El laboratorio Pit lane

Carlos Sainz, el esfuerzo como llave para conseguir el objetivo

Esfuerzo. Esa sería una palabra que podría definir la carrera de Carlos Sainz Jr desde que decidió que, al igual que su padre, el mundo del motor sería su vida. Hacerse un hueco en la Fórmula 1 es uno de los sueños más difíciles de cumplir, pues se trata de una competición muy hermética, en la que la aparición de nuevos pilotos se realiza con cuenta gotas. Además, más allá del hecho de saltar al circo de la fórmula 1, lo verdaderamente complicado es permanecer. Desde la llegada de Carlos Sainz a la F1 en el año 2015, siempre se ha caracterizado por ser un piloto respetuoso, cauto y que busca siempre llevar al monoplaza hasta el máximo de sus posibilidades.

Tras tres temporadas en la escudería filial de Red Bull, Toro Rosso, el piloto madrileño decidió que era el momento de dar el salto a un equipo competitivo y en el que poder correr con total libertad. La escudería que le ofrecía esa oportunidad, y además presentaba un proyecto con el que poder luchar, era Renault. Quizás, continuar ligado a la marca Red Bull hubiera sido una ventaja en su carrera, pero con dos pilotos establecidos como Max Verstappen y Daniel Ricciardo, conseguir una plaza hubiera sido una tarea muy complicada. Sin duda, el cambio de aires y empezar a contar con un coche oficial con el que poder realizar más mejoras y la competencia de tener al lado a un compañero como Nico Hülkenberg le será de gran ayuda a Carlos Sainz para seguir escalando.

De menos a más en Toro Rosso

Carlos Sainz durante una carrera con Toro Roso | Fotografía: Fórmula 1

La primera temporada en la Fórmula 1, como la de la mayoría de los pilotos, fue un año cargado de novedades y la necesidad de acoplarse al 100% a la nueva competición. A pesar de ello, Carlos Sainz consiguió puntuar en siete carreras. Su gran talón de Aquiles aquel año fueron los abandonos, pues acumuló hasta un total de siete. Esta situación llegó a frustrar al piloto, pues cuatro de ellos fueron de forma consecutiva y por causas ajenas al pilotaje. En 2016, las cosas cambiaron a mejor y el Toro Rosso de Carlos Sainz comenzó a hacerse un asiduo en las posiciones de puntos.

Su confirmación llegó la pasada temporada cuando consiguió su mejor posición en toda su carrera en la Fórmula 1. En el Gran Premio de Singapur consiguió la cuarta plaza y se quedó a las puertas de lo que hubiera sido un resultado histórico. Además de ello, la regularidad, a diferencia de otros años, marcó la temporada de Carlos Sainz. Finalizó el Mundial en novena posición y con 54 puntos. La carrera del piloto español en la escudería italiana supuso un gran paso para Sainz y tras tres años con Toro Rosso acabó la relación siendo el segundo piloto con más grandes premios a sus espaldas (56), el piloto con más puntos en la historia de la escudería en la Fórmula 1 (112) y con la segunda mejor posición en carrera (4º), solo por detrás de la victoria que cosechó Sebastian Vettel.

El paso definitivo tiene que llegar en Renault

La temporada con Renault no empezó de la mejor posible, pues no conseguía realizar una buena vuelta en la clasificación y en carrera sufría y no alcanzaba el ritmo deseado. Es cierto que Carlos Sainz cambió de equipo cuando todavía faltaban cuatro carreras por disputarse de la temporada anterior, pero todavía le faltan por coger una serie de automatismos que ya tenia asimilados en Toro Rosso.

A pesar de ello, parece que tras los cuatro primeros grandes premios disputados, Carlos Sainz se está adaptando cada vez mejor al coche y prueba de ello fue el resultado en Azerbaiyán. Sainz consiguió su mejor resultado de la temporada con un quinto puesto, aunque continúa teniendo los problemas a una vuelta. Consiguió clasificarse para la Q3, pero tuvo que conformarse con la décima posición en la parrilla de salida.

carlos sainz
En el GP de Azerbaiyán Sainz obtuvo el mejor registro de la temporada (5º) | Fotografía: Fórmula 1
La competencia con Hülkenberg, de gran ayuda

Poco a poco, los automatismos irán llegando y la adaptación al coche le aportará la confianza que necesita para luchar por su objetivo real esta temporada, conseguir subir al podio. En gran medida, contar con una competencia como la de Nico Hülkenberg, un piloto más que experimentado en la Fórmula 1, hará que Sainz trate de superarlo. Por el momento, el alemán está superando al español en puntuación (22-13), pero el 0 de Hülkenberg en Azerbaiyán y la mejor posición de Sainz esta temporada – que supone la mejor posición de Renault en 2018 – ha apretado una lucha interna que será vibrante hasta final de temporada.

Todavía queda mucha competición y las espadas están por todo lo alto. Sin duda, las mejoras en el Renault y en el propio pilotaje de Carlos Sainz hará que el piloto español comience a ser uno de los protagonistas en la lucha por las posiciones de podio. Se trata de la cuarta temporada del español en la Fórmula 1 y el esfuerzo que desde pequeño ha realizado para cumplir su sueño ahora le supondrá un aliciente más para ser un gran piloto de la Fórmula 1 y en algunos años incluso poder estar en la batalla por algo que por el momento queda grande, pero que con trabajo puede hacer que sea una realidad, el Mundial.

 

Deja un comentario