Inicio Pista central

Caroline Wozniacki, Maestra del tenis

Difícilmente no hayáis escuchado el nombre de Caroline Wozniacki, y más después de este año. Hija de padres polacos, siempre se ha visto involucrada en el mundo del deporte. Su padre, Piotr Wozniacki, es su entrenador desde que empezase en el mundo del tenis y lo sigue siendo en la actualidad; mientras que su madre defendió los colores de su país en la selección nacional de voleibol.

Caroline hizo su debut profesional en 2005 en el Sony Ericsson WTA, lo que actualmente es el Masters 1000 de Miami, frente a Petty Sanders perdiendo en primera ronda por 6-3 y 6-0. Ya en 2006 y con tan sólo 16 años, se consagró como campeona de Wimbledon y el Australian Open (ambos en categoría Junior) y empezó a recibir sus primeras wild card (invitaciones) para torneos WTA.

71397381_0.jpg
Wozniacki en su debut profesional en el Sony Ericsson WTA en 2005

 

El Grand Slam, su asignatura pendiente

En 2007 empezó a disputar su primera temporada como profesional en el ranking WTA y y ya se encontraba dentro del top 100, y ya en 2008 consiguió sus primeros tres títulos en Estocolmo, New Haven y en Tokio; que le permitieron escalar 52 posiciones hasta acabar el año como número 12 del mundo. En 2009, ya como tenista consagrada, alcanzó la final del US Open en 2009 en la que perdió frente a la belga Kim Clijsters. Esta hazaña le permitió clasificarse para sus primeras WTA Finals, en las que llegó hasta las semifinales.

2010 fue un año muy especial al conseguir seis títulos y acabar el año como número 1. Volvió a clasificar para las WTA Championship pero cayó de nuevo en semifinales. En este año siguió con su gafe en los Grand Slam y volvió a caer en la final del US Open frente a la misma rival, Clijsters; haciendo un pobre papel en el resto de los Grandes.

2156538-45088170-2560-1440.jpg
Caroline durante un punto en Tokyo 2016

En 2011 consiguió de nuevo 6 títulos, revalidando por cuarto año consecutivo el de New Haven. Tras perder en las semifinales de Australia, Caroline perdió el número 1 a favor de Clijsters, pero lo recuperó una semana después. En Roland Garros cayó en tercera ronda y en Wimbledon en cuarta. Al US Open acudió como primera cabeza de serie y se topó con Serena Williams en semifinales, que la derrotó por 6-2 y 6-4. Seguía el gafe.

Tras 6 Grand Slams seguidos y 66 semanas consecutivas como número 1, en 2012 cede el puesto a Azarenka tras perder en las semifinales de Australia. Otro año más, su papel en Roland Garros y Wimbledon fue inesperado, cayendo en tercera y primera ronda respectivamente. En el US Open también cayó en primera ronda y salió, por primera vez desde 2009, del top 10.

Su mejor resultado en un Grand Slam en 2013 fueron unos octavos de final en Australia, por lo que volvió a ser un año desastroso en estos torneos para la jugadora danesa. Pero en estos últimos cuatro años, sus resultados no han sido mejores, ya que tan sólo ha logrado realizar buenos papeles en el US Open de 2014 con una final y una semifinal en 2016.

Maestra de Maestras

Sin duda, entre los logros más deseados por cualquier tenista, es consagrarse como la Maestra del tenis. Y esa hazaña la ha conseguido este año la misma Caroline Wozniacki.

Tras un 2017 con un único título en sus manos, la danesa se presentaba ante una nueva oportunidad de conseguir ganar por primera vez unas WTA Finals, torneo en el que sólo había conseguido llegar hasta semifinales. Con una primera parte de temporada muy buena y sólida, en la que a pesar de no conseguir ningún título, luchó en las finales de Indian Wells, Miami, Doha y Dubai; mientras que ya en la segunda parte de la temporada consiguió alcanzar las finales en Eastbourne, Bastad, Toronto y Pekín, siendo esta última en la que pudo levantar el trofeo. El balance finalmente no es tan negativo teniendo, a pesar de que los Grand Slam parecen quedarle grande ya que tan sólo pudo hacer tercera ronda en Roland Garros, cuartos de final en Roland Garros, cuarta ronda en Wimbledon y segunda ronda en el US Open.

A pesar de ello llegaba a Singapur con una autoestima y un nivel de tenis muy alto, y lo demostró a lo largo de las dos semanas. Consiguió un balance de 4 victorias y 1 derrota; y de 10-1 sets a favor, cediendo tan sólo un set en cinco partidos.

Su arma principal era su saque. Si su saque fallaba, más sufría en los partidos. Pero con un 72% de acierto con su primer saque le permitió barrer a su primera rival, Elina Svitolina, por 6-2 y 6-0. La danesa mostró un tenis de otro mundo, muy constante y sin dar una mínima oportunidad a la ucraniana.

De nuevo, con un 69% de acierto en su primer saque, vapuleó a la número 1 del mundo Simona Halep por 6-0 y 6-2. En este caso, la derrota se centró más en los fallos de la rumana, pero ello no hubiese sido posible sin la constancia de Wozniacki. Y es que si por algo se caracteriza es por un juego pesado de fondo, en el que no tiene problemas de mantener un peloteo hasta encontrar la oportunidad de atacar. Una auténtica guerrera.

wozniacki-m
Caroline disputando un punto en las WTA Finals frente a Halep

En su tercer partido de grupos, en el que se jugaba la primera posición, perdió frente a la francesa Caroline Garcia a pesar de ganar el primer set, de nuevo, por 6-0. Su porcentaje de primeros bajó en el segundo set permitiendo 6 bolas de break a la francesa, lo que le hizo perder por 6-3. Finalmente, a pesar de ir con break arriba en el tercero, perdió por 7-5.

En semifinales le tocó enfrentarse a una de las jugadoras más constantes del circuito: Karolina Pliskova. De nuevo, su saque y una potente derecha le salvaron el papel. Una derecha invertida que hizo mucho daño a sus rivales, de ahí que le jugasen mucho al revés evitando este golpe. Finalmente consiguió alcanzar la final sin perder ningún set.

¿Su rival en la final? Una de sus verdugos, Venus Williams. Las estadísticas no estaban a favor de la danesa, ya que el balance era de 7-0 para la americana, la cuál le ha privado de muchos títulos a Caroline. Y como bien dijo la misma, “las estadísticas no sirven de nada”. Un guión de la final que manejó Wozniacki de principio a fin, a pesar de que casi se complica en el segundo set. Tras ir 5-0 en el segundo set y restando para ganar el torneo, la americana consiguió ponerse 5-4 y servicio para empatar el set a 5. La danesa sacó garra y consiguió hacerse con su primeras WTA Finals y consagrarse como la Maestra del año y volver al número 3 del mundo.

l.jpg
La tenista danesa celebrando sus primeras WTA Finals este mismo año

Este último año se ha visto a la Caroline Wozniacki de 2009 y 2010. Una Wozniacki más constante y firme en la pista que ha conseguido alcanzar uno de los torneos más prestigiosos en el mundo del tenis, aunque eso sí, aún le queda una asignatura pendiente: conseguir un Grand Slam.

Deja un comentario