A la fuga El laboratorio Pedalier

Giro de Italia | Chris Froome y una gesta histórica

El Giro de Italia 2018 tuvo muchísimas facetas, pero si existe una que define a la perfección la carrera italiana fue la intensidad. Desde que el Giro dio el pistoletazo de salida en Jerusalén, cada etapa se vivió como si fuera la última y, en cierta medida, esta situación provocó que las fuerzas en la última semana brillaran por su ausencia. Conseguir llegar en buena forma a la siempre temida tercera semana fue la clave de que el británico Chris Froome consiguiera su primera victoria en el Giro. Cuando parecía que lo tenía todo perdido nos regaló a todos los amantes del ciclismo una 19ª etapa para la historia que certificó su primera ‘maglia rosa’.

Además de la intensidad, la incertidumbre de no saber en qué momento las fuerzas de los ciclistas llegaban a su fin fue otro de los puntos fuertes de la carrera. Cuatro de los ‘a priori’ aspirantes al triunfo de la general dijeron basta en unas imágenes que en pocas ocasiones se habían vivido en el ciclismo modernos. Esteban Chaves, Fabio Aru, Simon Yates – que parecía el líder indiscutible de la carrera – y Thibaut Pinot se quedaron vacíos y perdieron auténticas minutadas en la línea de meta. Este hecho demuestra la dureza de una carrera como el Giro de Italia, en la que se corrió a mil por hora y en la más que exigente última semana pasó factura.

Chris Froome, del pozo al éxito

El cuádruple ganador del Tour de Francia llegaba al Giro de Italia como uno de los máximos favoritos para llevarse la victoria final. Pero conforme iban pasando las primeras etapas, las opciones de Chris Froome cada vez parecían más remotas. Llegó al Giro prácticamente sin competir y su estado de forma era una incógnita. Poco a poco, el británico fue perdiendo tiempo y alejándose de un liderato del que parecía que Simon Yates no se desprendería.

giro de italia
Chris Froome agrandó su leyenda con una gesta histórica | Fotografía: Giro de Italia

Cuando un guerrero se encuentra herido, trata de atacar para resarcirse, y eso fue lo que hizo Froome en el Zoncolan. El británico quería la victoria en una cima histórica y se lo dejó todo para llegar arriba en primera posición. Lo que parecía la recuperación del británico se convirtió tan solo en un espejismo, pues al día siguiente volvió a sucumbir ante Simon Yates y el resto de rivales.

Una tercera semana de ensueño

Las sensaciones comenzaron a cambiar en la contrarreloj de Trento. Aunque no recortó todo el tiempo que Froome hubiera deseado, consiguió establecer el tiempo en torno a los tres minutos. En todo momento, el británico estuvo regulando las fuerzas, pues no llegó al 100%, si no que el estado óptimo de forma apareció en el momento oportuno. La 18ª etapa anticipó lo que acabaría siendo una gesta histórica al día siguiente. En la subida a Prato Nevoso probó las fuerzas de un Simon Yates que mostró sus primeras señas de debilidad de todo el Giro de Italia. La épica llegó en la 19ª etapa.

Con el desfallecimiento de Yates, Chris Froome decidió que el Colle delle Finestre pasaría a la historia y atacó a más de 80 kilómetros de meta. Tom Dumoulin, líder virtual de la carrera, no consiguió seguirle y poco a poco la diferencia comenzó a aumentar hasta el punto de que el holandés perdió los dos minutos de diferencia con Chris Froome y fue el británico el que se vistió de maglia rosa’con 40 segundos de ventaja. En Cervinia, aunque Dumoulin intentó atacar, Froome le cortó todas las tentativas y consiguió su primer triunfo en una general del Giro de Italia y la tercera Gran Vuelta consecutiva (Tour ’17, Vuelta ’17 y Giro ‘18).

Simon Yates, una experiencia agridulce

giro de italia
Simon Yates celebra su victoria en Osimo | Fotografía: Giro de Italia

El Giro de Italia, y el ciclismo en general, te da una de cal y otra de arena. En esta ocasión el perjudicado fue el británico Simon Yates. Durante muchas etapas demostró ser el ciclistas más en forma del Giro, pero los excesos en las primeras etapas le pasaron factura en los momentos decisivos. Con la amenaza de Tom Dumoulin en la contrarreloj, Yates trató de aprovechar su gran estado de forma para distanciarse del holandés lo máximo posible. Con más de un minuto de ventaja sobre Dumoulin tras la crono de Trento parecía que el trabajo más difícil estaba hecho, pero fue el comienzo del fin. El británico del Mitchelton-Scott quedó completamente vacío en la Colle delle Finestre y dijo adiós a la victoria en la clasificación general.

A pesar de lo sucedido, el Giro de Italia realizado por Simon Yates está a la altura de los más grandes. La falta de experiencia le falló en la última semana, pero finalizó el Giro con tres triunfos de etapa -más el que le regaló a su compañero Esteban Chaves en el Etna- y dejó claras sus intenciones de ser uno de los próximos rivales fuertes para luchar por las clasificaciones generales en las grandes vueltas. Por momentos, Simon Yates parecía indestructible y estuvo dos, o incluso tres, pasos por encima de sus rivales.

Elia Viviani vs Sam Bennet, el duelo por las ‘volatas’

Además de la general y los etapones de montaña, los sprints también han tenido un aliciente especial este año con el duelo entre Elia Viviani y Sam Bennet. El italiano consiguió un total de cuatro triunfos de etapa y fue el más regular en la clasificación por puntos, por lo que mantuvo la ‘maglia ciclamino’ de principio a fin. Por su parte, el irlandés Bennet, que nunca ha brillado en una gran vuelta, ha conseguido despertar el gran sprinter que lleva dentro y tras intentos aciagos años atrás, en este Giro de Italia demostró que puede estar a la altura de los más grandes con tres triunfos de etapa.

Además, cerró un fantástico Giro con la victoria en Roma. Aunque por números Viviani fue mejor, lo cierto es que en todo momento Bennet demostró ser el más fuerte, pero la mala colocación en los metros finales le privó de llevarse un mayor número de victorias.

Richard Carapaz, la revelación del Giro

Richard Carapaz consiguió el triunfo en la 8ª etapa | Fotografía: Giro de Italia

La gran revelación de este Giro de Italia fue el ecuatoriano Richard Carapaz. El ciclista del Movistar Team, a sus 25 años, demostró que puede estar con los mejores en los momentos difíciles. No solo resistió hasta final, si no que lo hizo luchando por una plaza de podio y con una victoria de etapa bajó el brazo. Al igual que muchos, y teniendo en cuenta que Carapaz no contó con el equipo que hubiera deseado, podría haber caído, pero su estado de forma fue estable durante toda la disputa del Giro de Italia.

Al final, tuvo que conformarse con la cuarta plaza en la clasificación general, pero siempre será recordado por ser el primer ecuatoriano que se lleva un triunfo de etapa en una gran vuelta. Hasta el último metro luchó por el ‘maillot’ blanco – lo que le hubiera aupado a la tercera posición en la general – pero el colombiano Miguel Ángel López aguantó como un jabato.

La edición numero 101 del Giro de Italia estará marcada por la historia. A parte de ser protagonista de una de las grandes gestas del ciclismo actual, su ganador, Chris Froome, ha entrado en los libros de historia como el cuarto ciclista en conseguir tres Grandes Vueltas de forma consecutiva (tras Fausto Coppi, Bernard Hinault y Eddy Merckx). Con la primera gran carrera del año acabada, todos se ponen en modo Tour de Francia. Mikel Landa, Nairo Quintana, Richie Porte, Romain Bardet esperan romper la racha de Froome y evitar que el británico alcance la espectacular cifra de 5 victorias en la ‘Grande Boucle’.

2 comments

Deja un comentario