Alineaciones probables Jornada 12 la Liga Santander

Atentos que hoy comienza una nueva jornada en la Liga Santander y desde Disección Deportiva os traemos las alineaciones que pondrán los entrenadores en el terreno de juego en sus respectivos equipos durante la jornada 12 de La Liga. ¡Mucha suerte!

Levante – Real Sociedad, viernes a las 21:00

Valladolid – Eibar, sábado a las 13:00

Getafe – Valencia, sábado a las 16:15

Atlético – Athletic, sábado a las 18:30

Girona – Leganés, sábado a las 20:45

Alavés – Huesca, domingo a las 12:00

Barcelona – Betis, domingo a las 16:15

Rayo Vallecano – Villarreal, domingo a las 18:30

Sevilla – Espanyol, domingo a las 18:30

Celta – Real Madrid, domingo a las 20:45

Pedaladas 2018: Euskadi-Murias, el éxito de un modesto

No suele ser fácil para equipos pequeños conseguir mantener una estructura a causa de las dificultades económicas que supone. A pesar de ello, el Euskadi-Murias decidió dar el paso más importante desde su creación en 2015: ascender a la segunda categoría del ciclismo profesional. Esta situación supuso mejorar el nivel técnico del equipo, así como la posibilidad de disputar su primera vuelta grande. En algunas ocasiones, estos cambios derivan en el cese del equipo ante la imposibilidad de hacer frente a la gran suma de dinero. Nada más lejos de la realidad para el Euskadi-Murias, pues dieron el paso en el momento oportuno y la primera temporada en la categoría Continental Profesional ha salido a pedir de boca.

Es cierto que lo principal, y en lo que más se fijan los sponsors, son los resultados. Por ello, el Euskadi-Murias puede estar más que contento con la temporada 2018 que ha realizado. Nueve triunfos, entre los que destacan la victoria Enrique Sanz en la 7ª etapa de la Vuelta a Portugal y la general del Tour de Noruega de la mano de Eduard Prades. Asimismo, han encumbrado el año con dos triunfos de calibre en competiciones World Tour: La clasificación general del Tour de Turquía y la espléndida victoria de Óscar Rodríguez en el 13ª etapa de la Vuelta a España. Además, las sensaciones y el protagonismo trasmitido por el Euskadi-Murias en todas las carreras en las que ha competido eran de equipo compacto y con una estructura digna de admirar.

Eduard Prades como baluarte

euskadi-murias
Edu Prades recibiendo el premio como vencedor del Tour de Turquía | Fotografía: Euskadi-Murias

La temporada 2018 para Euskadi-Murias ha tenido un nombre propio y no ha sido otro que el de Eduard Prades. El ciclista catalán ha sido el más completo del equipo durante todo el año y le ha dado visibilidad en carreras en las que posiblemente el nivel fuera inferior al del equipo. Ha realizado un 2018 de sobresaliente. Se ha destapado como gran ciclista para las generales de una semana y su punta de velocidad le permite luchar por triunfos parciales. Participó en la Volta a Catalunya, en la que no consiguió ningún triunfo pero fue uno de los más activos en carrera buscando la fuga de principio a fin. Algo muy similar ocurrió en la Itzulia.

Su paso adelante llegó con el Tour de Yorkshire. Prades finalizó la carrera británica en segunda posición y plantando cara a ciclistas como Greg Van Avermaet y Serge Pawels. A pesar de llevar una muy buena temporada, los triunfos se le resistieron hasta el Tour de Noruega, donde confirmó que es un corredor hecho de otra pasta, con capacidad de resistir en los momentos difíciles para cosechar triunfos importantes. En este sentido, la temporada, tras una Vuelta a España lejos de su mejor nivel, la culminó con una victoria en el World Tour: el Tour de Turquía. Fue el más constante y gracias al “puestómetro” se impuso a Alexey Lutsenko. Para cerrar un año de ensueño, su gran poderío demostrado en 2018 le ha valido para dar el salto definitivo al World Tour tras confirmase su fichaje por el Movistar Team de cara a la temporada 2019.

La Vuelta, escaparate ideal

 

euskadi-murias
Alegría inmensa de Óscar Rodríguez tras su triunfo en La Camperona | Fotografía: La Vuelta

Participar en una gran vuelta es el objetivo de todo equipo modesto. Euskadi-Murias, tras recibir la invitación de la Vuelta se puso manos a la obra para dejar un buen sabor de boca a la organización. Aunque tuvo un inicio poco participativo, los ciclistas del equipo vasco tardaron poco en dejarse ver en carrera y comenzar a ganarse la plaza para la temporada que viene. Fueron partícipes en la gran mayoría de las escapadas con Aritz Bagües, Garikoiz Bravo o Mikel Iturra. Además, mantuvieron el pulso en la general con un Mikel Bizkarra que aguantó con el grupo de favoritos en momentos cruciales de carrera para acabar con un más que meritorio 17º puesto en la clasificación general.

Óscar Rodríguez, el triunfo soñado

Sin duda, la mayor alegría llegó en la 13ª etapa de la Vuelta a España. De salida se marchó una fuga numerosa y en ella se infiltró Óscar Rodríguez. Con La Camperona esperando el éxito de algún ciclista, el pelotón dejó libertad total a la fuga para que se jugase el triunfo de etapa y fue ahí dónde el corredor de Euskadi-Murias explotó todo su potencial. Dylan Theuns y Rafal Majka cogieron unos metros de distancia y parecía que se decidía entre ellos dos. Sin embargo, con empuje y coraje fue recortando distancia Óscar Rodríguez y una vez les cazó no dio pie a la especulación y se lanzó a por la victoria más importante de su carrera y de la historia del Euskadi-Murias.

El éxito, muchas veces tiene una gran carga de suerte, pero en el caso de Euskadi-Murias no es otro que el constante trabajo y sacrificio de su manager Jon Odriozola y de todo el staff y ciclistas por hacer que este proyecto continúe su expansión. La mejor temporada del Euskadi-Murias ha sido en su primera participación como Continental Profesional, pero en un futuro, si las cosas se siguen haciendo igual de bien que hasta el momento, llegarán mejores éxitos.

Dez Bryant se une a New Orleans Saints, el espectáculo en equipo

En New Orleans ha vuelto la ilusión ya que los Saints están dando un recital de buen fútbol cada domingo y ya se han colocado con un 7-1 y son segundos de la NFC

Esta temporada estamos viendo como los vencedores de la Superbowl LVII, los Philadelphia Eagles, no están a la talla de los grandes equipos y como sigan con esa dinámica no llegarán a postemporada. Esto lo están aprovechando equipos como New Orleans Saints, los Ángeles Rams, Kansas City Chiefs y, los de siempre, New England Patriots.

Pero si hay un equipo que hace una oda al fútbol americano cada uno de los partidos que juegan son los Saints de New Orleans. Son uno de los mejores equipos atacando, muy diverso y con incontables soluciones cuando se enfrentan a las defensas rivales. Y, además, en defensa, aún tienen que mejorar mucho si quieren ganar la Superbowl LVIII. Evento que tendrá como sede el Mercedes-Benz Stadium de la Ciudad de Atlanta, y se disputará el domingo 3 de febrero.

El año pasado, los de New Orleans perdieron la final divisional contra los Vikings en la última jugada del partido, con un pase desde la 39ª yarda rival. Estuvieron a punto de enfrentarse a los Eagles en la final de conferencia en un partido que hubiera estado muy igualado. Este año, su principal rival de conferencia, los Ángeles Rams, cayó en sus redes el domingo en un partido increíble.

Offense

En ataque, los Saints no son, por el momento, el mejor equipo en yardas de pase, en yardas de carrera ni en el total. De hecho, no están ni entre los cinco primeros. Pero la combinación de pases y carreras, con los distintos receptores que hay en las filas de los de New Orleans, hace que sea un ataque infalible en el que no destaca nadie por encima de los demás.

Drew Brees ya sabe lo que es ganar una Superbowl en New Orleans, la única de la franquicia. En carrera tiene a Josh Ingram (que lleva ya 3 TD y 7,4 YD de carrera) y Alvin Kamara (rookie en 2017 y que el domingo consiguió 3 TD en la 1ª mitad) que son una pareja de corredores que asustan a cualquier defensa.

Alvin Kamara anotó 3 TD en sólo un tiempo contra los Rams el domingo. F: Sporting News

Pero el problema, para los rivales, está en que si las defensas se centran en cerrar su paso, el quarterback tiene grandes receptores a su disposición. Michael Thomas está siendo el más destacado y uno de los jugadores que van a marcar una época y se le compara al bueno de Odell Beckahm JR. De momento, Michael Thomas es el 5º jugador en yardas de recepción. Y esta semana, Thomas ha sido elegido mejor jugador ofensivo de la NFC, con sus 12 recepciones, 211 yardas de pase y 1 recepción en TD.

La línea ofensiva no se recalca mucho en estos Saints que cuentan con Terron Armstead (LT), Andrus Peat (LG), Max Unger (C), Larry Warford (RG) y Ryan Ramczyk (RG). Pero hay que recordar que el año pasado ya hicieron una gran temporada donde concedieron solamente 20 sacks y estuvieron entre los mejores entre yardas de carrera. Sin ir más lejos, en este curso llevan sólo 9 sacks a mitad de temporada y el pasado domingo dejaron en 70 yardas de carrera a Todd Gurley.

Por si acaso, los Saints han pensado en reforzar su línea de receptores y el martes valoraron a tres receptores “en paro”. Uno de ellos era Dez Bryant, quien buscaba equipo desde que los Cowboys no contarán con él en mayo. Y, para “sorpresa” de todos, los Saints han firmado un contrato por un año con el ex de los Cowboys. Ampliando así la diversidad de receptores con los que cuenta Sean Payton.

Defense

En defensa los problemas se acrecientan. Son la 8ª defensa que más puntos ha concedido de toda la NFL, con 218 puntos en contra. Sólo para que os hagáis una idea, ceden menos puntos equipos como los New York Giants (1 victoria en 8 partidos).

Como ya dijimos en la previa de la NFC Sur, Marcus Davenport ha sido la gran apuesta que han hecho los Saints en defensa. Han cedido sus dos primeras rondas de los años próximos por este Defensive End. Ya que, Alex Okafor, ha caído lesionado y no podrá estar lo que resta de temporada. De momento, está cumpliendo con esos 4 Sacks que lleva en esta temporada.

Marcus Davenport es el rookie que le ha costado varias rondas a los Saints. F: USA TODAY Sports

Y es que, la línea defensiva de New Orleans Saints es la mejor de la NFL defendiendo las yardas de carrera. Son ya 17 sacks a los quarterbacks rivales. Pero por el aire entra todo. La secundaria fue en 2016 la peor de la liga, y lo que parecía que se había mejorado el año pasado, este año está volviendo a ser un problema.

Y es que, ni la llegada de Robertson, ni Marshon Lattimore (1ª del draft de 2017) han conseguido seguir por ese buen camino. Pues los Saints son el 2º peor equipo en yardas de pase recibidas por partido. Cada domingo ceden al rival una media de 311.4 Yardas de pase. Un placer si tienes a quarterbacks potentes como Brady (New England Patriots, quien ha ganado a los Saints este año) o Mahomes (Kansas City Chiefs) en una hipotética Superbowl.


Por lo que todo apunta a que si el ataque sigue siendo igual de potente con un Drew Brees rodeado de grandes corredores y receptores, a los que añadimos Dez Bryant. Además de una línea ofensiva que le deja jugar tranquilo y con calma. Continuando con ese gran trabajo que están haciendo su línea defensiva. Y mejorando la segunda línea defensiva. New Orleans Saints puede hacerse con esta Superbowl LVIII.

Previa Champions League: Valencia CF – Young Boys

Una final. Así se vivirá el partido que enfrentará a Valencia y Young Boys la cuarta jornada de UEFA Champions League de esta edición. Con 2 y 1 puntos, respectivamente, se jugarán la presencia en los octavos de final ambos clubes. Además de vencer hoy, ambos clubes necesitan ver como el Manchester United, segundo de grupo, no vence en el Juventus Stadium.

El Valencia de Marcelino García Toral buscará su primera victoria como local esta campaña frente al líder de la Super Liga suiza. La derrota en el último encuentro liguero por parte de los valencianistas desató a la afición blanquinegra que añade, si cabe, más presión a una plantilla que solo ha sumado una victoria en 14 encuentros oficiales esta campaña.

¿Cómo llegan?

En mundos diferentes. La situación deportiva de los conjuntos que se miden hoy en Mestalla es totalmente opuesta. En plena crisis se encuentran los locales. Como hemos remarcado antes, tan solo una victoria del conjunto local desde que arrancara la temporada en agosto, define la desastrosa campaña que vive la plantilla valencianista. Tanto técnico como afición tan solo ven un camino para recuperar la mejor versión del plantel: la victoria frente al Young Boys.

Precisamente el Young Boys llega en el estado de forma opuesto. Líderes en solitario en su competicion doméstica, los hombres de Gerardo Seoane disfrutan por primera vez en su historia de esta competición europea. Una aventura para el club helvético que puede acarrear su pronta eliminación de ésta de no vencer hoy.

Claves del encuentro

Una de las claves del encuentro que enfrentará a partir de las 18.55 (hora local) en Mestalla a Valencia y Young Boys será el once que alinee Marcelino. Las dudas sobre el sistema (4-4-2) clásico en el técnico asturiano empiezan a ser cada vez más claras y la rotación y estado de forma de algunos jugadores pueden hacer tambalear el sistema inicial. Si Ferran Torres y Gonçalo Guedes parten de inicio, el ataque será formado por los dos delanteros y los extremos mencionados. Si Carlos Soler sale como titular en la banda derecha, el centro del campo ganará en consistencia dada la naturalidad del canterano a acercarse al centro del campo.

Otra de las claves será extradeportiva. El ambiente que se viva en Mestalla será muy importante para el devenir del encuentro. Si el partido se acerca a fases decisivas con un resultado adverso a los intereses del conjunto valencianista, el estadio puede crear una atmósfera negativa que la plantilla dirigida por Gerardo Seoane podría aprovechar para llevarse los tres puntos.

Posibles alineaciones

La alineación del Young Boys no distará mucho de la que propuso Seoane en el partido que enfrentó a ambos clubes en el Estadio de Suiza. La superioridad de los helvéticos en el partido de la ida hará repetir el mismo once al técnico español en busca de repetir la suerte de Juventus y Girona esta campaña en Mestalla.

Por su parte, Marcelino dispondrá de Guedes y Garay para el partido de este martes 7 de noviembre. Wass, que en el anterior encuentro partió de suplente, será titular, casi con total seguridad, en el lateral diestro tras su buena actuación frente al Girona. Será baja Parejo que no ha conseguido recuperarse de su lesión abdominal y Piccini, que tampoco ha superado su cuadro de molestias.

El encuentro dará comienzo a las 18:55 horas del martes 7 de noviembre en Mestalla. El estado de forma de ambas plantillas será clave para el devenir del encuentro. La afición local tendrá un gran papel en el ambiente que se produzca.

 

Previa Champions League: Viktoria Plzen – Real Madrid

La cuarta jornada de la Champions League puede hacer ilusionar al madridismo. El Real Madrid se enfrenta a un equipo, a priori inferior, y buscará sellar su paso a los octavos de final. Por su parte, el Viktoria Plzen buscará su forma de juego para intentar vencer al Real Madrid en su casa. El único partido que jugó en casa en esta Champions consiguió un empate frente al CSKA Moscú, a pesar de ir ganando casi todo el encuentro.

El nuevo Real Madrid de Santiago Solari buscará seguir la racha en Champions League. Después de dos victorias consecutivas frente a Melilla y Valladolid, el equipo quiere seguir en buen camino. A pesar de ser dos equipos bastante asequibles, las dos victorias hacen ilusionar al madridismo. Las bajas en el Real Madrid tendrán un papel muy importante en el partido. Los checos llegan de una victoria frente al Ostrava que los coloca segundos en su liga. Pero antes cayó derrotado en la prórroga frente al mismo rival en los octavos de la Mol Cup.

¿Cómo llegan ambos equipos?

El equipo checo llega de conseguir una victoria frente al Ostrava que le ha dado el salto al segundo puesto de la liga, empatado a puntos con el Slavia Praga. A pesar de esta victoria, no consiguió vencer al Ostrava en octavos de la Mol Cup, y fue eliminado. A todo esto debemos sumarle que es el equipo más débil de este Grupo G de la Champions League, y que se enfrenta a un Real Madrid apenado. Además, quedó claro frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, que son un equipo muy organizado sobre todo defensivamente. Los blancos solo ganaron por un gol de diferencia. Las malas noticias para los checos es que uno de sus jugadores estrella podría perderse el partido por lesión, Michael Krmencik.

En cambio, el Real Madrid llega buscando mejorar su versión anteriormente mostrada. Con Santiago Solari han conseguido dos victorias consecutivas aunque contra equipos débiles. En el partido de hoy podría asegurar su pase a octavos de final de la Champions League, y no querrán perder la ocasión. Frente al Valladolid, Solari ya pensaba en este partido, por eso busco dar descanso con los cambios a Casemiro, Asensio y Bale. En cambio, si algo puede determinar el resultado es las bajas que tendrá que solventar el entrenador argentino. Con Carvajal, Marcelo, Vallejo y Varane lesionados, Solari sacará una defensa prácticamente igual que a la que utilizó frente al Valladolid. Además, Mariano también será baja para el encuentro europeo.

Marcelo será una de las bajas más importantes para el Real Madrid, y hará cambiar los planes se Santiago Solari. Fuente: AS

¿Cuáles serán las claves?

Debido a las ausencias en el partido por parte del Real Madrid, encontramos varios condicionantes. Las bajas de Marcelo, Carvajal, Varane y Vallejo obligan a Solari a repetir la misma defensa que utilizó frente al Valladolid. Con este linea defensiva poco habitual podría tener problemas el Real Madrid. En esta temporada ha demostrado que la defensa no está siendo su fuerte y son uno de los equipos más goleados en Liga, con 14 tantos en contra. Solo lo superan siete equipos de toda la liga.

Por otro lado, en los días de Champions es cuando el madridismo más le gusta ver a su equipo y a sus jugadores. Por ello, puede ser un día especial para jugadores como Bale, Asensio, Benzema o Isco, dándose a entender que son los jugadores que tienen que tirar del carro blanco. Además, la calidad individual de estos jugadores es superior a los del Viktoria Plzen, algo que podría ser transcendental en el encuentro. También habrán muchas ganas de ver a Vinicius Jr. después de su estreno goleador en Liga.

Por parte de los checos su arma más importante es la consistencia defensiva. Los de Pavel Vrba han demostrado ser un equipo muy fuerte y centrado atrás, pero se están enfrentando al Real Madrid. Aunque en el partido de ida en el Bernabéu no recibieron muchos goles, todo puede cambiar en cuestión de minutos cuando hablamos del Real Madrid. Por otra parte, si Michael Krmencik consigue estar listo para el partido será uno de los pilares importantes del Viktoria Plzen. El delantero tendrá que utilizar sus mejores armas para buscar el gol frente a los blancos.

Michael Krmencik será uno de los pilares fundamentales del Viktoria Plzen frente al Real Madrid si consigue recuperarse a tiempo para el partido. Fuente: Goal.com

Once probable

Viktoria Plzen vs Away team - Football tactics and formations


El partido dará comienzo a las nueve de la noche. El colegiado del encuentro será el polaco Denyz Aytekin y será televisado en Movistar Liga de Campeones.

 

 

 

Previa Champions League: Atlético Madrid – Borrusia Dortmund

Se repite el partidazo del Grupo A pero en esta ocasión en el Wanda Metropolitano. Con el 4-0 de la ida en la retina e importantes bajas, el Atlético Madrid deben ganar hoy si no quiere resignarse con la segunda plaza.

Tras el duro varapalo en Alemania, el Atlético tiene la necesidad de ganar hoy para poder ser todavía primero de grupo. El Borussia Dortmund sigue invicto todavía e intentará buscarle las cosquillas a un Atleti que cuenta con las bajas de Diego Costa, Koke, Lemar y Godín.

¿Cómo llegan Atlético Madrid y Borussia Dortmund al partido?

Las dinámicas son totalmente opuestas y un ejemplo de ello fue el partido en el Signal Iduna Park. El Atlético de Madrid está firmando el peor arranque liguero de la era Simeone. Es fuera de casa donde más le está costando a los colchoneros llevar el partido a su territorio y si en alguna ocasión lo hace después no termina de cerrarlos como el domingo pasado. Sin embargo, en casa solo ha cedido un empate frente al Eibar.

El Borussia está en un estado de forma completamente diferente. A los de Le Favre les sale todo. En la Bundesliga son un equipo distinto al del año pasado que hizo de la irregularidad su seña de identidad. Los alemanes son líderes con cuatro puntos de distancia respecto al Bayern Munich. Han anotado en sus últimos trece partidos y sacan los partidos fuera de casa por la inercia ganadora en la que se encuentra el equipo.

¿Cuáles serán las claves?

El transcurso del partido dependerá en gran parte de Simeone. Es el técnico argentino quién debe ser más atrevido en este encuentro. Papel en el que en contadas ocasiones se ha visto. Aunque está sea la necesidad, el cholo no se va a volver loco y priorizará con dejar su portería a cero. El Borussia por su parte seguirá la misma ruta de siempre. Replegados, los de Le Favre intentarán aprovechar los ataques del Atleti para salir rápido al contragolpe. Estos ataques estarán en la botas de Pulisic o Jadon Sancho.

Jadon Sancho está siendo la revelación de la Bundesliga. Fuente: DailyMail

En el carril derecho se librará una de las batallas clave. Arias deberá frenar a un Jadon que viene on fire. El joven inglés ha participado directamente en 10 goles de su equipo en lo que llevamos de temporada (dato de Squawka Football). Sin duda alguna, es una de las revelaciones de la temporada y el lateral colchonero tiene la papeleta de secarlo.

Otro apunte táctico importante será la zona de la espalda del doble pivote del Dortmund. Griezmann tendrá total libertad para buscar la espalda de Delaney y Witsel. Saúl, partiendo de la izquierda se incorporará para asociarse con el galo. De la actuación del ilicitano internacional dependerá el resultado del Atleti. En lo que lleva de temporada Luis Enrique ha sabido exprimirlo mejor que el Cholo.

La contundencia defensiva del Atlético de Madrid debe mejorar. Los colchoneros no son duros en su propia area este año.  Con Paco Alcácer en estado de gracia eso solo puede acarrear problemas. El jugador de Torrent está en el mejor momento de su carrera y puede hacer mucho daño en el que será su primer partido en España desde que dejó el Barcelona.

Posibles onces titulares

Atletico Madrid vs Borussia Dortmund - Football tactics and formations
Las únicas dudas son Kalinic y Correa que podrían salir del XI en beneficio de Gelson Martins y Vitolo.

El encuentro se disputará a las 21:00 en el Wanda Metropolitano y será arbitrado por el colegiado italiano Daniele Orsato y se retransmitirá en Movistar Liga de Campeones Dial 51.

Previa Champions League: Inter – Barcelona

El equipo de Valverde visita Milán con el propósito de sellar el primer puesto del Grupo B. Leo Messi es la principal incógnita en el conjunto azulgrana, mientras que el regreso de Nainggolan refuerza las opciones interistas

El Barcelona llega al Giuseppe Meazza con la intención de borrar de la mente de sus aficionados uno de los pocos malos recuerdos de la era Guardiola: la semifinal del año 2010. En aquella edición también se vieron las caras en fase de grupos y Mourinho y Eto’o se alzaron con la orejona en el Bernabéu. El proyecto del Inter se encamina a rememorar gestas como la de aquel año. El equipo de Spaletti quiere volver a ser grande en Europa. No es fácil conseguir ese distintivo. Para ello, debe volver a vencer a equipos como el Barcelona.

¿Cómo llegan ambos equipos?

El Inter de Milán llega al gran partido de la fase de grupos en un momento de forma idóneo. Las siete victorias consecutivas en Serie A le han aupado al segundo puesto, tras un comienzo de temporada en el que sembraron dudas. En el partido ante el Genoa, Luciano Spaletti realizó algunas rotaciones con la mente puesta en este enfrentamiento. Y le salió bien. Icardi, Vecino y Miranda vieron el partido desde el banquillo, sin quitarse el chándal. El 5-0 que le endosaron al equipo genovés confirma la mejora ofensiva del equipo neroazzurro. El último partido también confirmó la vuelta de Nainggolan, que ha superado su lesión de tobillo. Para Spalletti, el belga se ha convertido en un “10”, y la importancia del Ninja en el once interista es capital.

El Barcelona visita Milán con más optimismo que en 2010. Al menos esta vez lo hacen en avión. Valverde, tras su gran remontada al Rayo Vallecano, ha convocado a toda la plantilla para el viaje. Incluso a Leo Messi. La entrada del argentino en el once barcelonista sería la gran sorpresa. Los plazos estipulados de recuperación daban por sentado que se ausentaría de este encuentro. Desde su lesión, el Barcelona ha realizado un excelso ejercicio de supervivencia más allá de Leo. Donde Luis Suárez y Coutinho se han cargado la mochila del juego ofensivo y los goles culés. Si Messi no es de la partida, seguramente el tercer atacante del Barça sea Rafinha, quien abrió el marcador en el encuentro de ida.

Arthur Melo parece tener un puesto asegurado once de Valverde, en el que no tiene entrada Vidal. F: Twitter.

¿Cuáles serán las claves?

La primera gran clave, lógicamente, es la presencia de Leo Messi. El astro azulgrana condiciona el partido en clave Barcelona y en clave Inter. Aunque ambos equipos se empeñen en no variar su plan en base a la aparición del argentino. Así lo ha afirmado Spaletti en rueda de prensa: “Es una preocupación para todos si juega Messi, pero el planteamiento no cambia”. El plan interista no se verá alterado, pero el éxito del mismo depende de que Valverde no alineé a su principal estrella. Rafinha es la variante más lógica para completar el tridente. El objetivo del brasileño será volver a ver puerta ante su exequipo, y demostrar otra vez que los halagos que le dedica Spaletti están infundados.

La otra gran clave es la entrada de Radja Nainggolan en el once local. El rol del belga aporta nuevos registros al equipo italiano en labores defensivas y ofensivas. Sin balón, Spaletti le usa por delante del doble pivote para dotar al equipo de agresividad lejos del área. Presión asfixiante y capacidad para adelantar las líneas, esto lo asegura el belga. Cuando su equipo ataca, el centrocampista se aleja del protagonismo en la fase de creación, para verticalizar en tres cuartos, habilitando las llegadas de los jugadores de banda y facilitando la labor rematadora a Mauro Icardi. El delantero interista ya decidió el partido ante el Tottenham en los últimos minutos y su capacidad para pasar inadvertido y clavar la daga en el momento menos pensado hará temblar a Piqué y Lenglet.

La vuelta de Nainggolan al once de Spaletti ofrece al Inter nuevas alternativas de juego. F: Claudio Villa / Getty Images.

La extraña y romántica capacidad del Inter para mantener los partidos igualados hasta los instantes finales hace pensar en los revulsivos como clave. Dembelé, Lautaro Martínez, Arturo Vidal o Keita Baldé son nombres propios que pueden cambiar el partido en los instantes finales. La figura del chileno puede ser vital para frenar el ímpetu del rival.

Once probable

INTFCB vs Away team - Football tactics and formations

El partido dará comienzo a las nueve de la noche. El colegiado del encuentro será el polaco Szymon Marciniak y será televisado en Movistar Liga de Campeones y LaLiga TV.

Gracias Derrick Rose, y no por los 50 puntos

Derrick Rose está lesionado. Otra vez, aunque en esta ocasión parece que solo se perderá un par de partidos. Como si de un superhéroe se tratase, después de salvar al mundo (los Timberwolves) aquella noche frente a Utah Jazz, ha vuelto a su “guarida”. Aquella en la que ha estado desde 2016. Lejos de los focos, fuera del catálogo de estrellas de la NBA. Al contrario que muchos otros jugadores, esta situación no le molesta, no juega para nadie más que no sea su hijo o él mismo.

Contexto de la noche

Mucho se ha hablado ya de aquella noche que quedará para la historia de Derrick Rose. Minnesota Timberwolves se enfrentaba a Utah Jazz sin su estrella Jimmy Butler. De sobra conocida es el problema que tiene Butler con la franquicia y la franquicia con un posible traspaso. El único año (más otro si el jugador quiere) que le resta de contrato dificulta cualquier posible traspaso y la situación es realmente incómoda.

Los de Thibodeau se presentaban también con la baja de Jeff Teague. Esto dejaba a Rose y Okogie solos ante el peligro en el backcourt. Como sí Rose fuese Batman y el rookie su Robin. Enfrente un juego exterior que el año pasado fue una de las revelaciones. Ricky Rubio, Donovan Mitchell y Joe Ingles de inicio. Más tarde se sumaron Crowder y un Dante Exum que de no ser por la lesión de Donovan habría quitado el sitio a Rubio.

El show de Derrick Rose

50 puntos, 4 rebotes, 6 asistencias, 2 robos. Un 61.3% de acierto en tiros de campo y un 57.1% en tiros de 3. Estas son las estadísticas de aquella noche frente a Utah que todos conocemos. Pero sería un error quedarse en los números. Ante la falta de unidades en el backcourt de los Wolves, Rose jugó 41 minutos. Durante cada uno de esos minutos se veía a un Rose con una confianza colosal. Iniciaba cada jugada siendo la primera opción en ataque, algo que no ocurría desde su estancia en Chicago. Además el repertorio que mostró está lejos de la mayoría de jugadores de la liga. Triples con catch&shoot, triples frontales tras dribbling, el tiro de media distancia de toda la vida y por supuesto penetraciones eléctricas. Le daba igual enfrentarse a Rubio, a Exum o a Gobert. A este último le bailó varias veces en zona. Sí sí, al mejor defensor de la temporada pasada.

Derrick Rose promedia 19 puntos; 3,6 rebotes; 4,7 asistencias con un 47% en TC y 37% en T3 en lo que lleva de temporada. Fuente: El Informador.

Rose está mejor que nunca en cuanto a físico. Thibs vio su rendimiento a principio del partido y se trasladó a 2011. En aquellos plétoricos años exprimía a quinteto titular y frente a Utah hizo lo mismo con Rose. El base de 30 años se fue hasta los 41 minutos, muestra más que sufieciente de que su condición física es buena y ya vimos a que nivel estuvo.

Años de caídas y superación

Sí alguno me conoce ya sabe que mi punto débil es Derrick Rose. Me enganché a la NBA por él. Los pocos partidos que veía al principio eran de los Bulls y resultaba imposible no quedar cuativado por su juego. Después vino todo lo que vino. La tremenda lesión que lo apartaría de los pabellones al menos una temporada. Más tarde la mini-serie de Adidas “Return”. Que no hacía otra cosa que alimentar el ansía de los aficionados por volver a ver al 1 de Chicago Bulls. La vuelta se iba posponiendo y la siguiente temporada Rose dijo no estar preparado. Dos temporadas más tarde, cuando mejor volvía, Rose se lesionaba del menísco de la rodilla derecha, ese que volvería a romperse una temporada más tarde.

La desilusión se ceñía sobre sus fans. Cada vez era menos la gente que confíaba en el jugador. Él sin embargo no se mostraba así, a mí llegó a desquiciarme, parecía que no le importaba, que había asumido la mediocridad. Nada más lejos de la realidad, él trabajaba duro en silencio. Asumía su nuevo rol e intentaba disfrutar de su carrera. En New York no lo hizo mal y optaron por traspasarlo y lo asumió. Llegaba a Cleveland como segundo base y a penas se confió en él. Volvió a ser traspasado y en Utah lo cortaron. Con el contrato de Adidas ( 250 millones de 2011 a 2021) y su historial clínico se podría haber retirado tranquilamente pero no lo hizo. Rose es diferente. Rose disfruta jugando al baloncesto, sean 2 minutos por partido o 40. Por eso siguió y por eso anotó 50 puntos a los Jazz.

Siempre callado, nunca ha reclamado nada. Si los Bulls, la franquicia de su ciudad natal, lo traspasaron él se calló y trabajó para los Knicks. Si fue traspasado otra vez él trabajó y se calló. ¿Merecía ser 2º base en aquellos Cavs? Él tal vez no opinase eso pero no dijo nunca nada y se calló. ¿Merecía ser cortado por Utah? Tal vez no, pero Snyder no lo encontró útil y él, “medio retirado”, entrenando solo en Cleveland no alzó la voz. Tan sólo se dedicó a entrenar y eso le ha llevado a vivir noches como la de Utah, que si después de su leve lesión y con la salida de Jimmy Butler vuelve al quinteto podría significar un punto de inflexión.


Sus estadísticas esta temporada ya estaban siendo buenas. Que nadie piense que se trató de una noche tonta. Hay mucha constancia y mucho trabajo en silencio detrás de cada uno de esos cincuenta puntos que anotó. Muchos lo tiraron por tierra, muchos llegamos a dudar de él. Pero como bien dijo LeBron James, Derrick Rose demostró que sigue siendo un superhéroe. Estaremos expectantes a su temporada, y sí, no volverá a anotar 50 puntos, pero verle disfrutar en la cancha será un deleite.

La transformación del Espanyol de Rubí

Transcurren tiempos felices en Barcelona. Y no hablamos del líder de la competición, el Fútbol Club Barcelona, sino del club vecino, el Real Club Deportivo Espanyol. Hasta hace una semana segundo clasificado en la LaLiga, su traspié en Valladolid (1-1) le ha descendido hasta la quinta posición con 18 puntos en la tabla a dos del segundo clasificado, el Alavés y, a tan solo tres de sus vecinos, el club culé. La felicidad ha vuelto a un RCDE Stadium de la mano del artífice de esta revolución: Joan Francesc Ferrer Sicilia, conocido por muchos como ‘Rubí’.

El que fuera técnico y héroe de la Sociedad Deportiva Huesca, decidió este verano tras lograr el ascenso por primera vez en la historia del club aragonés a LaLiga Santander, abandonar la disciplina oscense para incorporarse al club catalán. La revolución en Cornellà había acabado de aterrizar.

Primeros pasos

La llegada de un técnico nuevo a un club siempre supone la marcha y llegada de otros, en este caso, futbolistas. El que fuera entrenador, entre otros, del UD Levante, estableció como prioritaria la continuidad del eje del centro del campo, Sergi Darder. El futbolista estaba cedido con opción de compra por el Olympique de Lyon que, el Espanyol no dudó en ejecutar. Tampoco hubo dudas en que había que reforzar la parcela ofensiva. La marcha de Gerard Moreno al Villarreal por 20 millones de euros acabó significando la llegada de Borja Iglesias. El jugador, propiedad del Celta hasta este mismo verano, es el fichaje más caro de la historia del club (10 millones).

Leo Baptistao golpeando el esférico en la victoria frente al SD Eibar

Con la plantilla por confeccionar, empezó el 19 de julio en Olot la pretemporada del club blanquiazul. Una pretemporada con 6 encuentros a domicilio con pleno de victorias que elevó por las nubes la moral de la plantilla. A mediados de agosto empezó de forma oficial el debut de Rubí en el banquillo del RCD Espanyol frente al Celta de Vigo en un encuentro que acabó con empate a 1.

El RCDE Stadium, una garantía

La visita del Valencia CF al estadio de los de Rubí estrenó el casillero de victorias para los ‘pericos’ la temporada 2018/2019. Tras el Valencia, Levante, Eibar y Villarreal han saboreado la derrota en el fortín del Espanyol. A las cuatro victorias en cuatro encuentros del club ‘perico’ en casa hay que sumar el cerrojo que ha establecido el conjunto catalán: 1 gol recibido en 360 minutos.

“¿Cuál es el cambio que ha calado más hondo en el club? Creernos que podemos ganar a cualquiera, que podemos jugar bien. Decirle al jugador que vamos a por los partidos”, afirma Joan Francesc Ferrer ‘Rubí’

Una plantilla corta

Una de las cosas que no tiene definido el técnico catalán es el sistema. Dependiendo de las bajas que tenga el conjunto blanquiazul o el rival que tenga enfrente, alterna la formación. Esta campaña hemos podido presenciar desde el clásico 4-4-2, al 4-3-3 o, incluso, al 4-1-4-1. Sistemas dispares que buscan acomodarse a lo que exige el partido. Pero si hay algo que Rubí decidió hacer nada más aterrizar en Barcelona fue confeccionar una plantilla corta, pasando de 25 a 22 jugadores. Además, de esos 22 futbolistas se encuentran canteranos como Javi Puado que no requieren del minutado de los futbolistas de la primera plantilla. Contar con una plantilla corta hace más partícipe de los minutos a la plantilla al completo y ayuda a mantener el buen ambiente en el vestuario.

Pese a tener una plantilla corta y un sistema por definir, el ex técnico del SD Huesca construye su sistema en base a su columna vertebral. Una columna compuesta por Diego López bajo palos, David López, Sergi Darder y Borja Iglesias. A la eficacia y buen juego de éstos cuatro jugadores como del resto de la plantilla, se suma la buena relación con el Director Deportivo del Espanyol, Óscar Perarnau. Los 18 puntos en la tabla clasificatoria del RCD Espanyol no son casualidad y, con toda la temporada por delante, la afición perica puede soñar con, quién sabe, volver a competiciones europeas una década después.

 

Pedaladas 2018: la máquina Quick-Step

Tan solo existe un equipo capaz de rozar , o incluso superar, las 50 victorias por temporadas y ese es el Quick-Step. Un año más, la estructura de Patrick Lefevre ha sido una auténtica apisonadora allá por dónde pasaba.  Hasta un total de 72 triunfos en 2018 -recordando al mítico Mapei- hablan de un gigante con una capacidad ganadora y de rehacerse al alcance de muy pocos. De nuevo, el equipo se ha vuelto a sentir el patrón de las carreras, especialmente en las clásicas, dónde se corría según dictaminaban sus ciclistas. Además, las grandes vueltas han servido, por enésima vez, para agrandar el palmarés particular de los corredores, así como el de la propia estructura belga. Julian Alaphilippe, Elia Viviani, Fernando Gaviria, Niki Terpstra o Bob Jungles se han convertido en directores de carreras como el Tour, el Giro, Flandes o Lieja.

A pesar de ser uno de los grandes equipos del pelotón internacional, ser un histórico del ciclismo y tener numerosos éxitos durante todas las temporadas, Patrick Lefreve lleva dos años teniendo problemas para poder encontrar un patrocinador sólido para mantener el equipo con el mismo nivel de corredores. La temporada 2019 el equipo cambiará de patrocinador y pasará a llamarse Deceuninck-Quick-Step. Esta situación ha hecho que corredores como Fernando Gaviria, Niki Terpstra o Maximilian Schachmann, con un gran caché, hayan tenido que abandonar el equipo de cara a la temporada que viene.

Las clásicas, como terreno primordial

quick-step
Niki Terpstra consiguió su segundo monumento tras Roubaix ’14 | Fotografía: Tour de Flandes

Para Quick-Step existe una estación predilecta y esa es la primavera. Durante los meses de marzo, abril y mayo el equipo belga saca a relucir su gran potencial en carreras de un día y demuestra que su gran motivación son las clásicas de su tierra. Después de unos años en los que el nuevo ciclismo le ha ido comiendo terreno al ciclismo belga en este tipo de carreras, en 2018 han vuelto a la cúspide con grandes victorias, no solo por importancia, si no por cómo se han conseguido. Esta temporada el Quick-Step se ha vuelto a sentir el rey de las clásicas y en carreras como Roubaix o Flandes se demostró que el devenir de la prueba iba relacionado con cómo la afrontaba el conjunto belga.

Las grandes clásicas de la temporada han tenido el color azul del Quick-Step. El ‘pavé’, sin ninguna duda es el gran bloque para los belgas y este año han conseguido imponer su directriz. Niki Terpstra se llevó la victoria en el Tour de Flandes después de un ataque certero a más de 25 kilómetros de la línea de meta. Esta victoria fue un triunfo de equipo, pues todos movieron la carrera para desgastar y que uno de sus dos caballos ganadores remataran la faena. Además, Quick-Step se llevó el triunfo en E3 Harelbeke, de nuevo con Terpstra, y A través de Flandes con Yves Lampaert.

Las Ardenas

Con los adoquines acabados, llegaron las ‘Clásicas de las Ardenas’. El tríptico belga dejó un muy sabor de boca para el Quick-Step-Floors. Julian Alaphilippe, que llegaba en muy buena forma después de las dos victorias en el País Vasco, consiguió imponerse en la Flecha Valona a uno de sus grandes verdugos las últimas temporadas, Alejandro Valverde. Por otra parte, la gran carrera de las ‘Ardenas’ y uno de los cinco monumentos ciclistas como es la Lieja-Bastoña-Lieja se la llevó el talentoso Bob Jungels. El luxemburgués sorprendió a todos, encumbró su carrera y cerró un ciclo de clásicas para Quick-Step de manera magistral.

Una máquina de hacer victorias en grandes vueltas

quick-step
Elia Viviani consiguió cuatro etapas en el Giro | Fotografía: Giro de Italia

Si las clásicas son la especialidad del Quick-Step, es en las grandes vueltas cuando ponen en marcha la maquinaria para aplastar a los rivales con triunfos parciales en Giro, Tour y Vuelta. En 2017, se llevaron 16 victorias de las 63 etapas que suponen las tres grandes carreras. Este temporada, no han bajado el pistón y han conseguido un total de 13 triunfos de etapa. Los sprints se convierten en el gran aliado del Quick Step, pues año tras año suelen contar con uno o dos de los mejores especialistas en las llegadas masivas.

En 2018, el gran beneficiado de competir para el equipo belga ha sido Elia Viviani. El italiano, que había pasado sin pena ni gloria por el Team Sky ha encontrado en Quick-Step su lugar de acomodo y donde poder explotar todo su potencial. El ‘sprinter’ de Isola della Scala se ha endosado ocho de los 13 triunfos del equipo en las grandes vueltas y se ha ganado -junto con la salida de Gaviria- a ser el próximo gran sprinter del Quick-Step en el Tour de Francia. Además de Viviani, Fernando Gaviria también volvió a demostrar que estamos ante uno de los grandes ‘spinters’ del futuro y del presente con dos victorias de etapa en el Tour de Francia.

No solo vive de ‘sprints’

quick-step
Julian Alaphilippe se impuso en dos etapas del Tour de Francia | Fotografía: Tour de Francia

Aunque las llegadas masivas son la gran especialidad del Quick-Step, esta temporada han conseguido ser muy protagonistas en fugas y en etapas de montaña. Julian Alaphilippe en el Tour, Maximilian Schachmann en el Giro y Enric Mas en la Vuelta les ha otorgado al equipo cuatro triunfos de etapa. El francés llegó a la carrera de casa con la moral por las nubes y con una capacidad física descomunal. Además de llevarse la victoria en la 10ª y la 16ª etapa del Tour y participar en numerosas escapadas, se adjudicó el ‘maillot’ de mejor escalador de la ronda gala. Por su parte, Enric Mas nos dejó a todos con la boca abierta con su segunda posición en la general de la Vuelta y la victoria en el Coll de la Gallina en la 20ª etapa de la carrera española.