Crónica del clásico inglés

El “teatro de los sueños” volvió a vestirse de gala para vivir uno de los duelos míticosdel fútbol inglés. En Old Trafford se vieron las caras dos de los grandesequipos de Europa: el Manchester United y el Liverpool. Los hombres de Ole Solskjær llegaban al encuentro en una dinámicasensacional, a excepción del duro varapalo sufrido en Champions League frente al PSG. En frente, se presentaba un Liverpool dubitativo las últimas jornadas decompetición y con el título de la Premier League al rojo vivo.

Por lo que respecta al rigor táctico, el partido no defraudó. Sin embargo, ninguno de los conjuntos fue capaz de mostrar su mejor nivel, a pesar del potencial sobre el terreno de juego. Ambos equipos dieron la sensación de que tenían más que perder que de ganar, por lo que el resultado (0-0) fue un reflejo de lo vivido sobre el ‘verde’. No obstante, hubo un jugador que brilló por encima del resto y ese fue Romelu Lukaku.

Lukaku, imprescindible

Sería un error no admitir que el portentoso delantero belga no está atravesando por su mejor momento de forma. Desde la llegada del noruego Solskjær al banquillo de los ‘Red Devils’, Lukaku ha perdido protagonismo en el once titular. La crisis se agrava aún más por su escasa efectividad de cara a puerta, ya que acumula nueve partidos sin anotar. Aún así, fue el elegido por el técnico del United para acompañar a Marcus Rashford en la punta de ataque en el clásico inglés.

united-liverpool
Romelu Lukaku, la contundencia del United en el clásico inglés

Tratándose de un partido trabado, el físico y el potencial de Lukaku sería de gran ayuda para las aspiraciones del Manchester United. Recordando momentos anteriores, el futbolista de Amberes volvió a dar una lección de juego sin balón y se convirtió en una auténtica pesadilla para la zaga del conjunto dirigido por Jürgen Klopp. Las ocasiones fueron escasas, pero Lukaku convirtió en petróleo jugadas que sin su visión habrían acabado perdidas. Fijó a la pareja Virgil Van Dijk-Joel Matip y esa situación permitió la velocidad de hombres como Rashford o un fugaz Jesse Lingard. Además, probó al guardameta del Liverpool en un par de centros laterales que remató, aunque sin la fortuna del gol.

Sacrificio defensivo

La aportación de Romelu Lukaku se multiplicó en la segunda mitad, pues un Manchester United mermado por las bajas tuvo que reinventarse para conservar la intensidad. Por ello, la presencia del delantero belga sobre el terreno de juego pasó a ser esencial para mantener vivas las esperanzas de los ‘Diablos Rojos’. Romelu Lukaku se trasladó a la banda y dio una lección de compromiso. Sus aportaciones ofensivas disminuyeron, pero fue capaz de sostener al United con un derroche físico al alcance de muy pocos. Es sorprendente esta evolución tan repentina, pues el belga pasó de referencia en ataque a extremo con una gran carga defensiva y de sacrificio que secó las internadas letales de Andrew Robertson.

De esta forma, altrabajo -en la sombra- que realizó Romelu Lukaku tan solo le faltó el premiodel gol para haber cerrado una tarde pletórica. Recuperar la mejor versión de Lukaku es vital para los intereses del Manchester United de cara al final de latemporada. Es por ello que mantener el sacrificio y el esfuerzo que demostró elbelga en el clásico inglés, una faceta un tanto desconocida en su juego, leinfundirá la confianza necesaria para volver a su hábitat natural: el gol.

Deja un comentario