El laboratorio La medular

Sampaoli, aún hay mucho por hacer

La efectividad en ataque de la selección española deja en entredicho la capacidad defensiva de Argentina. El buen juego correrá a cargo de hombres que no pisaron ayer el Wanda Metropolitano.

Sin Messi, sin Di María, sin Agüero, sin Pastore, sin Dybala y sin Icardi. La selección albiceleste llegaba al partido contra España sin sus mejores atacantes, y no todos están lesionados. Paulo Dybala y Mauro Icardi no aparecieron en la última lista de Jorge Sampaoli por decisión técnica, algo que explicó en rueda de prensa hace pocos días. Pero tras lo visto anoche en Madrid, parece obligatorio que el ex entrenador del Sevilla piense en ellos como plan B.

Pero el gran problema de la selección argentina no es ese, puesto que en Rusia si que podrá contar con la lista de cracks citados anteriormente. El gran quebradero de cabeza para el técnico de Casilda es la fragilidad defensiva que ha mostrado su selección. Tanto en la defensa como en el centro del campo no parecen haber muchos hombres que mejoren individualmente a quienes saltaron al césped ayer, y eso es un problema.

Leo Messi tuvo que ver la histórica paliza desde un palco del Wanda Metropolitano. F: La Ovación

Los defensores argentinos se han visto sobrepasados con las llegadas de los jugadores de segunda línea de España. Parte de este problema radica en Mascherano y Biglia, quienes muchas veces llegaban tarde al repliegue, y se veían constantemente superados. El jefecito ha rendido mejor en tareas constructivas que destructivas, algo sorprendente. Pero no ha sido una mala primera parte la de Javier Mascherano, al que se le ha notado más cómodo en el centro del campo.

Caballero tuvo que entrar al campo tras el 1-0. Le tiraron cinco tiros a puerta durante el partido y todos ellos acabaron en gol

Varios tantos de la selección española han venido por errores tácticos de los jugadores argentinos. En el primer gol de Isco, el malacitano remata solo tras un fallo en la marca de Bustos. Todo esto precedido de un error en la salida de balón. Al igual que el último gol del jugador del Real Madrid, donde Otamendi falla un pase aparentemente sencillo. En el quinto gol, ni Garay ni Otamendi marcan a Iago Aspas, quien les sorprende con un desmarque que acaba en gol. Uno no cubre, el otro no llega a ayudar.

Quizás Sampaoli vuelva a plantear una defensa con tres centrales, para poder incorporar en los laterales a jugadores de un perfil más ofensivo. Pero eso implicaría sacrificar un atacante, no es un negocio sencillo. Tampoco es fácil decidir que portero tiene que jugar el próximo Mundial si tus dos mejores guardametas juegan el mismo número de partidos: prácticamente ninguno. Quizás hoy Romero, pese a su lesión, haya consolidado su titularidad. Caballero ha recibido cinco goles en cinco tiros a puerta, y no ha mostrado confianza en ningún instante del partido.

Maximiliano Meza fue uno de los mejores del encuentro durante los primeros 45 minutos. F: Diario La Nación (Argentina)

La reconstrucción argentina no iba mal encaminada. Aparecieron los primeros síntomas de buen juego más allá de Leo Messi, pero un buque cargado de inconvenientes ha atracado en el Mar del Plata. Maximiliano Meza debutó ayer con la selección. A título personal realizó un buen encuentro, aunque ni en sus peores pesadillas habría imaginado un debut tan amargo. Lo Celso dejó algún destello del jugador que es, muy alejado de lo que pretendió Emery en el Santiago Bernabéu. E Higuaín volvió a hacer de las suyas. Cuando piensas que esa clara ocasión es imposible de fallar, ahí llega Gonzalo.

Maximiliano Meza debutó ayer en el Wanda Metropolitano, la única nota positiva para Sampaoli. Fue de los jugadores más destacados de la albiceleste, pero no guardará un buen recuerdo de su debut.

Falta otro test antes de enfrentarse a Islandia. Una convocatoria que será mirada con lupa, y mucho trabajo con el fin de pulir la idea de juego. Un concepto que repite el seleccionador Jorge Sampaoli, y no llega a cuajar. Pasar de ser un grupo de estrellas a funcionar como un equipo es la asignatura pendiente de la albiceleste. La mejora vista contra Italia quedó desacreditada ayer, y cada vez queda menos tiempo para reaccionar.


Las expectativas argentinas (sobre todo en los hinchas) iban in crescendo en estos últimos meses cercanos al Mundial de Rusia. Jorge Sampaoli debe encontrar soluciones dentro del campo para completar la idea de juego que quiere completar. Más importante será la labor del técnico en lo psicológico. En el plantel argentino la mayoría de jugadores rinden sobradamente en sus clubes pero cuando llegan a la selección no han conseguido transmitir esa imagen de equipo.

Deja un comentario