Inicio Pista central

David Ferrer, el ‘guerrero’ de la Armada

A lo largo de la historia de nuestro tenis hemos visto jugar a muy buenos tenistas: Desde Manuel Santana y Manuel Orantes, pasando por Albert Costa, Álex Corretja, Sergi Bruguera hasta llegar a Juan Carlos Ferrero, Carlos Moyá y Rafa Nadal. Todos ellos han hecho buenos papeles siempre en la Copa Davis, que hemos conseguido en cinco ocasiones: en el 2000 con Ferrero y Costa al frente; 2004 con Ferrero, Moyá y el joven Nadal; y 2008, 2009 y 2011, lideradas por Nadal y por nuestro protagonista de hoy, David Ferrer.

El tenista de Xàbia es sin duda uno de nuestros héroes en la Copa Davis, consiguiendo como ya hemos dicho las ‘ensaladeras’ 2008, 2009 y 2011. Pero todo tiene un comienzo, ya que Ferrer hizo su debut en la Copa Davis en 2006 frente a Bielorrusia con derrota ante Vladimir Volchkov, pero sólo fue el comienzo de una larga carrera que daría grandes alegrías al tenis español.

El gran bache de Ferru

Tras estar durante seis años seguidos dentro del top 10, hazaña que pocos tenistas han conseguido en sus carreras, y tras alcanzar el número 3 del mundo en 2013, lo que le ocurrió en 2016 fue totalmente inesperado. En ese año pasamos de ver a un Ferrer que disputaba cualquier torneo, que era capaz de plantar cara y vencer a los mejores; a ver cómo poco a poco iba perdiendo y bajando posiciones en el ranking.

El propio tenista llegó a asegurar que “perdí la noción de competir, perdí mi esencia”; tanto que acabó ese mismo año como número 21 del mundo, hasta descender a la posición 33 que ostenta actualmente. Por estos hechos y también por las críticas que muchos le cargan a sus espaldas dándole por acabado, la decisión de Sergi Bruguera,  capitán de la Copa Davis, de llevarle como número 2 en la reciente eliminatoria frente a Alemania fue muy discutida.

ferrer-2-1
Ferrer no atravesó su mejor momento en 2016. Fuente: La Marina Plaza

Siempre me gusta decir que nunca hay que dudar de ‘Ferru’, que es un tenista que lo va a dar todo en la pista. Y lo mismo piensan los propios tenistas del circuito, ya que muchos han afirmado que es uno de esos jugadores contra los que no te quieres enfrentar, ya que nunca da una bola perdida. Bendita la fuerza mental del tenista español.

Era obvio que David no llegaba en su mejor momento, pero era Valencia y tenía la oportunidad perfecta para demostrar a su gente que aún era capaz de hacer algo grande. Y llegó el jueves previo a la eliminatoria, en la que se realizó el sorteo que decididó que se enfrentase en el partido inicial al número 1 alemán Alexander Zverev, frente al que no pudo hacer mucho más que aguantar a un joven teutón inspirado. Los propios compañeros comentaron que Ferru quedó muy tocado tras esta derrota y poner a España en desventaja, ya que jugaba ante su gente y quería lograr una gesta importante.

El partido más importante en la carrera de Ferrer

Pero aquel tenista que un año antes afirmaba que “nunca me había visto incapaz de luchar por los partidos”, se vio ante el papel del quinto partido, el de la vida o la muerte para España. Al otro lado de la pista le esperaba el experimentado Kohlschreiber, en lo que fue una batalla de 4 horas y 51 minutos que tuvo varios protagonistas aparte de los tenistas: el viento que dejó prácticamente sin tierra la pista, y la lluvia que hizo acto de presencia y que posteriormente desapareció.

El primer set ya auguró lo que todos esperábamos: un partido muy reñido. Se fue al tiebreak que consiguió ganar de forma sencilla Ferrer por 7-1, aunque la siguiente manga fue para el tenista alemán. El tercer set se volvió a decidir de la misma forma, con tiebreak a favor de Ferrer, aunque esta vez un poco más sufrido. Tras hacerse con el cuarto set, Kohlschreiber llevó el partido al frenético quinto set. Era como que la eliminatoria se jugaba a un set.

15232078848884.jpg
Ferrer celebrando su victoria frente a Kohlschreiber. Fuente: Marca

La última manga empezó de la mejor forma posible para el español, ya que consiguió el break en el primer juego del set. Lo consiguió mantener hasta que el alemán se lo devolviese para empatar la manga a 3. En cada juego de saque, el partido parecía que se iba a volver a decidir en un nuevo tiebreak. Aunque ahí fue cuando entró en juego el gladiador que supo aprovechar la oportunidad de romper de nuevo el servicio del alemán y servir para ganar.

La plaza de toro de Valencia se unió en una misma voz para llevar en volandas a Ferrer a conseguir una de las victorias más importantes y especiales de su carrera, como aseguró en la entrevista post partido, y que consiguió meter a España en semifinales. Y es que el tenis le debía eso a uno de los más grandes, le debía conseguir un hito tan importante delante de su gente, amigos y familia.

¿Cuál puede ser su futuro?

Cualquiera que conozca a Ferrer sabe que vive por y para el tenis. Pero a sus 36 años dejó caer que esta era una de las pocas cosas que le faltaban por conseguir, y que también había ganado otro partido muy importante: ser padre en los próximos días. Factor que puede ser decisivo.

Pero mientras tanto, sólo nos queda disfrutar de uno de nuestro tenista más humilde y luchador que ha pisado una pista de tenis. El de Xàbia, David Ferrer.

Deja un comentario