El laboratorio La pizarra

Una Final de la NBA adelantada

Ya tenemos a los dos finalistas de la Conferencia Oeste, y son los que todos esperabamos. Golden State Warriors y Houston Rockets se enfrentarán por el trono del oeste. La madrugada del próximo lunes 14 de mayo comenzará la serie que más bien es la final deseada de la NBA. Ambos equipos no pueden enfrentarse por el campeonato de la NBA porque compiten en la misma conferencia, pero estamos hablando de los dos equipos más en forma de la temporada.


Houston y Golden State llegan a las Final de Conferencia con los mismos partidos disputados. Fuente: chron.com

La campaña que hemos vivido este año ha tenido un detonante diferente a las últimas, y es la actuación de Houston. Además de todo el movimiento del oeste, donde las estrellas de la NBA se mudaron (salvo Lebron e Irving), parecía que Warriors seguiría dominando en el oeste. Pero Houston se impuso en temporada regular, sumando un récord de 65-17, batiendo así su récord histórico. Golden State acabó la temporada regular en segundo lugar con un 58-24, nada que envidiar a Houston. Pero lo importante aquí es que son los dos equipos más en forma de la NBA, y lo han demostrado durante todo el año.

En temporada regular se enfrentaron en 3 ocasiones, y ya vimos que anotar es lo primordial en ambos equipos. En esos tres enfrentamientos se superaron los 220 puntos en todos. Algo que muestra la eficacia a la hora de anotar de estos dos estilos de juego tan similares. Dos victorias para Houston y una para Warriors es el resumen de los enfrentamientos en temporada regular de los líderes del oeste.

Dos equipos equiparados en todo

Ambos equipos llegan a esta final de conferencia con los mismos partidos jugados. Por parte de los texanos, en primera ronda vencieron a Minnesota Timberwolves por 4-1. Sin muchas dificultades, el equipo de Harden consiguió ganar casi todos los partidos con una diferencia abultada. Salvo el primer partido, ganando de 3, y la derrota en el tercer partido por +16. En semifinales siguieron la misma dinámica, un 4-1 a los Jazz de Donovan Mitchell. Con ventajas abultadas también en casi todos los partidos, salvo en el Game 2 que se llevó la victoria Utah con un +8. Salvando la derrota todo los partidos fueron dominados por Houston, ganando mínimo de 10 puntos.

Y, por el otro lado de la final, Golden State también llega con dos victorias por 4-1. En la primera ronda vencieron a los que parecen los peores Spurs de los últimos tiempos, aunque salvaron el cuarto partido y hicieron pelear un poco más a Warriors. Pero hay que recalcar que la estrella de Warriors no participó en esta serie, Stephen Curry estuvo ausente por lesión, y Durant se hecho el equipo a la espalda. Con la vuelta de Curry en la siguiente ronda la cosa no cambió demasiado. Golden se impuso a New Orleans Pelicans por 4-1 con un Durant muy determinante.

Houston Rockets y Golden State Warriors juegan a lo mismo

James Harden y Klay Thompson, dos de los máximos exponentes de ambos equipos en el perímetro. Fuente: EcoDiario.es

Estos dos equipos son la evolución del baloncesto en si. Dos equipos que juegan de otra forma, diferente al resto de conjuntos de la NBA. El “small ball” es la seña de identidad de Houston y Golden, pero ambos tendrán que intentar predominar en una batalla desde el perímetro. Esta nueva forma de desenvolverse en la cancha predomina por la gran aportación anotadora que genera. Y, sobretodo, por la ausencia de un pivot fijo en el cinco del equipo. Se busca más la imagen de un pivot con versatilidad y tiro exterior. Parece que este nuevo estilo será el que predomine en los próximos años, pero aún está por ver cual de estos dos conjuntos consigue doblegar a su adversario.

Y es que, a pesar de un estilo muy semejante, los actores son vitales en el resultado. Por un lado está el quinteto de la muerte de Golden State Warriors, que hemos podido volver a ver frente a Pelicans. Un quinteto formado por 5 jugadores con una gran movilidad en la cancha y mucho tiro exterior. Curry-Thompson-Durant-Iguodala-Green, estos jugadores dan mucho miedo en cancha, y sobretodo juntos. Un quinteto en el que cuatro de sus jugadores promedian más de 10 puntos por partido. Con unas estadísticas así, solamente un equipo puede hacer frente a tal desafío.

La Final de Conferencia se rendirá al estilo del “small ball”

En cambio, el equipo que puede hacerles frente es Houston Rockets. Aunque no tienen un quinteto de la muerte, puede que sus principales héroes consigan lo que nadie puede. Con la llegada de Chris Paul en verano la franquicia dio un salto de calidad. El base ha demostrado estar al nivel y ha conseguido llegar a sus primeras finales de conferencia. A pesar de su bajada en promedio de asistencias, ha aumentado en puntos y en pérdidas. El complemento perfecto para James Harden.

La ‘barba’ ha hecho una temporada sublime, y el premio MVP así lo demuestra. Con 30´4 puntos, 5´4 rebotes y 8´8 asistencias por partido, ha liderado a los mejores Rockets de la historia hasta el momento. Además, a esto debemos añadirle la evolución de la tercera figura de Houston, Clint Capela. El joven pivot ha progresado aún más y se postula como uno de los futuros mejores pivots de la NBA. Además, se ha convertido en una de las piezas claves de estos Rockets.

Sin embargo, uno de los puntos diferenciadores son los actores secundarios. En Houston Rockets vemos a uno muy por encima del resto. Eric Gordon aporta mucha anotación desde el banquillo. Algo que en Golden no es equiparable, aunque también tienen buenas piezas secundarias. Nick Young o Livingston no suelen dejar títere sin cabeza y aportan puntos desde el banquillo para Warriors.


Una final de la NBA adelantada, con dos estilos muy parejos. James Harden, Stephen Curry, Kevin Durant, Chris Paul, Klay Thompson, etc. Una final con muchas estrellas a las que agarrarse. Prepárense para los tiros de larga distancia, los contraataques, mucha anotación, pero sobretodo espectáculo.

Deja un comentario