El laboratorio Inicio La medular

Girona, la fidelidad a un sistema

Tras 16 jornadas disputadas en la máxima categoría del fútbol español, y con la decimoséptima en juego, podemos considerar que el Girona F.C. alcanzará con creces su principal objetivo: conseguir la permanencia. Tras su última victoria en Montilivi ante el Getafe, Pablo Machín examinó la situación del equipo: “Tenemos que tener claro el objetivo final, que es conseguir 42 puntos cuanto antes. Luego ya veremos el tiempo y las distancias para marcar objetivos más ambiciosos”. Y es que, pocos gerundenses creerían a comienzos de temporada que el domingo 17  de diciembre su equipo iba a descansar a un punto de los puestos europeos.

El juego del equipo albirrojo contiene una serie de mecanismos dignos de mención y análisis. El Girona consigue dominar muchos de sus partidos a partir del balón, pero sin correr riesgos en la creación de juego. Su esquema actual podría leerse como un 5-2-2-1, con dos media puntas móviles, pero que arrancan desde una posición centrada. Este movimiento deja las bandas únicamente para los dos carrileros, quienes son los encargados de iniciar las jugadas en ataque. El recorrido de Maffeo y Aday Benítez (o Mujica estas últimas jornadas) suele llegar hasta tres cuartos de campo. Ida y vuelta.

El Girona consigue dominar partidos a partir del balón, pero sin correr riesgos en la creación de juego

El jugador que mejor sabe aprovechar el estilo de juego del equipo de Machín es su delantero centro. Cristian Stuani explota el juego aéreo y la gran capacidad  que posee para el remate dentro del área rival. El charrúa está extramotivado, ya que su buen año le puede asegurar un puesto en Rusia 2018. Nueve goles en 14 partidos de liga avalan al ex de Middlesbrough y Espanyol.

En segunda línea de ataque aparecen dos hombres que, partiendo de una posición centrada y a una altura paralela, cumplen funciones muy distintas. Portu cumple un rol de mediapunta vertical. Empieza los partidos desde banda derecha, pero acaba actuando como un segundo delantero que aprovecha la segunda línea para ejecutar desmarques más largos y entrar a posición de remate libre de marca. Borja García cumple un rol más posicional, donde aprovecha su buen tiro lejano y su capacidad para filtrar pases de gol.

Captura (58)
Principales movimientos del equipo en ataque. Stuani fija la defensa con movimientos cortos que despejan la entrada de la segunda línea.

El centro del campo del Girona es más importante en labores de equilibrio de equipo y de ejecutar presiones altas a los rivales que en creación de juego. Pere Pons y Alex Granell conocen a la perfección lo que quiere Pablo Machín, y lo demuestran. Manejar estos automatismos de juego es la principal causa del poco protagonismo de jugadores jóvenes con talento como Aleix García o Douglas Luiz. Alex Granell tiene un gran toque de balón, su pierna izquierda es un gran baluarte a la hora de mandar balones a la espalda de las defensas rivales. Pere Pons no posee ese toque diferencial, pero lee el juego y muy pocas veces falla en la toma de decisiones.

La forma de defender de este Girona es un problema para muchos equipos de la Liga Santander. Los cuatro jugadores del centro del campo defienden el carril central. Estos cuatro jugadores más Stuani forman un embudo que imposibilita atravesar de manera limpia el centro del campo. El único peligro se encuentra en las bandas. Las ayudas defensivas a los hombres de banda tienen que ser rápidas y constantes para no caer en un 2 contra 1, lateral+extremo contra el carrilero.

Captura (59)
Principales movimientos en defensa. Ejemplo de pérdida de balón en zona derecha.

El único puesto que ha supuesto un dolor de cabeza al preparador soriano es la portería. Gorka Iraizoz comenzó la temporada siendo titular, una clara apuesta por la experiencia. Pero el rendimiento del portero navarro no ha sido el esperado. Desde hace ocho jornadas, Yassine Bounou “Bono” ocupa la meta gerundense. El internacional marroquí ha convencido a buena parte de la afición y al cuerpo técnico. Excepto en la derrota frente al Alavés, Bono ha transmitido confianza al resto del equipo. Confianza que no puede faltarle durante la temporada, ya que se disputa el puesto de titular en el próximo mundial con otro portero que juega en nuestro país: Munir (Numancia).

Lo que ocurre en la Costa Brava es una gran noticia para los mandatarios de City Sports Group, que el pasado verano compraron el 44% de las acciones del club. Este es el motivo del gran número de promesas Skyblues en su plantilla. El Girona tampoco tiene motivo de queja. A parte de los jugadores, City Sports Group ha aportado un extra económico a la entidad que también les permite optar a jugadores que, sin el capital de la franquicia sería impensable.

El pasado verano, City Sports Group adquirió el 44% del capital del Girona F.C.

Pero, sin duda alguna, el gran responsable del éxito deportivo del club es Pablo Machín. El entrenador soriano ha creído en su estilo de juego aún después de conocer el fracaso. Ahora, en la élite del fútbol español, disfruta de su merecida recompensa.

 

 

2 comments

Deja un comentario