda derecha, Bordalás apostaba por Álvaro Jiménez pero una tonta expulsión y una lesión han hecho que el ex jugador del Real Madrid Castilla no logre la continuidad. Aspecto que ha aprovechado muy bien Portillo. El malagueño no cumple con el perfil de extremo que pretende el técnico del Getafe pero se ha hecho con un hueco en el once con sus últimas actuaciones. Menos veloz que Jiménez, pero con más técnica y capacidad de asociación en la elaboración de jugadas, Portillo ha tenido que agregar a sus características el esfuerzo en defensa. Aspecto que no adquirió en su etapa bética ni tampoco tenía en el Málaga.

El técnico alicantino consiguió ascender el curso pasado a Primera División con un delantero como Jorge Molina (que sigue siendolo este año) y un mediapunta con calidad. El año pasado esa función la ejecutaba, y de qué manera, Dani Pacheco. Tras su paso por clubs como el Liverpool, el Atlético de Madrid y el Betis; el jugador de nacionalidad hispano-brasileña fue en el Alavés donde mejores actuaciones dejó, casualmente a las órdenes de Bordalás. Desde entonces siguió al técnico alicantino donde este fuera y acabó siendo uno de los mejores jugadores en el Getafe que ascendió el curso pasado.

Ante la ausencia de Dani Pacheco, el club peinó el mercado para encontrar un jugador que cumpliera las características de un media punta asistente con facilidad para asociarse tanto con el delantero como con el resto de mediocentros. Gaku Shibasaki fue el elegido y cumplía con las expectativas hasta que una lesión frente al Barcelona le hizo parar.

Aunque no lo tuvo fácil Ángel Rodriguez convenció a Bordalás de jugar con dos puntas. Él delantero tinerfeño llegó a Getafe con el rol de delantero suplente que entraría de revulsivo en partidos parejos o como recambio natural de Jorge Molina cuando el desgaste físico de este fuese notorio. En sus primeros cuatro partidos en los cuales sumó tan solo 18 minutos de 320 posibles.

El punto de inflexión surgió con la lesión de Sibashaki y su actuación en Vigo. Bordalás le dio 35 minutos y el ariete anotó el gol del empate en el 86. El siguiente partido lo jugaría al completo añadiendo dos goles a su cuenta particular en aquel 4-0 frente al Villareal y tras un bache en el que no disfrutó de minutos frente a Real Madrid y Levante ha sido titular en todos los partidos ligueros que ha disputado el equipo azulón hasta la fecha.

Jorge Molina y Ángel Rodriguez son una de las parejas más goleadoras de la Liga Santander. Fuente: Mundo Deportivo

Ángel Rodriguez se beneficia mucho de compartir delantera con Jorge Molina ya que mientras el alicantino fija a los centrales, Rodriguez disfruta de más libertad con la que puede exprimir su velocidad en el desmarque. Se produce así un feedback entre ambos. Jorge Molina aprovecha jugar con otro punta para tener un menor desgaste físico en tareas de presión y ejecuta las jugadas en las que Angel cae a banda, la mayoría de ocasiones la izquierda, para realizar centros que tienen como objetivo a Molina. El cambió ha sido bueno para el equipo y para Ángel, que ya es el máximo anotador del equipo con seis dianas.


José Bordalás tiene lo fundamental que tiene que tener cualquier entrenador, una idea de juego y una plantilla que encaje con ese planteamiento. Algo tan fácil de plantear pero que no muchos entrenadores acaban consiguiendo. A pesar de que es uno de los equipos que más exprime su once inicial, el técnico azulón cuenta con dos o tres jugadores en plantilla que pueden realizar varias funciones dentro del campo o suplir perfectamente a su par en el titular como son Faycal Fajr, Mathias Olivera, Molinero o el propio Dani Pacheco que tras su larga lesión ya va entrando en las convocatorias.

Si el equipo del sur de Madrid logra continuar con su rendimiento pueden ser una de las revelaciones de la liga juntamente con sus vecinos de Leganés.  Algunos de sus jugadores como Djene, Arambarri o Ángel Rodriguez están rindiendo más de lo que se esperaba de ellos, falta saber si podrán aguantar así el resto de temporada, al igual que el resto del equipo. Los azulones ya están fuera de Copa del Rey, hecho que facilita las cosas en la competición doméstica.

 

One comment

Deja un comentario