Este martes 19 de febrero se reeditará la final de la Supercopa de Europa que disfrutaron los aficionados del fútbol en 2001 en la ciudad de Mónaco entre Liverpool y Bayern de Múnich.

Aquel encuentro se decantó a favor de los ‘reds’ por 3 goles a 2. El conjunto inglés estuvo liderado, por aquel entonces, por el delantero británico Michael Owen. El ariete, conocido por muchos como ‘The Golden Boy‘, fue el autor de uno de los goles del Liverpool aquella histórica noche de 2001.

Michael Owen entregó la asistencia del primer gol y cerró la cuenta red anotando el tercero.

Pese a medirse a un Bayern muy por encima del Liverpool de la época, los futbolistas dirigidos por Gérard Houllier endosaron una contundente goleada a los bávaros que, de no ser por los goles finales de Salihamidžić y Jancker que maquillaron el luminoso, hubiera sido memorable. Aquella noche de agosto se enfrentaban en el Estadio Luis II de Mónaco dos escuadras con dos líderes marcados. Dos ilustres del fútbol de antaño con cuentas pendientes: Oliver Kahn y el ya mencionado, Michael Owen. El delantero hundió dos sueños del meta alemán en 90 minutos: alzarse con el balón de oro de 2001 y levantar aquella Supercopa europea. ‘The Golden Boy’ ostenta ambos títulos en su vitrina particular.

18 años y dos plantillas potencialmente opuestas después, el fútbol brindará al Bayern de Múnich la oportunidad de redimirse y al Liverpool la de seguir forjando su propia historia frente al conjunto alemán.

De aquella fiesta del fútbol solo repetirá en el verde un futbolista, ahora entrenador, llamado Niko Kovac. El técnico del Bayern tendrá su particular revancha a doble partido en estos octavos de final de la UEFA Champions League.

Si Owen conquistó Anfield con su olfato goleador no dista mucho de él Roberto Firmino con su compromiso en el ataque ‘red’ desde que desembarcó en Inglaterra hace cuatro campañas. El brasileño fue el primer miembro del tridente actual del Liverpool en enrolarse en el proyecto de Klopp, allá por 2015. Desde entonces, la samba no pasa desapercibida entre los goles de Salah y Mané.

Firmino espera volver a encontrar la cuota goleadora de la anterior Champions League.

Merseyside ha podido disfrutar de 11 goles esta temporada de Firmino entre Premier League y Champions League. Los mismos tantos que alcanzó en la pasada edición europea el brasileño, récord en el registro anotador del futbolista. Estará hasta última hora en duda la participación del ex delantero del Hoffenheim en el duelo que enfrentará a ambas plantillas en busca de una plaza en cuartos de final.

18 años después y diez Copas de Europa encima del verde, el himno de la Champions aunará dos de los clubes más laureados de la historia en Anfield. Firmino recogerá el testigo de Owen e intentará emular el partido que este mismo curso tumbó, entre otros, al Paris Saint Germain.

Deja un comentario