El laboratorio Pista central

Vuelve la peor pesadilla de Nishikori

Después de comenzar la temporada de tierra batida de la mejor manera posible, Kei Nishikori tuvo que abandonar el Conde de Godo por dolores en la muñeca. El jugador nacido en Matsue, se retiraba justo al finalizar el primer set ante Guillermo García López, cuyo set había perdido por 6-3.

El japonés llegaba al ATP de Barcelona con la moral muy alta tras llegar a la final del Masters 1000 de Montecarlo donde cayó contra Rafa Nadal. Contra el de Manacor se hubiese vuelto a enfrentar en caso de superar a “Willy” en primera ronda del torneo. Pero la dichosa articulación otra vez ha apartado a Kei de lo que más le gusta, disfrutar del tenis.

Alcance de su  primera lesión y comienzo de año

En 2017, entrenando para el torneo de Cincinnati, Nishikori sintió un ruido extraño en su muñeca derecha. El asiático se fue directo al hospital y el diagnóstico no podía ser peor. Desgarro de un tendón en la articulación iba a acabar con la temporada de 2017 en pleno agosto. Decidió no operarse y no competir más en lo que restaba de año para llegar a 2018 con las energías cargadas.

nishikori sacando.jpg
Nishikori se lesiona realizando un saque en un entrenamiento|Punto de Break

Comenzó el curso con muchas expectativas y probando su mano en el Challenger de Dallas, el cual se acabó llevando contra Mackenzie McDonald  por 6-1, 6-4. Continuó probándose en campeonatos de menor categoría sin ni siquiera presentarse al abierto de Australia. Su primera toma de contacto real fue en el Masters 1000 de Miami, donde perdió en segunda ronda frente a Del Potro por un doble 6-2.

Masters 1000 de Montecarlo

Al llegar la época de tierra el cuerpo técnico y el propio jugador esperaban que la progresión fuese en aumento, pero no tanta. Se presentaba a Montecarlo con el objetivo de hacer un buen papel y la cosa no comenzaba muy bien al saber que su primer rival sería Tomas Berdych.

Tras acabar imponiéndose al checo y ganando sus respectivos partidos con dificultades ante el ruso Medvedev y el italiano Seppi le tocaba medirse frente a Marin Cilic. El japonés desplegó su mejor tenis, volviendo a ser ese muro para sus rivales, como consecuencia consiguió batir  al actual tercer clasificado del ranking ATP y colarse en las semifinales.

En esa ronda le esperaba el alemán Alexander Zverez, el llamado a ser el próximo número uno. Aun perdiendo el primer set, el asiático supo rehacerse para remontar el encuentro, y así meterse en la final. El partido finalizó 3-6, 6-3, 6-4 a favor del japonés.

Sin nada que perder se presentaba en la final, pero no fue rival para el actual mejor tenista del mundo, Rafael Nadal, que sin tener que desplegar su mejor juego, venció a Nishikori por 6-3, 6-2

¿Cambio en su forma de jugar?

Muchos tenistas varían su manera de plantear los encuentros después de estar mucho tiempo apartados de las pistas. Este no ha sido el caso de Kei. El mejor tenista asiático de la historia, ha continuado siendo ese jugador aguerrido que no da una pelota por perdida.

Es verdad que nunca ha sido un raquetista golpeador, pero aunque sus golpes sean poco penetrantes es capaz de desarbolar a sus contrarios gracias a la colocación y a su hábil juego de piernas. Es muy difícil en el tenis actual destacar sin tener ninguna cualidad técnica en especial, pero su gran inteligencia le ha permitido derrotar a muchos contrincantes, que sobre el papel son mejores técnicamente que él.

Deja un comentario