A la fuga Inicio Pedalier

París-Roubaix 2018: una exhibición encumbra a Peter Sagan

La clásica por antonomasia, la carrera de las carreras, el ‘Infierno del Norte’… no son más que sinónimos de una de las mejores competiciones que existe en el calendario ciclista, la Paris-Roubaix. Como cada año, Roubaix cierra la temporada de clásicas adoquinadas y lo hace de forma sensacional. Los ciclistas lo han dado todo y el derroche de energía en favor del espectáculo ha sido la tónica dominante en unos meses que han culminado con una Paris-Roubaix en la que, de nuevo, Mons-en-Pévèle marcó el devenir de la prueba. El mítico tramo de cinco estrellas, a más de 45 kilómetros de meta, fue testigo del ataque ganador de un soberbio Peter Sagan, que tras numerosos intentos, al fin alzó los brazos en el velódromo de Roubaix.

Por desgracia, la victoria del eslovaco se vio eclipsada por el trágico desenlace de Michael Goolaerts. El joven ciclista belga, de 23 años, sufrió un paro cardíaco en plena competición. Los equipos de reanimación consiguieron estabilizarle y trasladarle al hospital de Lille, pero llegada la noche, Goolearts, fallecía; como confirmó su propio equipo, el Veranda’s Willems. La noticia, en la cuna de las clásicas, conmocionó al mundo del ciclismo y las muestras de cariño no tardaron en llegar.

A pesar de la fatídica noticia, y aunque sea difícil continuar, la Paris-Roubaix 2018 nos volvió a demostrar por qué se trata de una carrera con vida propia y distinta a todas.

Peter Sagan buscó la épica

parís-roubaix
Peter Sagan lanzó su apuesta y ganó | Fotografía: ASO. París-Roubaix

La relación entre Roubaix y Peter Sagan antes de este temporada no era, que digamos, la mejor. Por unas causas o por otras, el ‘Infierno del Norte’ no era la carrera que mejor se le daba, aunque los últimos años era uno de los claros favoritos al triunfo final. Su mejor resultado, un sexto puesto en 2014, ya ha pasado a los anales de la historia tras la exhibición de este año.

El eslovaco, lanzó su órdago a 54 kilómetros de meta después de dos movimientos consecutivos de Quick-Step, primero con Gilbert, y, posteriormente, con Stybar. No parecía el lugar ni el momento adecuado, pero Sagan consiguió alcanzar a los cuatro integrantes de la fuga antes del inicio de Mons-en-Pévèle. Poco a poco, la fuerza con la que superó el mítico tramo hizo que la diferencia con el grupo de favoritos fuera aumentando. El descontrol y el nerviosismo ante la solidez de Sagan comenzó a imperar.

Asumió el control

Llevar a tus rivales hasta la meta no es plato de buen gusto para nadie, pero Peter Sagan era consciente de que tenía que asumir sus galones y llevar el peso principal de la fuga. El cansancio y las pequeñas arrancadas del eslovaco redujeron el grupo a tan solo dos integrantes, el propio Sagan y un sensacional Silvan Dillier (Ag2r La Mondiale). El suizo, aunque con relevos cortos, era consciente de la importancia y la oportunidad que tenía ante sí y nunca dudó en colaborar con el eslovaco. Finalmente, un potente sprint en el velódromo encumbró a un Sagan que entra en la historia de los grandes ganadores de Roubaix por la puerta grande.

De esta forma, Peter Sagan consiguió alzarse con su segundo monumento ciclista tras el Tour de Flandes 2015 y por primera vez desde que en 1981 Bernard Hinault lo lograra, un Campeón del Mundo se llevaba la victoria en la París-Roubaix.

Greg Van Avermaet, año aciago

La otra cara de la moneda es la de Greg Van Avermaet. El belga, gran dominador la pasada campaña de las clásicas del ‘pavé’, no esta atravesando por su mejor momento y no ha conseguido rendir como todos esperaban en ninguna de las pruebas disputadas. En Flandes, pero, especialmente en Roubaix, prácticamente no apareció. A pesar de que los resultados, con un quinto y un cuarto puesto, respectivamente, no fueron del todos malos, en ningún momento se le vio imponer su calidad ni dominar ninguna de las pruebas. Greg Van Avermaet, ciclista característico por ir siempre en cabeza y realizando constantes movimientos, este 2018 no ha conseguido brillar en su terreno.

parís-roubaix
Greg Van Avermaet no ha encontrado sus mejores sensaciones en lo que va de temporada Fotografía: ASO. París-Roubaix

Dillier da la sorpresa…

La gran revelación de la Paris-Roubaix 2018 fue la de Silvan Dillier (AG2R La Mondiale). El campeón suizo aguantó a Sagan en los tramos de adoquines más duros y resistió hasta el velódromo, dónde nada pudo hacer ante el sprint de Peter Sagan y finalizó en segunda posición. La actuación de Dillier tiene aún más mérito gracias a que el suizo fue uno de los integrantes de la fuga inicial. Cuando Sagan arrancó por detrás y alcanzó al grupo de Dillier, el suizo no se despegó de su rueda y junto con el eslovaco, a base de relevos, aunque con la iniciativa de Sagan, consiguieron la ventaja suficiente para jugarse el triunfo final. Dillier no se encontraba en las quinielas, pero la grandeza de Roubaix hace que los adoquines pongan a cada uno en su sitio. Dillier, por fuerza o por pura casualidad , supo moverse y resistir hasta la línea de meta.

…y Quick-Step claudica ante Sagan

Por su parte, los integrantes del Quick-Step, que intentaron mover el avispero, no respondieron ante el ataque que debían neutralizar. Philippe Gilbert y Zdenek Stybar fueron los que mostraron una mayor capacidad de atacar, mientras Niki Terpstra, campeón del último Tour de Flandes, anclaba a los favoritos en el grupo. Finalmente, la estrategia del conjunto belga mostró una pequeña grieta que supo aprovechar Peter Sagan para contraatacar en un parón del grupo y llevarse su primera victoria en Roubaix. Quick-Step, a pesar de fallar en el momento decisivo, volvió a demostrar que es el equipo más fuerte en este tipo de carreras y con la tercera plaza de Terpstra cierra una temporada de adoquines plagada de éxitos y grandes sensaciones.

Se acaba la primera parte de la temporada; se acaba la temporada de ‘pavés’. Peter Sagan, Niki Terpstra y Quick-Step salen como los grandes vencedores. Ahora llegan las Ardenas y las clásicas de las duras y explosivas cotas. El ciclismo continúa, el espectáculo continúa.

Vídeo resumen


Clasificación París-Roubaix 2018

Deja un comentario