El laboratorio La medular

El Valencia se enreda

El Valencia volvió a empatar un encuentro más y ya van cuatro esta campaña. Sumando las derrotas ante Juventus y Espanyol son seis los partidos oficiales disputados sin conocer la victoria. Una crisis deportiva en Mestalla que pocos logran entender. La plantilla valencianista se ha visto reforzada con jugadores de renombre y, por primera vez en años, no ha visto como ninguna de sus estrellas se enfundaba otra elástica tras una gran temporada. Tampoco ha cambiado el sistema de trabajo de Marcelino y, la competición extra, la UEFA Champions League, solo se ha disputado una vez, pronto para hablar de saturación por partidos. La visión detrás de las pantallas hacen visibles tres problemas en el Valencia.

Los fichajes

El conjunto ‘ché’ ha confeccionado uno de los cuadros más competitivos e ilusionantes de los últimos años. A la continuidad de todas sus estrellas, Guedes y Kondogbia incluidos, han llegado jugadores con experiencia en LaLiga como Gameiro, Cherysev y Wass, y jugadores con renombre como Batshuayi. Pero ninguno de los jugadores, excepto el danés Wass, ha conseguido entender aún el juego de los pupilos de Marcelino. La adaptación de los fichajes del club valenciano no están demostrando su valía para ser imprescindibles en el esquema del asturiano.

La inestabilidad defensiva

Si algo se puede apreciar a simple vista en los partidos del conjunto ‘blanquinegro’ es la inestabilidad en defensa. A la lesión del titularísimo Ezequiel Garay, se le suma el mal estado de forma de sus compañeros en la zaga. En multitud de ocasiones, se puede observar el desajuste en la línea de cuatro que causan las subidas de los laterales Piccini y Gayà. Además, el lateral diestro es el único jugador con cartel de titular de los recién llegados. Su falta de adaptación en la defensa ‘ché’ está causando estragos a la banda diestra valencianista.

Dependencia

El estado de forma de sus jugadores diferenciales es clave en la suerte del club de Mestalla. El alto nivel que demostraron el curso anterior Guedes, Parejo, Kondogbia o Rodrigo desequilibró en multitud de encuentros el luminoso a favor de los valencianistas con simples destellos. El Valencia ha demostrado ser esclavo del buen hacer de sus mejores futbolistas y, cuando ellos fallan, el cuadro valencianista también lo hace. La sala de máquinas echa humo con el mal estado de forma de su capitán, Dani Parejo. La ausencia del escolta del de Coslada, Kondogbia por lesión, ha provocado un agujero en el centro del campo clave en el juego de los blanquinegros.

El partido contra el Celta sirvió para recuperar la mejor versión de Rodrigo y Guedes y volver a ver un partido serio en lo defensivo. Marcelino y sus jugadores coincidieron al final del encuentro en que “este es el paso a seguir” y que jugando de esta forma, con actitud y empuje, los “resultados llegarán”.

 

Deja un comentario